Sí se puede considera “nefasta” la gestión del agua en Vilaflor

Vilaflor.

José Luis Fumero subraya que el gobierno del PSOE dilapida los dineros públicos ponen en riesgo la salud de la ciudadanía.

Sí se puede considera “nefasta” la gestión del agua en Vilaflor. El portavoz del grupo ecosocialista en el Ayuntamiento del municipio tinerfeño, José Luis Fumero, subraya que el gobierno municipal del PSOE dilapida los dineros públicos ponen en riesgo la salud de la ciudadanía. Es la conclusión de la intervención en el pleno celebrado el pasado jueves en la corporación, donde Fumero dirigió sus críticas especialmente hacia la alcaldesa y el concejal responsable del área de Aguas.

El portavoz asegura que se están dando “graves irregularidades en la gestión del agua de consumo doméstico” en el Ayuntamiento de Vilaflor”. En primer lugar, Fumero apunta a la distribución de “agua de dudosa procedencia, sin registro sanitario, sin control, transportada en cubas sin las mínimas condiciones sanitarias”, algo que ya de por sí considera “una situación muy grave, que significa que la ciudadanía corre riesgos ante la irresponsable forma de gestionar el agua de consumo poblacional”.

En cuanto al empleo de fondos públicos, el concejal de Sí se puede asegura que las facturas derivadas de la adquisición de agua para consumo de la población son cuestionables, por la forma en que se presentan, en las que no se especifican los precios unitarios, los gastos inherentes y, sobre todo, porque “se contrata el agua a precio cerrado, con gastos de dimensiones planetarias”.

Se trata de una forma de gestionar y justificar facturas que pueden llevar al Ayuntamiento a la quiebra económica”. La situación es tal que la Secretaría y la Intervención municipal “han reparado los gastos de una forma demoledora”: casi 60.000 euros en compra de agua y alrededor de 100.000 en otros gastos que no corresponden a la adquisición del agua potable que “no se especifican con claridad, como correspondería a una contabilidad de dineros públicos”.

“El problema es absolutamente de gestión, porque Vilaflor tiene suficiente agua para consumo sin necesidad de tener que comprar, y porque el presupuesto actual no puede asumir estos gastos ni unos procedimientos que, por no decir otra cosa, son, al menos, dudosos, ya que hay indicios razonables de que un muy malos manejos”, dice Fumero. “Sí se puede no va a permitir que esto siga pasando –advierte el portavoz– los hechos son muy graves”.