Tenerife | El IASS cierra sus centros de día y ocupacionales por precaución ante el auge de casos en la isla

La vicepresidenta tercera y consejera de Acción Social, Marián Franquet, explica que ha adoptado esta medida siguiendo las recomendaciones de la Consejería de Sanidad y valorando la situación epidemiológica con la Dirección General de Salud Pública.

La medida busca “proteger a los mayores, a las personas con discapacidad y evitar la propagación del virus a terceros”, por lo que “entendemos que es un recurso que alivia a las familias e intentaremos que dure lo menos posible”.

El Cabildo de Tenerife, a través del Instituto de Acción Social y Sociosanitaria (IASS), que dirige la vicepresidenta tercera y consejera de Acción Social, Marián Franquet, ha decidido cerrar preventivamente los centros de día y ocupacionales que dependen de la corporación insular, siguiendo las recomendaciones de la Consejería de Sanidad, con quien se encuentra en constante contacto a través de la Dirección General de Salud Pública. Los centros afectados son el CAMP de Güímar, el Centro de Día del Hospital de Los Dolores, el centro ocupacional Verodes y el centro ocupacional Valle Colino.

Franquet insiste en que “se trata de una medida temporal que entrará en vigor desde este viernes con el fin de que las propias familias puedan organizarse”, tomada ante el intenso auge de casos en la isla y con el fin evitar, dada la movilidad en estos recursos, contagios a terceras personas y de los propios usuarios, así como del personal. Recuerda que “la incidencia acumulad a 14 días en Tenerife es de 265,6 casos por 100.000 habitantes, teniendo en cuenta que antes del repunte estábamos en 90 casos por 100.000 habitantes a 14 días”

La consejera entiende que “estos centros son recursos clave para sus usuarios y usuarias -personas mayores o con discapacidad intelectual, mayoritariamente-, así como para sus familias, a quienes les permite la conciliación en muchos casos, pero explica que “precisamente, se trata de una medida meditada con el fin de protegerles, y esperando poder revertirla tan pronto como la situación epidemiológica mejore y se estabilice”.

“Estamos en un momento en el que tenemos que tomar las medidas necesarias para garantizar la salud de la población y, también, para doblegar una curva que está afectando económica y socialmente a la sociedad insular”, a lo que se añade “la escasa colaboración de las personas con los cribados para detectar positivos asintomáticos, la medida es totalmente oportuna”, expone Franquet.

La consejera reitera que la medida anunciada solo afecta a los centros gestionados directamente por el Cabildo, por lo que serán los responsables del resto de centros de la isla los que determinen, siguiendo la recomendación de Salud Pública, las medidas a adoptar”.