Tenerife | 220 reclusos aprenden informática con el proyecto de CiberCaixa Penitenciaria

El proyecto de CiberCaixa Penitenciaria, impulsado por el Programa de Personas Mayores de ”la Caixa”, en colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior, empezó a funcionar hace diez años y hace cuatro que llegó al Centro de Inserción Social Mercedes Pinto de Tenerife.

La iniciativa, que ha generado espacios de relación intergeneracional, quiere mejorar la reinserción sociolaboral de los internos. En el proyecto han participado ya 17 personas mayores voluntarias de la asociación AMAVITE y 220 internos del CIS.

Las CiberCaixa Penitenciarias también permiten potenciar el papel activo de las personas mayores en la sociedad y su sentimiento de utilidad, ya que, además de ayudar con la informática, los voluntarios transmiten su experiencia y trabajan con los internos valores como el trabajo en equipo, el esfuerzo y el respeto.

El proyecto de CiberCaixa Penitenciaria ha celebrado un homenaje a los mayores que enseñan informática a reclusos de centros penitenciarios españoles con el objetivo de mejorar su reinserción sociolaboral. Entre ellos, hay 17 voluntarios de la asociación AMAVITE que han prestado su tiempo y sus conocimientos a 220 reclusos del CIS Mercedes Pinto de Tenerife a lo largo de los últimos cuatro años.

La celebración ha tenido lugar en el Centro Penitenciario de Salto del Negro ya que se ha homenajeado también a mayores voluntarios de Las Palmas. En el acto ha estado presente, además de los voluntarios, el subdirector general de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, Marc Simón.

El proyecto de CiberCaixa Penitenciaria, impulsado por ”la Caixa”, en colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior, arrancó hace diez años en el centro Penitenciario de Teixeiro y llegó hace cuatro a los internos del CIS de Tenerife.

Las CiberCaixa Penitenciarias son aulas que actúan en dos ámbitos distintos, dentro de los centros penitenciarios y atendiendo a los internos de los CIS en centros de mayores. Estas aulas están dotadas de pantalla, proyector y ordenadores para realizar prácticas individuales, y a ellas acuden semanalmente mayores voluntarios, internos de los centros penitenciarios y de los CIS. Se constituye así un espacio único de relación intergeneracional que representa un proyecto pionero en el Estado de preparación para la libertad.

En estas aulas, personas mayores voluntarias preparadas en el tema imparten informática a los internos, en lecciones que se adaptan al nivel de los beneficiarios y que van desde aprender a editar documentos hasta la introducción en el uso de Internet. Además, las personas mayores también enseñan a los reclusos a redactar un currículum o una carta de motivación para un trabajo, al mismo tiempo que les ayudan a preparar entrevistas y trabajan con ellos la importancia de valores universales como el esfuerzo, el trabajo en equipo o el respeto, entre otros.

Se trata de un proyecto que contribuye a reducir el analfabetismo digital de la población penitenciaria, a la vez que fomenta la participación social de las personas mayores, grandes transmisores de valores, experiencias y conocimientos.

En el conjunto de España, y a lo largo de estos diez años, 1.203 personas mayores voluntarias han impartido clases de nuevas tecnologías a 8.648 personas privadas de libertad en 9 centros penitenciarios: Teixeiro (A Coruña), Asturias, Badajoz, Sevilla 1, Picassent (Valencia), Mallorca, Las Palmas, Zuera (Zaragoza) y Quatre Camins (Barcelona). A estos centros hay que añadir los 11 CIS donde también se imparten clases de informática: Victoria Kent (Madrid), Guillermo Miranda (Murcia), Mercedes Pinto (Tenerife), Carmen Avendaño (Vigo), Dulce Chacón (Cáceres), Centres de Règim Obert (Barcelona), Marcos Ana (Albacete), Concepción Arenal (Ciudad Real), Jesús Haddad Blanco (León), Alfredo Jorge Suar Muro (Jerez de la Frontera) y Evaristo Martín Nieto (Málaga). Se espera que, además, este año se añadan los CIS Rafael Salillas (Huesca) y el Centro de Régimen Abierto de Lleida a esta iniciativa solidaria.

El proyecto también incluye clases de informática impartidas por profesionales dentro de los centros penitenciarios, de las cuales el año pasado se beneficiaron cerca de un millar de internos.

”la Caixa”: firme compromiso con los mayores desde 1915

El Programa de Personas Mayores es el más emblemático de ”la Caixa”, remontándose sus orígenes a 1915. Desde hace un siglo, los proyectos puestos en marcha por este programa centenario han ido adaptándose a la realidad para dar respuesta a las nuevas necesidades sociales de este colectivo. El objetivo del Programa de Personas Mayores es mejorar la calidad de vida de este sector de la población promoviendo programas de envejecimiento activo, el buen trato y la participación social de las personas para transformar realidades.