Sientan las bases para la creación del Gabinete Numismático de Canarias

En colaboración con la Casa de la Moneda se han recuperado y catalogado mil piezas como fondo inicial de la colección. Este numerario, seleccionado por cada serie, está datado a partir del periodo inicial de la Conquista.

Las monedas son, sin duda, documentos de gran trascendencia para los historiadores, ya que contienen datos cronológicos, culturales, religiosos, políticos y territoriales. Por tanto, su conocimiento y clasificación oferta un amplio campo a la investigación. Por esta razón, Patrimonio Cultural ha puesto en marcha una iniciativa de recuperación del depósito numismático de la Casa de la Moneda relacionado con las Islas, dirigido por el experto Eduardo Almenara.

Esta iniciativa ha permitido recuperar alrededor de mil piezas que pasarán a formar parte del fondo inicial del que será el Gabinete Numismático de Canarias, que estará ubicado en el Archivo Histórico de Santa Cruz de Tenerife. La creación del Gabinete Numismático de Canarias es una propuesta firme por salvaguardar una faceta del patrimonio de las Islas, de especial trascendencia para conocer la evolución económica, política y social del Archipiélago.

La situación ultraperiférica y estratégica en el Atlántico generó un fenómeno fuera de lo común. La necesidad obligó a la concurrencia de monetarios de diversos reinos y la convivencia de ejemplares de épocas diversas terminaron conformando un circulante anacrónico sin parangón. Por esta complejidad, su estudio se ha visto relegado a un segundo plano en las investigaciones.

Desde esta perspectiva, Miguel Ángel Clavijo, director general de Patrimonio Cultural, apunta que “se ha promovido un decidido apoyo al estudio de la moneda que circuló en el Archipiélago, desde su incorporación al Reino de Castilla hasta la llegada de la peseta. Así, el pasado año obtuvimos los resultados iniciales con la primera fase del proyecto Nvmismata Canariarvm. Paralelamente, tenemos el propósito de crear el Gabinete Numismático de Canarias al entender esta fundación como una necesidad para recuperar una parte esencial de nuestra historia y una plataforma de investigación y difusión de un circulante tan complejo y heterogéneo como el de Canarias, poco conocido e investigado, que permitirá la recuperación patrimonial, la investigación y el impulso de actividades culturales y educativas”.

El historiador y experto, Eduardo Almenara, explica que la naturaleza de la Conquista y posterior poblamiento motivó que la corona beneficiara los territorios isleños con exenciones y privilegios. “Ante el aislamiento insular, la carencia de ceca y el trasiego propio de una ruta comercial, las autoridades se vieron en la necesidad de adecuar el sistema monetario castellano a sus propias circunstancias. De este modo, un real o un maravedí tenían una diferente apreciación en las islas y en la Península”. Asimismo, “esta escasez forzó a las oligarquías concejiles a permitir la circulación de moneda labrada en otros reinos”. En esta línea hay que destacar la presencia de piezas portuguesas y de las cecas americanas, como las emitidas en Méjico o Santo Domingo. Todo ello originó una acusada complejidad para la identificación y descripción del pecuniario utilizado en Canarias.

Junto al conservador del Museo Casa de La Moneda, José María Pérez y su equipo, se han seleccionado piezas de la misma tipología a las que corrieron en Canarias entre los siglos XIV y XIX. Este conjunto permitirá mostrar las monedas que usaba la gente de estas épocas en sus compras cotidianas, pago de impuestos, limosnas, etc. Entre ellas, un Real de a Ocho de Carlos IV o la emblemática moneda de plata portuguesa, conocida como “Tostón”. También ha sido posible conseguir ejemplares de la emisión especial de 1774, que se labró con el objetivo de sustituir toda la moneda antigua de Canarias, formada por monedas de cobre de uno, dos, cuatro y ocho maravedís, además de las de plata provincial de medio, uno y dos reales.

Esta inusual realidad llegó a producir una situación anacrónica que puede sorprender a los historiadores y arqueólogos actuales, indica Almenara, ya que durante el siglo XVIII, bajo la Casa de los Borbones, aún continuaba en curso moneda de los Reyes Católicos y de la dinastía de los Habsburgo. Es decir, ejemplares emitidos doscientos años atrás coexistían con las del reinado del momento.

La existencia de un Gabinete Numismático para acoger estos referentes será, sin lugar a dudas, de enorme valor para la investigación, además de poner en estimación un patrimonio excepcional. Los gabinetes numismáticos como espacios especializados, con una infraestructura adecuada y pertenecientes a la administración pública, hace que muchos de ellos se conviertan en una herramienta de apoyo a la gestión y protección del patrimonio de la comunidad a la que pertenecen, a la documentación de los hallazgos y a su guarda y custodia. Se trata de un tipo de documentación muy especializada, por lo que a menudo deben dar soporte técnico a otros campos de investigación.

La recuperación del fondo relativo a Canarias, cedido por la Casa de la Moneda, es una oportunidad única para la dotación del Gabinete Numismático de Canarias, a modo de los existentes en otras comunidades autónomas.

 

Se el primero en comentar en "Sientan las bases para la creación del Gabinete Numismático de Canarias"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*