Arona lamenta que una concejala socialista dé la espalda a los vecinos de Las Galletas en su demanda de un centro de salud

El gobierno de Arona considera “surrealista” que una concejala que habla a título particular -puesto que no ha sido elegida por ningún órgano de su partido y que forma parte de un grupo que cuenta con otro portavoz- utilice los signos identificativos del PSOE para criticar a un alcalde de su misma formación política, desobedeciendo, de esta manera, un auto judicial que así lo ha ratificado en fechas recientes, al adoptar medidas cautelares.

El gobierno cree “triste” que una edil cesada en sus competencias no haya dicho nada en seis años y solo lo haga cuando ha perdido su cargo, faltando a la verdad, ya que el municipio ha señalado al Gobierno de Canarias distintas propiedades en Las Galletas que este puede adquirir o alquilar para un centro de salud. No hay que olvidar que el Ejecutivo dispone, tanto de medios económicos para ello como de instrumentos urbanísticos. De toda esta información es consciente la concejala.

El gobierno de Arona, cuyo portavoz es Leopoldo Díaz Oda, ha lamentado hoy que una concejala socialista dé la espalda a los vecinos de Las Galletas en su demanda histórica de contar con un centro de salud en mejores condiciones y que pueda sustituir al actual dispensario, que es mantenido gracias a que el Ayuntamiento, asumiendo competencias que no le son propias, paga el alquiler, lo cual permite que este siga abierto y prestando servicio.

De hecho, la corporación ha señalado en varias ocasiones al Ejecutivo autonómico distintas propiedades que puede adquirir o alquilar para adecuarlas como centro de salud, ya que dispone, además de recursos presupuestarios, de instrumentos urbanísticos que no tienen los ayuntamientos. De toda esa información es consciente la concejala, por lo cual desde el gobierno municipal se califica de “triste” que estuviera seis años sin pronunciarse al respecto y solo lo haga unos pocos meses después de ser cesada en las competencias que ostentaba.

Se considera, además, que esta representante municipal no debe utilizar los símbolos de su partido político, el PSOE, al realizar este tipo de comunicados, ya que, no solo no ha sido elegida por ningún órgano de este para ostentar cargos que le faculten para ello, sino que está usando las siglas para atacar a un alcalde su misma formación, lo que puede suponer una grave desobediencia al reciente auto judicial en el que se devuelve cautelarmente al regidor de Arona su condición y todos sus derechos como militante.

Desviar la atención y perjudicar a los vecinos

Esa actitud, por tanto, compromete seriamente el cumplimiento de las resoluciones judiciales por parte de esta organización política, con las consecuencias que de ello puedan derivarse.

La edil, además, falta a la verdad, ya que no solo es el municipio el que mantiene abierto el consultorio, sino que el Gobierno de Canarias dispone de información para poner en funcionamiento un nuevo centro de salud. Al desviar la atención de la responsabilidad del Ejecutivo, lo único que hace es perjudicar los intereses de los vecinos de Las Galletas, que necesitan de un mejor trato por parte de la Administración autonómica.