Tenerife ha destinado desde el inicio de la pandemia 7,6 millones para la emergencia social

La consejera insular de Acción Social y vicepresidenta tercera de la corporación, Marián Franquet, destaca que esta línea de financiación permite a los ayuntamientos costear ayudas para alimentos, ya sea con medios propios o a través de la colaboración con entidades que se dedican a ello, además de cubrir otras necesidades básicas de las personas más vulnerables.

El consejero delegado de participación Ciudadana y Diversidad, Nauzet Gugliotta, se reunirá la semana que viene con varias entidades para concretar vías de colaboración directas que completen las que ya están en marcha.

El Cabildo de Tenerife destinará este año un total de 3,8 millones de euros para complementar la acción de los municipios en la atención a la emergencia social, una iniciativa que se suma a la ya destinada en 2020 por el mismo importe y que nunca antes se había realizado por parte de la corporación insular. Es una cifra que se complementa con la que se ha distribuido desde que comenzara la pandemia para atender a las personas más necesitadas y que suma un total de 7,6 millones.

La consejera insular de Acción Social y vicepresidenta tercera de la corporación, Marián Franquet, explica que “esta línea de financiación permite a los ayuntamientos costearayudas de emergencia para sus vecinos y vecinas, como las destinadas a la entrega de alimentos, ya sea con medios de los municipios que tengan sus propios modelos establecidos o a través de la colaboración con entidades que se dedican a ello, como puede ser el Banco de Alimentos, Cruz Roja, Cáritas u otras organizaciones sin ánimo de lucro”.

Además, estas ayudas para atender la emergencia social permiten a los municipios cubrir otras necesidades básicas de las personas más vulnerables, como pueden ser el pago de servicios básicos, ropa y calzado, productos de higiene, transporte, material escolar, medicamentos, alquiler de vivienda o atención médica o psicológica no cubierta por el sistema público, entre otras.

Marián Franquet recuerda que es la segunda vez en menos de un año que el Cabildo aporta una financiación específica a los ayuntamientos para apoyar las ayudas municipales a la población con menos recursos económicos. “La primera vez que sacamos estas subvenciones directas fue en octubre de 2020, con el objetivo de llegar a personas y colectivos de mayor vulnerabilidad ante las consecuencias económicas y sociales de la Covid-19.Por tanto, son un total de 7,6 millones de euros los que destinamos a estos fines, conscientes de que la situación continúa siendo muy complicada”, afirma.

En el marco de estas subvenciones, indica la consejera, “los ayuntamientos pueden distribuir las ayudas entre su población, pero también pueden reforzar sus recursos humanos en materia de servicios sociales, con la contratación de personal para la gestión, atención y valoración de las situaciones de vulnerabilidad social, de manera que cubrimos también un déficit que presentan muchas corporaciones locales, que se ven con especiales dificultades a la hora de gestionar todas las solicitudes que les llegan porque no tienen personal suficiente”.

Por su parte, el consejero delegado de Participación Ciudadana y Diversidad, Nauzet Gugliotta, se reunirá la semana que viene con varias entidades para concretar vías de colaboración directas que completen las actuaciones que ya están en marcha. “Los técnicos ya están trabajando para analizar de qué manera se puede mejorar la atención a la emergencia social, que compete a los ayuntamientos, y que el Cabildo respalda y refuerza con 7,6 millones de euros desde el año pasado. La acción social no se improvisa y por eso es necesario que colaboremos con las entidades del tercer sector conforme a criterios objetivos, cuantificando sus necesidades, estudiando la población a la que atienden y los municipios en los que desarrollan su actividad”, asegura.

El área que dirige Nauzet Gugliotta gestiona el programa Tenerife Isla Solidaria, en el que están inscritas en la actualidad un total de 556 entidades sociales.