Evolución del comercio en el 2021

El año 2021 se presenta como una temporada de grandes cambios en el estilo de vida y formas de consumo. Muchos de ellos motivados por la pandemia experimentada en 2020 y las consecuentes restricciones de movilidad. Situación en la cual, hasta la fecha, se han visto inmersos los habitantes de numerosos países. Otros tantos están directamente relacionados a la abundancia de recursos tecnológicos, que han derivado en la paulatina automatización de actividades diarias. Tales como visitas a supermercados, operaciones bancarias, entretenimiento, compras varias, solo por nombrar algunas.

Lo cierto es que, bajo la influencia de distintos factores, la cotidianeidad es muy diferente a como lo fue hace apenas 5 años. Esto es especialmente notorio es las maneras comercializar productos y servicios.

El e-commerce como nueva realidad

Se llama e-commerce o comercio digital a las acciones de comprar y vender a través de internet. Está vinculado al e-business, o negocios electrónicos. Dicha noción involucra una serie de acciones interrelacionadas: marketing digital, exposición, posicionamiento SEO, transacciones financieras, etc.

Comenzar a hacer ventas en la web es muy fácil: el smartphone y un buen software para editar videos online es todo lo que hace falta para mostrar lo que hay en inventario. Existen muchos de ellos en el mercado: Clipchamp, Wideo, Canva y Vimeo cuentan entre los más populares.

Se trata de una forma de vender que no amerita la presencialidad, el vendedor y el cliente puede completar el intercambio a distancia. La comodidad es solo una de sus múltiples ventajas, favoreciendo por igual al cliente y al comerciante. Otros beneficios notables son:

Para el comprador:

  • Horarios de atención flexibles, dependiendo de las políticas de la tienda en línea
  • Disponibilidad del producto 24 horas 7 días de la semana, se puede mirar en cualquier momento
  • Posibilidad de cotejar múltiples reseñas, imágenes y videos de otros compradores online
  • Inmediatez en las transacciones
  • Variedad de métodos de pago aceptados
  • Amplia oferta en línea de productos similares
  • Para el vendedor:
  • Diversidad de plataformas y herramientas para marketing digital
  • Facilidades para social listening, estudios de mercado y segmentación
  • Alcance potencialmente global
  • Reducción de costos asociados al mantenimiento de tiendas físicas
  • Es versátil, puede combinarse con el comercio tradicional o presencial

Las cualidades antes mencionadas lo vuelven un modelo rentable, ahora y en el futuro. Durante el confinamiento acaecido el último año, significó la alternativa de salvación para empresas en sectores variados. Hay un marcado florecimiento de los transportistas y compañías de encomiendas, que se reporta como un beneficio colateral del comercio online.

Solamente en España, las actividades relativas a la logística y gestión de productos transaccionados mediante e-commerce incrementaron sus ingresos en 24,3% en 2020, según números del Observatorio Sectorial DBK. En este número se cuentan empresas de transporte, almacenamiento y distribución de todo tipo de productos: alimenticios, deportivos, medicamentos, cosméticos, ropa, muebles, juguetes y electrónicos principalmente. A su vez, tales negocios ameritan inversiones en infraestructura y servicios básicos, contribuyendo a paliar las repercusiones económicas marcadamente negativas de la emergencia sanitaria.

Ser dueño o gerente de una tienda online es solo una de las maneras de ser comerciante electrónico. Otras son:

Vender a través de plataformas multitiendas como Amazon / Aliexpress / eBay.

Ofrecer suscripciones a servicios o productos.

Programas de afiliados

Dependiendo de los actores involucrados, el comercio electrónico tiene diversas vertientes. Se puede hacer Business to Consumer (entre tiendas y consumidores), Consumer to Consumer (entre particulares), Business to Business (entre dos o más empresas) y Business to Goverment (entre una empresa y entidades gubernamentales).

Repercusiones y nuevos modelos

El éxito rotundo del comercio en línea se suma a los adelantos tecnológicos, que no se detuvieron durante la pandemia. Hace ya una década que se comenzaron a usar los pagos a través del celular para tiendas físicas y en línea. Desde entonces las plataformas se han diversificado y las opciones hoy parecen interminables.

Para el 2021 la novedad la trajo la multinacional Amazon, con Amazon One, un sistema de autenticación biométrica para pagos. Se activa con la palma de la mano del usuario y ya está disponible en supermercados Whole Foods de EE. UU. Este se adiciona a las tiendas presenciales sin cajas Amazon Go, en las que los clientes adquieren los artículos colocándolos en un carrito inteligente y estos se facturan online.

La automatización de los procesos y el uso de recursos online en todos o la mayoría de los pasos de las compras, son características de las actividades comerciales en 2021.

El papel de las redes sociales

Las redes sociales forman parte importante del comercio actual. Sus funciones esenciales son conectar en la distancia y formar comunidades online. Poco menos de la mitad de la población las usa, un total 3,48 mil millones de personas alrededor del mundo, dicen estudios recientes de The Global State of Digital.

Las redes con contenido fundamentalmente visual o audio visual se presentan como lugares adecuados para promocionar y vender. Principalmente Instagram, Facebook, Tik Tok y Youtube. Por su parte LikedIn es un sitio presto para establecer contactos comerciales. Estos portales permiten no solo dar a conocer una marca, productos o servicios, sino también estar al tanto de la opinión de los compradores o potenciales compradores. Para ellos, también representan un lugar de encuentro. El componente social de “ir de compras” no se pierde, se ve sustituido por las relaciones que se establecen en línea.

Con un enfoque puntual en el comercio digital, algunas redes ofrecen los famosos Ads y otras herramientas de marketing online. Tal es el caso de Instagram Shopping, lanzada en 2016 y aún en auge, que funciona vinculando links a tiendas en publicaciones destacadas. De manera tal que el instagramer puede pulsar en el artículo que le gusta, obtener información de precios y características, para finalmente redirigirse al site de compra. Dicha función es usada por el 21% de los 1,16 mil millones de participantes de esta red social, reportan cifras de Metricool.

Otras características de cuentas de empresas proporcionan datos de interés sobre el alcance de las publicaciones. Son las llamadas “métricas”, tan atendidas por los community managers. En todo caso, las redes sociales hoy en día son imprescindibles para posicionar una marca y hacer publicidad online.