El agua de las pruebas de la desaladora de Fonsalía servirá para riego

Estación de bombeo de la desaladora de Fonsalía.

CC en Guía de Isora agradece el esfuerzo de Cabildo y Gobierno para paliar la falta de agua para agricultura de la zona.

Serán 500 explotaciones, 1.200 hectáreas, las que se beneficiarán de la medida.

La intención es ofrecer una solución de urgencia que permita disponer de un caudal de cara al verano.

Coalición Canaria en Guía de Isora agradece la labor de dos instituciones gobernadas por CC y que han encontrado una solución para los problemas de sequía que padecían los agricultores del municipio. El Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife ha concluido las obras necesarias en la Estación Desaladora de Agua de Mar (EDAM) de Fonsalía para poder poner en marcha uno de sus módulos en pruebas, y hacer llegar un total de 2.000 metros cúbicos al día al sector agrario de los municipios de Adeje, Guía de Isora y Santiago del Teide.

Según explica el portavoz municipal de CC en Guía de Isora, Yapci Prieto, se cumple así con el compromiso que el Ejecutivo autonómico y el Cabildo, ambos gobernados por los nacionalistas, alcanzaran con el sector para paliar los efectos que está ocasionando la sequía, una vez que la Asociación de Agricultores y Ganaderos, ASAGA, manifestara la situación complicada que están atravesando los agricultores de la comarca por este motivo.

“Se inicia ahora el periodo de pruebas de la EDAM, lo que permite que ese agua generada se destine a la agricultura de la zona hasta su puesta en funcionamiento definitiva, que redundará en una mejora del abastecimiento de la comarca”, explicaban los presidentes de ambas instituciones, Fernando Clavijo y Carlos Alonso, durante su visita a la desaladora.

“Esta es una gran noticia y ha sido posible gracias al trabajo conjunto entre administraciones que, una vez más, hemos demostrado que es necesario ponerse de acuerdo y anteponer a otras cuestiones la solución de los problemas a la ciudadanía”, afirmó Fernando Clavijo.

El agua obtenida durante el periodo de pruebas, se transportará hasta la balsa de Lomo del Balo, desde donde se distribuirá a las explotaciones de la zona que lo necesiten.

Además, Yapci Prieto destaca que, gracias al trabajo del Gobierno de Canarias, la constructora está subsanando los problemas surgidos en la instalación, con lo que una vez superado el periodo de prueba estará en funcionamiento para toda la población a finales de este año.

Prieto, desde Coalición Canaria en la localidad, agradece al Ejecutivo y el Cabildo el empeño puesto en terminar la obra para que el próximo año esta instalación esté en marcha.  Según las previsiones de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas,  la instalación tendrá una capacidad de generar 14.000 metros cúbicos diarios en una primera fase, hasta 21.000 metros en una segunda, y hasta 40.000 en una tercera, destinados al abasto de los alrededor de 70.000 habitantes de la zona costera de las municipios de Guía de Isora y Santiago del Teide, lo que hará posible liberar acuíferos para el sector agrario.

Yapci Prieto destacó el trabajo que han realizado los técnicos para encontrar una solución viable que, aunque no es definitiva, “permitirá disponer de una cantidad de agua de riego suficiente para solventar el problema que se planteaba de cara al verano”.

“En la última reunión que mantuvimos con los agricultores de la zona hace mes y medio nos comprometimos a estudiar una solución para paliar la falta de agua de riego y hemos cumplido”, indicó Carlos Alonso.

La instalación, ejecutada por el Gobierno de Canarias y proyectada por el Cabildo de Tenerife, ha contado con una inversión de 16 millones de euros dentro del convenio de Obras Hidráulicas entre el Estado y Canarias (financiada con fondos FEDER y del Ministerio) y ofrece un agua de excelente calidad con una baja conductividad, es decir, con un contenido muy bajo en sales, lo que permite el uso por parte del sector agrario durante el periodo de pruebas.

La EDAM de Fonsalía complementa la recientemente entregada EDAM de Granadilla. Esta última satisface la demanda de la comarca de Abona y cubre el descenso de los recursos hídricos subterráneos, al igual que la de Fonsalía, lo que permite garantizar el suministro a la población y mejorar la calidad del agua que reciben los usuarios. Además, ambas desalinizadoras, permiten liberar agua para uso agrícola en la zona de medianías.

Características

El proceso de desalación incluye ocho pozos-sondeos para la captación de agua de mar bruta a 62 metros de profundidad, equipados con bombas de 450 m3/h cada una, además de un pretratamiento con tres filtros de arena y tres filtros de cartucho, con su correspondiente dosificación de reactivos químicos.

A ello se suma el proceso de desalación propiamente dicho con tres líneas gemelas para 4.667 m3/día cada una, con tres bastidores con 336 membranas cada uno, cuatro bombas booster para 330 m3/h., 15 recuperadores de energía (cámaras isobáricas) y el correspondiente equipamiento auxiliar para el lavado químico y desplazamiento del interior de las membranas.

Completan la instalación un depósito de agua osmotizada y otro de agua producto, y un emisario submarino de evacuación de salmuera. El agua se traslada al depósito de cabecera, con 10.000 m3 de capacidad y a 167 metros de cota, mediante tres bombas que impulsan 390 metros cúbicos cada hora.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram