Rescatan en La Gomera a dos personas atrapadas en el barranco de El Cedro haciendo rappel

Gracias a la gran preparación física y técnica de los agentes del GREIM, así como a la rapidez con la que acudieron el hombre pudo ser rescatado con vida

Ha sido un rescate de máxima peligrosidad y lleno de grandes dificultades (oscuridad, lluvia, fuertes vientos, terreno abrupto, vegetación abundante, etc.)

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife, tras recibir la alerta a las 17:00 horas del pasado día 6 de noviembre para acudir al rescate de dos personas que habían quedado atrapadas en el barranco de El Cedro, perteneciente al municipio de Hermigua, fueron trasladados hasta la isla de La Gomera en el helicóptero de la Zona de la Guardia Civil de Canarias (UHEL).

Tras llegar al aeropuerto de la isla, los agentes del GREIM fueron trasladados en un vehículo hasta la zona más cercana posible del barranco para acceder con vehículo. El barranco cuenta con  un rappel de 150 metros de longitud encadenado en tres partes. Una de las personas rescatadas, un varón de 48 años de edad, había quedado suspendido sobre una cascada a uno a 70 metros de altitud y la otra persona, una mujer de 50 años de edad, estaba al final del rappel, a 70 metros más debajo de la primera, siendo éste el final del rappel principal.

Tras preparar los agentes de la Guardia Civil todo el equipamiento que conlleva un rescate de este nivel de máxima peligrosidad, teniendo en cuenta además la oscuridad, así como las inclemencias del tiempo, fuertes vientos y lluvia, a las 20:00 horas aproximadamente, los agentes comenzaron a bajar el citado barranco, el cual tiene primero un rappel de 20 metros, que luego da acceso al rappel principal que tiene los 150 metros de longitud. Al llegar a la pared vertical de ese rappel principal, los agentes consiguieron visualizar con grandes dificultades pero con la ayuda de diversas linternas, ya que había oscuridad total, así como viento y lluvia, al hombre suspendido  sobre una cascada a unos 70 metros por debajo de donde estaban los agentes.

Conforme a ello, el primer agente comienza a rapelar el barranco, hasta que llega a la altura del hombre no sin grandes dificultades, ya que una piedra había golpeado su brazo mientras descendía, lo que unido a que el hombre se encontraba con síntomas de hipotermia y con las fuerzas muy debilitadas, y que al percatarse de la presencia del agente, entró en un estado de pánico que le imposibilitó colaborar para que pudiera ser auxiliado, se decidió que baje otro agente del GREIM para ayudarlo, procediendo finalmente entre ambos a realizar la maniobra de rescate para descender, decidiendo éstos cortar los cabos de anclaje para poder liberar al hombre del bloqueo y conseguir pasarlo al sistema de descensos que los agentes tenían preparados para él.

Una vez que el accidentado fue liberado de sus anclajes y provisto del sistema de descenso que le habían colocado los agentes del GREIM, un agente descendió junto al hombre los 70 metros que quedaban hasta el final del rappel principal, donde se encontraba la mujer. Posteriormente, descendió el segundo agente y una vez allí los cuatro, los agentes comprobaron que la mujer se encontraba con frio e hipotermia leve pero en buen estado general, por lo que tras prestarle el auxilio necesario a ambas personas, los agentes valoraron nuevamente la situación, ya que aún les quedaba un rappel de 20 metros aproximadamente para llegar al final del barranco y caminar el sendero que llegaba a una presa con acceso a vehículos todo terreno.

En estos momentos, un tercer agente desciende los dos rappel para llegar hasta todos ellos y colaborar con el rescate.

Sin embargo, y debido a las inclemencias del tiempo, fuertes vientos y lluvias, así como la total oscuridad unidad a la abundante vegetación, y al no poder encontrar con seguridad la cabecera del siguiente rappel, los agentes del GREIM optaron por salir por un lateral haciendo una trepa e instalando cuerdas en los árboles para dar seguridad a los rescatados debido a las grandes dificultades del terreno y las pocas fuerzas que tenían ambas personas, trepando de árbol en árbol durante al menos 200 metros, hasta que encontraron un sendero que finalmente les llevó a un lugar donde podían acceder los vehículos para que ambas personas fueran auxiliadas y trasladadas a un centro médico.

Vídeo.