Sindicalistas de Base | Manifiesto 1º de mayo de 2021

Sindicalistas de Base, desde el inicio de la pandemia del Covid 19 y la declaración del estado de alarma ha estado en primera línea en la firme defensa de no permitir que la crisis económica derivada de la crisis sanitaria la pagara otra vez la clase trabajadora con pérdida de derechos o de empleo.

El pasado 1º de Mayo de 2020, ni los más pesimistas pensaban que, un año, después, celebraramos el 1º de Mayo sin haber pasado página de esta pesadilla que vivimos, pero lamentablemente, pese a que la vacunación y la evolución de los contagios parace que nos hace ver por fin la luz al final del tunel, la situación nos obliga a seguir sin bajar la guardia y con dos exigencias más que nunca al Gobierno: la derogación de la Reforma Laboral, y de forma inmediata los aspectos más lesivos de la misma en una nueva regulación de los despidos objetivos y colectivos, que eviten que las empresas, con la actual regulación, tras la protección legislativa al empleo de los actuales ERTES de Fuerza Mayor, pasen de los ERTES a los ERES; recuperar la prioridad aplicativa de los Convenios Sectoriales sobre los Convenios de empresa; regular la subcontartación con la aplicación del convenio sectorial a la subcontrata; y la eliminación de la limitación a un año de la ultraactividad de los convenios a la finalización de su vigencia que proporciona una evidente arma a las patronales y empresas en la negociación; la inmediata derogación de la Reforma unilateral de las pensiones que implantó el PP en 2013 con el objetivo de debilitar el Sistema público de pensiones reduciendo las actuales y futuras prestaciones; y establecer políticas activas de empleo, reales y efectivas, a través de los fondos europeos, que permitan hacer frente la destrucción de empleo derivada de la crisis económica, con un plan específico de empleo juvenil que acabe con las dramáticas cifras de desempleo de nuestros jóvenes, aprovechando la occasion para diversificar y fortalecer nuestra economía.

Sindicalistas de Base se ha convertido en los últimos años, con un sindicalismo participativo, reivindicativo y combative, en los últimos años, en el nuevo referente de la clase trabajadora decepcionada cada día más por otros modelos sindicales que mantienen la defensa de sus intereses y la de sus dirigentes a los de los/as trabajadorse/as que dicen representar, y en este año 2021, tras su consolidación como la tercera fuerza sindical de Canarias en el conjunto de su economía, en especial en el Comercio y en la Hostelería, ha iniciado su expansion en otros sectores y a nivel nacional, manteniendo un proceso de negociación con otras fuerzas sindicales para una próxima convergencia en el ámbito de Canarias que nos permita ostentar la condición de sindicato más representativo con los derechos y garantías que tal condición establece la Ley Orgánica de Libertad Sindical.

EMPLEO Y SALUD LABORAL FRENTE AL COVID 19