Tras perder la parcela en Granadilla, el PP reclama la construcción de una regasificadora en Tenerife

“Existía una parcela en el puerto de Granadilla para construir una infraestructura de estas características, que hemos perdido por la caducidad del estudio de impacto ambiental”.

El presidente del Partido Popular de Tenerife, Manuel Domínguez, reclama al Gobierno de Canarias “un compromiso firme con la Isla de Tenerife, en las cuestiones que son de suma importancia para el presente y el futuro de nuestra Isla, como la producción de energía”.

En este sentido, Domínguez ha reclamado la construcción de una regasificadora en Tenerife, “tal y como estaba planteado en los terrenos del puerto de Granadilla”, aunque “ahora hemos conocido la noticia de que la Autoridad Portuaria ha cerrado el expediente para el uso mediante concesión administrativa de este terreno, debido a la caducidad del estudio de impacto ambiental, del que no se solicitó prórroga porque existe un informe de la Comisión Nacional de Competencia, que no es vinculante, y que no informa favorablemente al solicitar actualización de los datos de la obra”.

Ante esta situación, desde la Autoridad Portuaria se anunció recientemente la construcción de una pequeña regasificadora en Santa Cruz con el objetivo de alimentar buques, así como otra flotante en el puerto de Granadilla (una especie de buque que funcionaría como tal), como medidas sustitutivas de la infraestructura que estaba proyectada.

Este anuncio choca frontalmente con las declaraciones del consejero de Lucha Contra el Cambio Climático del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, que anunció en febrero de este año que el Gas Natural estaba descartado en Tenerife, aunque ha apoyado de forma decidida la misma instalación en Gran Canaria, “haciéndonos perder oportunidades económicas ligadas al tráfico marítimo”. Al respecto, Domínguez incide en que “celebro que se defienda y se instale una gasificadora en Gran Canaria”, pero “considero que Canarias, como territorio fragmentado, merece un equilibrio inversor y de oportunidades”.

Para Domínguez es “una sorpresa que se anuncie, por parte de una administración que no es la competente en el ámbito energético, como la Autoridad Portuaria, dos proyectos que son sustitutivos del proyecto original, que contaba con el consenso de todos: desconocemos si lo anunciado por la Autoridad Portuaria cuenta con el visto bueno del Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife, y ni siquiera sabemos quiénes han planificado esas iniciativas que sustituirían a la infraestructura original que fue proyectada en el 2004”.

De hecho, existe una directiva de la Unión Europea que mandata que, a partir de 2025, los buques de cierto tonelaje deben ser alimentados por Gas Natural, por lo que “si nuestra Isla no tiene las infraestructuras necesarias para dar soporte a estos buques, Tenerife perderá un volumen muy considerable del tráfico marítimo internacional, al no tener las infraestructuras necesarias para dale servicio a estos buques”.

En este contexto, el presidente de los Populares tinerfeños, Manuel Domínguez, ha manifestado su malestar “al comprobar la falta de coherencia en el criterio de las administraciones canarias en relación a las cuestiones importantes que afectan a nuestro archipiélago, y por ende también a nuestra Isla, como por ejemplo, todo lo relacionado con el ámbito energético”.

“Desde el Partido Popular- señala Domínguez- apostamos por un modelo energético que ha tenido un histórico apoyo social, empresarial y político, que es el de la transición energética, del actual modelo de centrales eléctricas (energía obtenida del fuel) más contaminante y caro, hacia el modelo de las energías renovables”.

Para llegar a ese modelo, “necesitamos abordar el periodo de transición, que pasa por la construcción de la regasificadora, puesto que el Gas Natural es mucho más barato y menos contaminante que el fuel”.

Domínguez recuerda que “la central eléctrica de Granadilla fue construida con el sistema de ciclo combinado, que hace que pueda funcionar con fuel y con Gas Natural, precisamente con el objetivo de abordar esa transición, ya que actualmente, las centrales eléctricas tinerfeñas (Caletillas y Granadilla) se encuentran entre las más contaminantes de Europa, además de las más caras, puesto que suponen un gasto que se ubica en torno a los 250 millones de euros al año”.

“Si Tenerife no tiene regasificadora- concluye Domínguez- seguiríamos produciendo energía eléctrica cara y contaminante, además de perder tráfico marítimo de reportaje de buques de cierto tonelaje”. Sobre este aspecto, el presidente de los Populares tinerfeños pone de manifiesto que “el desarrollo industrial que merece nuestra tierra pasa por el suministro de gas, pasa por las energías alternativas”.

“La falta de liderazgo” es para Manuel Domínguez “el gran mal que afecta al Gobierno de Canarias, que no tiene una hoja de ruta clara en cuanto a las infraestructuras para Tenerife, algo que nos está condenando al desastre económico y social, en un contexto que ya es un drama para los tinerfeños”.

Domínguez concluye que “desde nuestra formación política seguimos sin entender cómo infraestructuras tan importantes para Tenerife como la regasificadora se ponen en duda por parte del Gobierno de Canarias, por lo que pedimos una rectificación inmediata al gobierno autónomo”.