Antonio Pastor Abreu | El cambio como movimiento continúo

Cada vez que escriba su meta, cada día, en la parte superior de su hoja en blanco, no se preocupe acerca de ella. Piense que, su meta, sólo está esperando ser alcanzada por usted. Lo importante es que crea en usted mismo, porque en ningún otro lugar, está la solución. Hagamos una pequeña recapitulación.

Primero: Durante el próximo mes, use una hora diaria para pensar en tantas ideas como pueda. Trate de que sean veinte, cada día, relacionadas con la forma de mejorar lo que hace para vivir. Lo que logre de su meta, dependerá de ello tal y como depende todo su futuro, el de su familia y su empresa. Si lo hace, ya nunca abandonará esa práctica pues los beneficios son impredecibles, en consonancia con su meta.

Segundo: Si todo lo que tiene actualmente es debido a que sólo ha utilizado el diez por ciento de su capacidad mental, a través de la autosugestión. Imagínese lo que sería su vida si logra aumentar esa cifra. Cómo logró lo que tiene. Casa, familia, coche,  promoción, dinero etc.

Tercero: Las personas con éxito no son personas sin problemas. Ellas han aprendido simplemente a solucionarlos. Los negocios no caen por los problemas que afloran cada día, caen porque no sabemos resolverlos. La crisis es un ejemplo de ello. Lo importante es saber cuáles son los medios que utilizan los turistas potenciales para elegirnos y no, los que los políticos imponen con sus promociones, con escasos resultados.

El movimiento continuo y constante, en el cambio. Creando, pensando y actuando, es lo que nos dará las ideas que le ayudarán a tomar una decisión, cuando aparezcan los problemas. Al adquirir experiencia con sus ideas, dirá ¡Ahora lo entiendo! Pero más importante es que lo entienda ahora, en su incredulidad, al ponerse en marcha, no entonces. Una cuestión de hábito.

Cuarto: No desperdicie tiempo y energía en pensar en cosas inútiles, ya que únicamente el ocho por ciento, son reales. Trate de separar las reales de las inútiles  y resuelva aquellas que pueda, dentro de las posibilidades de solución.

La especie humana ha avanzado, durante los últimos cincuenta años más que en todos los siglos precedentes. Tome su hoja de papel en blanco y comience a perfilar su nueva vida. Su próxima meta. La respuesta  a su problema. La autosugestión. Lo único que le llevará a alcanzar sus metas en la vida en este mundo, es el uso efectivo de las buenas ideas proporcionadas por su mente, sus colaboradores, que probablemente, aún desconoce.

Cada uno de nosotros tenemos cierta tendencia a subestimar nuestras propias habilidades, sin entender que dentro de nosotros existe una enorme reserva potencial, que puede sernos útil única y exclusivamente si la sacamos a flote, a través de ejercitar nuestra mente. Otro ejemplo lo tenemos en la empresa Grupo Fedola. Una de esas historias que emergen de un pueblo, donde el protagonista descubre la necesidad de acercar sus productos agrícolas, transportados en un carro, para venderlos en el mercado, sin perder el contacto personal con sus vecinos. Sus herederos, con otra visión de los negocios, apostaron por la diversificación del mismo, a través, y con la misma filosofía de vida impregnada en la mejora continua, desde sus inicios.

Después de años de intenso trabajo e inicios, a veces inciertos. Atisbaron la luz del cambio, en el subsector hotelero. Apoyados en la visión de la nueva generación, que irrumpía con uno de los proyectos turísticos más ambiciosos y demandados por las familias. Se arriesgaron en su visión, y la misión, de su nueva alternativa de empresa. Una nueva Cadena Hotelera que emergió del sacrificio la constancia y forma de vida, implementando en el destino, su propia filosofía de vida, para con sus empleados, y sus potenciales clientes. Demostrando una vez más que, “Todo lo que la mente del ser humano, puede concebir y creer, lo puede lograr”.

Por: Antonio Pastor Abreu – AIPET.

 

Se el primero en comentar en "Antonio Pastor Abreu | El cambio como movimiento continúo"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*