Sí Podemos Granadilla impulsa la eliminación de barreras arquitectónicas en espacios públicos del municipio

Pedro Hernández lleva hasta el pleno una reclamación muy sentida por la ciudadanía, que pide al Ayuntamiento su compromiso con la accesibilidad.

La coalición Sí Podemos Granadilla impulsa la eliminación de barreras arquitectónicas en espacios públicos en el municipio. El concejal Pedro Hernández lleva al pleno del próximo jueves, 29 de julio, una reclamación muy sentida por la ciudadanía, que pide al Ayuntamiento su compromiso con la accesibilidad.

El concejal de la coalición constituida por Equo, Sí se puede y Podemos asegura que “Granadilla de Abona no ha avanzado en los últimos años en materia de accesibilidad, lo que motiva las múltiples quejas de nuestras vecinas y vecinos, que han puesto en evidencia en reiteradas ocasiones las graves deficiencias que padecemos en este sentido”.

Con el objetivo de que el municipio cuente con itinerarios que puedan ser recorridos en su totalidad por personas con movilidad reducida, la moción contempla la eliminación de barreras arquitectónicas en calles, espacios públicos, edificios e instalaciones municipales de Granadilla.

Ello requiere, en primer lugar, la elaboración de un informe previo sobre la situación de accesibilidad de las principales calles y avenidas del municipio en el que se determinen las actuaciones necesarias para la eliminación de estos impedimentos. Esta misma valoración incluye los edificios e instalaciones municipales y la adecuación de espacios en los parques infantiles municipales, para que respondan a las necesidades de las niñas y niños con diversidad funcional.

Finalmente, la moción impulsada por Sí Podemos Granadilla plantea la redacción de una ordenanza municipal sobre accesibilidad universal de los espacios públicos urbanizados y edificaciones, medios de transporte y tecnologías.

En Granadilla, “el notable aumento de las dificultades para las personas con diversidad funcional o con movilidad reducida se debe, entre otros motivos, a la invasión de espacios públicos por parte de vehículos y a la ocupación sistemática de las zonas peatonales por parte de negocios privados a través de la instalación de terrazas y otros obstáculos, lo que afecta principalmente a las personas con movilidad reducida, pero también a las personas mayores y al conjunto de peatones”, explica Hernández, quien subraya que “la inexistencia de itinerarios peatonales accesibles, o incluso de aceras, se ha vuelto más insostenible y agravada por la pandemia, que ha ocasionado que los negocios hayan tenido que ocupar aparcamientos y aceras para desarrollar su labor comercial”.