Arona | Lydia Botana: “Hay que concienciar a los niños de que todo lo que tiramos a la tierra termina en el mar”

Lydia Botana.

La pedagoga musical impartirá mañana sábado, dentro del Festival ‘Arona Son Atlántico – La Fiesta de los Océanos’ el taller ‘MiniArona’

Esta músico especializada en los más pequeños acaba de llegar de Senegal, donde entregó material junto a José Alberto Medina, director de La Fábrica de la Isleta, a un centro de acogida de menores gestionado por la ONG Empire Des Enfants.  

La pedagoga y músico Lydia Botana aunará mañana, sábado 29 de septiembre, en Arona [Plaza de La Pescadora de Los Cristianos], a partir de las seis y media, conceptos tan familiares como cultura, sostenibilidad y medioambiente en el taller MiniArona, una actividad dirigida a niños de entre 3 y 11 años, en la que se construirán instrumentos con material reciclado y se conocerán diferentes culturas, a través de un concierto musical, con formato de viaje imaginario de una ballena recorriendo el mundo. Para Botana los adultos somos los responsables de concienciar a los niños y mañana les explicará “que todo lo que tiramos a la tierra al final acaba en el mar

Los familiares que acompañen a los pequeños podrán también ayudarlos en el desarrollo de la actividad y, en palabras de esta artista y formadora, “sacar su niño interior que a veces tienen muy olvidado”.

La pedagoga utilizará el fenómeno de las migraciones de las ballenas para enseñar a los más pequeños diferentes culturas, a través de la música y las coreografías, basadas en su obra musical De aquí para allá. Esta actividad se enmarca en la quinta edición del Festival Arona Son Atlántico-La Fiesta de los Océanos. [www.sonatlanticofestival.com y @SonAtlantico], que coorganiza el Ayuntamiento de Arona [Cultura y Juventud] y cuenta con el patrocinio del Cabildo de Tenerife [Cultura, MedioAmbiente y Turismo de Tenerife], el Gobierno de Canarias [Canarias Cultura en Red] y la Fundación CajaCanarias.

Instrumentos reciclados
Los asistentes al taller crearán instrumentos reciclados, como forma de concienciarlos sobre la conservación de los mares, “para que los animales marinos puedan vivir sin tanta contaminación”, explica Botana. Precisamente la pedagoga musical acaba de llegar de Senegal, donde también realizó una actividad de construcción de instrumentos de percusión con niños que residen en un Centro de Acogida de Menores dirigido por la ONG Empire Des Enfants.

“Uno de los principales problemas que tienen estos niños a la hora de disfrutar de la música es la falta de instrumentos con los que practicar, así que hemos construido con ellos algunos y también les hemos llevado material de donaciones del proyecto La Fábrica de La Isleta”, ha contado Botana. La músico acompañó a Dakar al director de este centro de Las Palmas de Gran Canaria y de este proyecto solidario, José Alberto Medina y, además de entregar el material donado, vivió con los niños una “maravillosa experiencia, ya que aunque al principio se mostraron tímidos, conectaron enseguida conmigo”. Lydia Botana cuenta cómo estos niños, a los que ahora echa mucho de menos, “alucinaron con el acordeón” que siempre la acompaña.

Océanos y sostenibilidad

El Festival Arona Son Atlántico apuesta, desde su creación en 2014, por la conservación de los océanos y los cetáceos como nexo de un abanico de iniciativas relacionadas con el cine, las artes plásticas, exposiciones, música, conferencias, debates, talleres, experiencias en el mar, limpieza de playas, nuevas tecnologías, suelta de tortugas y pardelas, submarinismo y la entrega del Premio del Festival, que se desgranarán en las próximas fechas.

Arona, la sede principal del citado Festival, apuesta por la sostenibilidad y posee el sello Biosphere de Calidad Medioambiental del Instituto de Turismo Responsable [vinculado a la Unesco], con la finalidad de crear conciencia, entre la población y el turismo que visita la localidad costera, sobre los buenos hábitos y comportamientos a favor de la conservación de los océanos y las especies marinas más sensibles, que habitan dichas aguas, como una colonia de alrededor de 500 ballenas calderón y 250 delfines mulares.

En coherencia con este espíritu que define al sello Biosphere, Arona Son Atlántico, aboga, con su programación, por un modelo sociocultural que se apoya en los principios de la sostenibilidad y la mejora continua para no comprometer a generaciones futuras, generando, al mismo tiempo, beneficios sociales y medioambientales.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram