CC-PNC de Arona logra que, cinco años después, el Ayuntamiento reconozca a don Eduardo Oramas Alayón

Los nacionalistas celebran que, después de que se aprobara una moción de CC en septiembre de 2016, el Consistorio realice un homenaje a este maestro del juego del palo el próximo miércoles en el Centro Cívico de El Fraile por la labor desempeñada en el municipio con los juegos autóctonos.

“Es innegable que don Eduardo Oramas, con su legado de tradición oral, ha contribuido de manera relevante a enriquecer nuestro patrimonio canario de juegos tradicionales”, resaltan desde CC.

 

El Grupo Municipal de Coalición Canaria-PNC en el Ayuntamiento de Arona ha logrado que, por fin cinco años después, se reconozca a don Eduardo Oramas Alayón por parte del Ayuntamiento. La formación nacionalista se congratula de que el Consistorio haya decidido celebrar este próximo miércoles 15 de septiembre, en el Centro Cívico de El Fraile, un pleno donde se reconocerá a Don Eduardo Oramas su labor desempeñada en el municipio.

Los nacionalistas critican que este reconocimiento haya tardado tanto tiempo, y más cuando existe una moción aprobada por unanimidad y presentada por CC desde septiembre de 2016. “No puede ser que una persona como don Eduardo Oramas Alayón tenga esperar más de cinco años por su reconocimiento”, aseveran desde CC. Hay que recordar que ya el Cabildo de Tenerife, a propuesta de CC del que fuera consejero José Manuel Pitti, le nombró Hijo Ilustre de la isla de Tenerife.

Para el portavoz de CC-PNC en el Ayuntamiento, José Ramón Rodríguez, explica que “por muchos de nosotros y nosotras seguramente es conocida la existencia de deportes autóctonos como pueden ser nuestra señera lucha canaria, el arrastre de ganado, la bola canaria, el salto del pastor, el levantamiento de arado o el juego del palo o palo canario, siendo este último, un juego considerado vestigio de las tradiciones ancestrales de los antiguos aborígenes canarios”.

“Todas estas prácticas”, continúa el portavoz, “forman parte de nuestro patrimonio cultural, patrimonio que debemos seguir recuperando para afianzar nuestra identidad. Y es que creemos que, especialmente desde las instituciones, debemos de ser conscientes de la necesidad de recuperar y poner en valor nuestras costumbres y patrimonio, de conocerlo y de reconocerlo”.

Por ello, “es más que necesario el merecido reconocimiento a la persona de don Eduardo Oramas Alayón, vecino del Fraile, maestro del juego de la mano y del juego del palo, por su aportación a los juegos tradicionales de Canarias”, detalla Rodríguez.

Don Eduardo Oramas Alayón, maestro de juego del palo y de la mano ha desempeñado casi todos los oficios a lo largo de su dilatada vida laboral: agricultor en Arico, cabuquero en Gran Canaria, albañil, carpintero, paredero, herrero, camellero, leñador. Como dice él mismo, “maestro de todo y aprendiz de nada. He hecho de todo menos descansar”. Desempeñando, además, un importante papel como transmisor de la cultura y las costumbres.

En Arona, con don Eduardo Oramas por primera vez en Tenerife y en Canarias aparece un maestro del juego de la mano, que más que un juego es un sistema de defensa personal en el que se combina la mano y el palo. Fundó la Escuela de Juegos Tradicionales en 2005. El juego del palo y de la mano son dos de las variedades vernáculas que el maestro ha aportado a esta escuela, un tipo de defensa personal canaria, como así se define.

“Como algunos han dicho, supone una enorme satisfacción poder contemplar a un maestro mostrando a las generaciones siguientes su saber, su tesoro de autodefensa, cumpliendo con su compromiso en la noble tarea de contribuir a la pervivencia de elementos culturales propios de nuestro pueblo”, explica el portavoz nacionalista.

Por tanto, “es innegable que don Eduardo Oramas, con su legado de tradición oral, ha contribuido de manera relevante a enriquecer nuestro patrimonio canario de juegos tradicionales. Homenajear al maestro supone, además, homenajear a una época, su entorno y a su gente”.