Noticias Tenerife Marichal propone que Todos los Taxis puedan operar en el Aeropuerto Internacional de Tenerife Sur

- Publicidad -

Marichal propone que Todos los Taxis puedan operar en el Aeropuerto Internacional de Tenerife Sur

La patronal hotelera Ashotel propone eliminar las restricciones a las licencias de taxi en el aeropuerto internacional de Tenerife Sur y establecer "indicadores claros y medibles" para regular el flujo de vehículos, permitiendo la operatividad de taxis de otras zonas "cuando se produzca una falta de capacidad".

La Alcaldesa de Granadilla rechaza la declaración del Aeropuerto Tenerife Sur como área sensible

spot_img

La historia del Aeropuerto del Sur de Tenerife ha estado marcada por desafíos persistentes y, según las declaraciones de Jorge Marichal, presidente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), la situación actual se ha vuelto “bastante cansina”.

Marichal destaca que la necesidad de inversiones en esta infraestructura crucial fue resaltada en una cumbre en otoño de 2021, donde diversos actores económicos, sociales y políticos de la isla se unieron para reclamar “los recursos que merece un aeropuerto de primer nivel”. Este llamado se fundamenta en “décadas de abandono” en los presupuestos estatales a pesar de que el Aeropuerto del Sur de Tenerife se sitúa como el séptimo en volumen de pasajeros dentro de la red de AENA.

A pesar de que se vislumbra un proyecto para la construcción de una nueva terminal, el proceso se ha visto afectado por diversos déficits de organización, según Marichal. Estos desafíos incluyen problemas en el control de pasaportes para extracomunitarios, especialmente aquellos provenientes del Reino Unido, que constituye el principal mercado emisor. Además, se señalan “las largas colas para acceder a servicios básicos como taxis”.

Ante esta situación, Ashotel ha hecho un llamado público y reiterado a la búsqueda de una “solución urgente para el caos operativo que se experimenta en ciertos momentos en esta infraestructura de interés insular y regional”. Marichal insiste en que los aeropuertos deben ser considerados “áreas sensibles, no solo en teoría, sino en la práctica, equiparables a la importancia que se otorga a los puertos”.

La crítica de Ashotel a las restricciones en las licencias de taxi en el Aeropuerto del Sur de Tenerife destaca en la equidad en el acceso a servicios, argumentando que “la infraestructura, financiada con impuestos de todos los españoles, no debería favorecer exclusivamente a los taxistas de Granadilla”. La propuesta de permitir que vehículos de otras localidades brinden servicios sin una reserva específica plantea interrogantes sobre la justicia en el ámbito laboral y la distribución de oportunidades, para esto Marichal habló sobre crear una figura coordinadora del flujo de taxis que compense los momentos de mayor demanda.

Marichal explica que de esta manera, si un taxi que no pertenece a Granadilla desea ofrecer servicios de transporte desde el aeropuerto hacia otros puntos de la isla, tendría la posibilidad de hacerlo. De esta manera, la infraestructura no tendría que contar solo con la reserva específica destinada por los taxis de Granadilla de Abona, lugar en el que se encuentra el Aeropuerto Tenerife Sur.

Sin embargo, la declaración de “área sensible” no ha logrado abordar eficazmente los desafíos operativos del aeropuerto, según Marichal. La falta de claridad en el proceso de declaración de falta de capacidad ha generado preguntas sobre quién tiene la autoridad para hacer dicha declaración y en qué momento se considera que hay insuficiencia.

“¿Quién declara esa falta de capacidad? ¿Cuándo se declara la falta de capacidad, cuando los turistas llevan más de una hora en la cola? ¿La declaran los taxistas de Granadilla? ¿La declara el Cabildo por medio de quién?”, cuestiona Marichal.

Ashotel busca respuestas sobre si esta declaración proviene de los taxistas de Granadilla, del Cabildo de Tenerife u otras instancias, y cómo se toman decisiones para abordar la situación, “especialmente cuando los usuarios enfrentan esperas prolongadas”.

Para Marichal, la situación se vuelve aún más apremiante durante la temporada estival, cuando el flujo de turistas se intensifica, y muchos de ellos son personas de edad avanzada. Después de un viaje de cuatro o cinco horas en avión, la espera adicional por un taxi, después de sortear las colas de pasaportes, se convierte en un contratiempo significativo.

Para Marichal “Está claro que la indeterminación a la hora de proponer normas para no disgustar a algún colectivo implicado tiene, como consecuencia, que el problema, lejos de solucionarse, se agrave”.

Además, Jorge Marichal destaca una paradoja en la eficiencia del transporte relacionada con la descarbonización. La dinámica actual, donde los taxis que no son de Granadilla deben regresar vacíos o recoger pasajeros en el aeropuerto pero no pueden tomar nuevos clientes en ese punto, contradice los principios de eficiencia y sostenibilidad. Este escenario implica una utilización subóptima de los recursos y va en contra de las metas medioambientales propuestas a nivel europeo.

Propuestas de Ashotel para “Mejorar” la Situación en el Aeropuerto del Sur de Tenerife

Ante la problemática evidente en el Aeropuerto del Sur de Tenerife, Ashotel no solo denuncia la situación, sino que propone soluciones concretas y medibles para “mejorar la eficiencia y la experiencia de los usuarios”. Jorge Marichal, en representación de la asociación, aboga por la implementación de indicadores claros que activen el permiso de entrada de taxis de otras zonas turísticas de Tenerife.

La propuesta de Ashotel se basa en la idea de establecer indicadores específicos que, una vez cumplidos, permitirían la entrada de taxis de otros municipios turísticos.

La asociación confía en la capacidad de autorregulación del sector para definir estos indicadores, pero sugiere, en primer lugar, la creación (en caso de no existir) de una figura coordinadora del flujo de taxis en el aeropuerto. Este coordinador sería responsable de recibir y contrastar la información pertinente, y, al ser respetado por todos los actores involucrados, sería la autoridad encargada de permitir la entrada de taxis cuando se cumplan los requisitos establecidos.

En términos concretos, la propuesta de Ashotel contempla permitir la entrada de taxis de otros municipios turísticos cuando el número de personas esperando en la cola de taxis del aeropuerto sea superior a 30. Además, se propone que estos taxis puedan operar en momentos de alta concentración de vuelos, en días de mayor afluencia y cuando el número de licencias operativas en Granadilla caiga por debajo de cierta cantidad debido a bajas, vacaciones u otros motivos.

En última instancia, Ashotel destaca la urgencia de mejorar la situación en el Aeropuerto del Sur de Tenerife y cualquier otro aeropuerto de Canarias. Consideran que la imagen actual no es acorde con la importancia del destino y abogan por la implementación de medidas que proporcionen una instalación del siglo XXI, “más eficiente y que cumpla con las expectativas tanto de los visitantes como de los residentes locales”. Concluye Marichal.

spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias

Últimas Noticias