Intervienen 19.000 mascarillas que eran ofertadas por WhatsApp con certificados falsificados

En la operación efectuada por el SEPRONA también han sido intervenidos 1.526 litros de gel desinfectante sin registro sanitario e irregularidades en el etiquetaje.

Estos productos habrían sido ofrecidos por los investigados a numerosos contactos de su cartera de clientes obtenidos de su actividad profesional como distribuidores de electrodomésticos.

Han sido investigadas tres personas por la supuesta comisión de delitos contra la salud pública y falsedad documental.

La Guardia Civil ha intervenido en Collbató (Barcelona)  18.400 mascarillas con certificados de calidad falsificados y 1.526 litros de gel desinfectante sin registro sanitario e irregularidades en el etiquetaje, y ha procedido a la investigación de tres personas, como presuntas autoras de delitos contra la salud pública y falsedad documental.

Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Barcelona, investigaban a una persona que estaba ofertando para su venta, a través de la aplicación WhatsApp, una importante partida de mascarillas y gel desinfectante, de dudosa procedencia.

Los investigadores localizaron una nave en Collbató (Barcelona) donde se almacenaba el material objeto de las sospechas de los agentes, produciéndose una inspección en la que se pudo determinar que las mascarillas contaban con certificados sanitarios presuntamente falsificados y que los botes de gel desinfectante presentaban irregularidades en sus etiquetas además de carecer del preceptivo registro sanitario.

Los efectivos del SEPRONA intervinieron 4.000 mascarillas FFP2, 14.400 mascarillas quirúrgicas y 1.526 litros de gel desinfectante de manos, investigando a tres personas residentes en Barcelona y Tarragona, por la supuesta comisión de delitos contra la salud pública y falsedad documental.

La investigación de la Guardia Civil puso de manifiesto que estos productos habrían sido ofertados a través del canal de mensajería Whatsapp a numerosos contactos que los investigados habían obtenido como cartera de clientes en el ejercicio de su actividad profesional como distribuidores de electrodomésticos.