Cuatro detenidos entre Callao Salvaje y Guargacho por distribuir drogas por paquetería

Se han incautado más de 240 kilos de hachís y 50 kilos de marihuana.

Cuatro personas detenidas, tres de ellas de nacionalidad británica y una italo-colombiana.

La Agencia Tributaria y la Guardia Civil, en una operación conjunta, han intervenido más de 300 envíos postales con estupefacientes a una trama de distribución de droga por paquetería, aprehendiendo, en total, más de 240 kilos de hachís y 50 kilos de marihuana.

Como resultado de la investigación desarrollada de manera conjunta por Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Canarias y la ODAIFI de la Sección Fiscal de la Guardia Civil del Muelle de Santa Cruz de Tenerife, en la madrugada del día 9 de junio se procedió a la entrada y registro de tres domicilios con el resultado de la detención de cuatro ciudadanos, tres de nacionalidad británica y uno de nacionalidad italo-colombiana. Durante estos registros se consiguió la incautación de diverso material para la plantación, procesamiento, ocultación y posterior envío de sustancias estupefacientes a través de distinta paquetería postal. El grupo criminal usaba distintos métodos de ocultación de los paquetes, como el envasado de las sustancias para camuflar su olor u ocultación de estas en el interior de velas aromáticas o en cajas de comida.

En los registros, que han tenido lugar en la localidad de Callao Salvaje (Adeje), donde residían los tres ciudadanos británicos, se ha encontrado tabletas de hachís similares a las localizadas en los envíos postales, envases que contenían cocaína en su interior, gran cantidad de pastillas de éxtasis, frascos con extracto de marihuana, cajas con anabolizantes, cajas con pastillas de kamagra, dinero en efectivo, lingotes de plata y envasadoras al vacío, así como cajas y diversos sobres para preparar la paquetería.

Por su parte, en el domicilio de Guargacho, donde fue detenido el ciudadano de nacionalidad ítalo-colombiana, se descubrió una plantación y secadero de marihuana. En el mismo momento del registro se procedió a la inutilización de la infraestructura encontrada, entre la que destaca la instalación de sistemas de ventilación y de control de la temperatura para el adecuado crecimiento de las plantas.

La operación fue dificultada por el hecho de que los detenidos cambiaban continuamente de domicilio y vehículo en sus numerosos viajes entre Inglaterra y España, además de que no tenían ninguna actividad laboral retribuida. No obstante, los investigadores consiguieron una identificación plena de los sospechosos a lo largo de los meses que duró la investigación.

La operación fue desarrollada en el marco de las diligencias previas instruidas por el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Arona.