Gran Canaria | El incremento de la velocidad del viento podría complicar las tareas de extinción

Los medios aéreos han descargado en las zonas más afectadas más de 250.000 litros de agua.

La superficie afectada por el incendio forestal de Gran Canaria no ha aumentado en las últimas horas.

El incendio forestal que afecta a los municipios de Artenara, Tejeda y Gáldar, en Gran Canaria, está contenido dentro del perímetro de 23 kilómetros y no ha progresado por lo que la superficie afectada por el fuego continúa sobre las 1.000 hectáreas aproximadamente, según ha informado el presidente del Gobierno de Canarias Ángel Víctor Torres.

Con el objetivo de que se pueda mantener esta situación, Torres informó que “se están intensificando los trabajos de los efectivos terrestres y aéreos en la zona del perímetro haciendo zanjas y humedeciendo la zona para intentar evitar que el fuego se propague durante la noche”.

En cuanto a las previsiones meteorológicas, el presidente del Gobierno de Canarias destacó que se prevé un incremento de la velocidad de los vientos en la zona pudiéndose producir rachas de hasta 90 kilómetros por hora “lo que podría complicar la evolución del incendio si se salta la zona de seguridad”.

El punto más complicado continúa siendo el flanco Sur del incendio hacia el municipio de Tejeda por lo que ya se “han activado -según Ángel Víctor Torres- todos los medios necesarios y se ha preparado un plan de contingencia, coordinado con el Cabildo de Gran Canaria y los municipios de Tejeda, Artenara, Gáldar y La Aldea, en el que se tienen previstas posibles evacuaciones en la zona si la evolución del incendio lo hiciera preciso”. Para ello se encuentran prealertadas las policías locales de la zona, así como el equipo logístico y el dispositivo sanitario desplegado en las diferentes áreas por el Servicio de Urgencias Canario (SUC) y Cruz Roja y personal de Protección Civil.

Los medios aéreos y terrestres han vertido en el área del incendio entre 250.000 y 300.000 litros de agua y se ha trabajado en la apertura de zanjas para controlar un posible avance del fuego si esto se produjera.

Durante la noche trabajarán en primera línea del incendio 230 efectivos, a los que hay que sumar el personal de Protección Civil de diferentes municipios, equipo logístico, policías locales, Guardia Civil, Cuerpo General de la Policía Canaria, SUC y Cruz Roja.

La zona más complicada es el flanco Sur del incendio hacia la Degollada de Tejeda, por lo que está previsto un plan de contingencia para poder actuar en caso de que esa situación se llegara a producir debido a la climatología y fuera necesario realizar nuevas evacuaciones.

“El objetivo en estos momentos -recalcó el presidente del Ejecutivo canario- es mantener el control, y trabajar para evitar la expansión del incendio”.

Respecto al número de personas evacuadas, Ángel Víctor Torres confirmó que han sido casi un millar, pero que solo 60 continúan alojadas en los albergues.

Finalmente, el presidente del Gobierno de Canarias reiteró el agradecimiento a todo el personal que está trabajando en la extinción del incendio y recalcó la prohibición de subir hacia las zonas afectadas ya que ello pondría en riesgo la seguridad de las personas y dificultaría el trabajo de los diferentes efectivos desplegados en la zona del incendio.

 

1 Commentario en "Gran Canaria | El incremento de la velocidad del viento podría complicar las tareas de extinción"

  1. Me gustaría saber … si alguien sabe la respuesta.. porque no han acudido los bomberos del Consorcio de Tenerife a un incendio de está envergadura. Sólo los BRIFOR me parece insuficiente..

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*