Adeje | El CEST apuesta por el sistema automatizado de devolución del IGIC a los turistas

Denuncia que, mientras no se lleve a cabo esta agilización, se seguirá poniendo en riesgo la competitividad de los comercios de las Islas.

El Círculo de Empresarios del Sur de Tenerife (CEST) pide al Gobierno de Canarias que la simplificación del sistema de devolución del IGIC a los turistas por un modelo más ágil y sencillo se convierta en una realidad tras años de anuncios por parte del Ejecutivo que nunca han terminado de materializarse, para que pueda servir como incentivo a la reactivación los sectores turístico y comercial en las Islas.

En una reciente reunión, Anup Aswani, miembro de la junta directiva del CEST, trasladó a la directora de la Agencia Tributaria Canaria (ATC), Raquel Peligero, que el comercio “necesita como agua de mayo que no se demore ni un día más la puesta en marcha de un sistema adecuado en los aeropuertos canarios”. “Se trata de una medida muy importante para ayudar a los comercios de las zonas turísticas a paliar, en parte, los efectos económicos de la pandemia”, asegura Anup Aswani.

Desde el CEST, se recordó a la directora de la ATC que el Régimen Económico y Fiscal de Canarias establece el derecho a la devolución de IGIC a cualquier cliente no residente en Canarias. “Los visitantes extracomunitarios europeos solo están obligados a presentar a la Hacienda Canaria el justificante de salida de las islas mientras que los comunitarios deberán presentar el justificante de impuestos en su país”, recuerda y añade que se debe facilitar al máximo estos trámites para incentivar el consumo de los turistas extracomunitarios.

Anup Aswani aclara que el importe de la devolución se calcula aplicando el 0,7% sobre el IGIC, una cifra que implica que un turista podría ahorrarse un 10,5% sobre artículos gravados con un 15%, como es el caso de los perfumes, relojes, joyas, bebidas alcohólicas, como los licores y vinos y cigarros. En el caso de la ropa, electrónica, gafas de sol y souvenirs, ahorrarían un 5% sobre el 7% del IGIC que se aplica.

Por otra parte, el CEST denuncia que mientras no se agilicen los procedimientos estará en riesgo la competitividad de los comercios de las Islas, una situación que se ve agravada por la penetración del comercio electrónico y la devaluación de la libra esterlina.

Explica que, a día de hoy, el turista tiene que conseguir su tarjeta de embarque, desplazarse a otro edificio aduanero para que alguien le selle su solicitud, volver a la terminal de embarque y enviar este papel sellado mediante Correos de su país al detallista que le vendió el artículo. “Una burocracia innecesaria que disuade a los visitantes de hacer compras de cuantías elevadas”, finaliza.