La Guardia Civil denuncia la tenencia ilegal de abejas no autóctonas en la isla de La Palma

Al objeto de salvaguardar la existencia de la abeja negra canaria en la isla de La Palma está prohibida la explotación y tenencia de otras razas de abejas.

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Destacamento de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Caldera de Taburiente, en la isla de La Palma, procedieron a formular dos denuncias administrativas por infracción a la normativa sobre Sanidad Animal y Patrimonio Natural y Biodiversidad.

Los agentes recibieron el aviso de un apicultor que alertó de la probable introducción de abejas reinas de raza distinta a la autóctona desde otras islas hasta La Palma.

 

Con el apoyo indispensable del citado apicultor y de otras administraciones, se pudo comprobar la verosimilitud de la comunicación y tras la realización de distintas averiguaciones e inspecciones se consiguió localizar a un apicultor, afincado en Tijarafe. El apicultor acababa de recoger unas abejas reinas híbridas, ya fecundadas y de  raza distinta a la Abeja Negra Canaria, que le habían sido enviadas en un sobre desde un municipio del norte de Tenerife y que ya tenía colocadas dentro del colmenar, en unas celdas cerradas con unas mallas de  plástico que impedía el contacto de modo inicial entre las abejas introducidas y las ya existentes. Como quiera que el apicultor inspeccionado carece de autorización administrativa para la introducción en la isla de especies alóctonas de abejas, los agentes procedieron a la retirada completa de las mismas.




Tras ser analizadas por un técnico veterinaria se certificó que se trata de especies híbridas distintas de la raza autóctona negra canaria.

Por estos hechos se procede a denunciar al expedidor y al destinatario por supuesta infracción a la normativa sobre Sanidad Animal y a la normativa sobre Patrimonio Natural y Biodiversidad.

En Canarias se cuenta con una raza de abejas autóctonas, la Abeja Negra Canaria, que se explota en casi todas las islas del Archipiélago y que se caracteriza por su especial adaptación al medio y al óptimo aprovechamiento de nuestras floraciones en la producción de miel.

Al respecto, la Orden de 6 de abril de 2001, de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, establece medidas especiales de protección para la conservación, recuperación y selección de la Abeja Negra Canaria y prohíbe la explotación y tenencia, en la isla de La Palma, de otras abejas que no pertenezcan a la raza local de  Abeja Negra Canaria, al objeto de salvaguardar la existencia de la citada raza potenciando así su conservación genética.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram