Santa Cruz de Tenerife reduce las emisiones de CO2 en 59.000 toneladas

La alcaldesa de la capital tinerfeña, Patricia Hernández, compareció esta mañana en rueda de prensa, junto al concejal de Medio Ambiente, Florentino Guzmán Plasencia, para presentar los resultados del “Pacto de los Alcaldes” que avalan que el objetivo de reducir un 20% las emisiones de CO2 en el municipio en 2020 se han conseguido con un año de anticipación.

La alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Hernández, ha dado a conocer esta mañana los resultados del “Pacto de los alcaldes (y alcaldesas) por el clima y la energía”, junto al concejal responsable de Medio Ambiente, Florentino Guzmán Plasencia.

Patricia Hernández inició su intervención recordando que este pacto es un compromiso que las administraciones locales adquieren con el fin de tomar medidas tendentes a incrementar los valores de sostenibilidad, a través del cumplimiento del objetivo fijado por la Unión Europea de reducir en un 20% las emisiones de CO2.

Hernández aclaró que “se trata de una alianza global de ciudades y de gobiernos locales que voluntariamente se comprometen a luchar contra el cambio climático y a tomar cuantas medidas sean necesarias para mejorar la calidad de vida medioambiental de la ciudadanía con el respaldo, pero también la supervisión y vigilancia, de la Comisión Europea” y señaló que Santa Cruz de Tenerife se adhirió a este pacto en abril de 2013, “pero ha sido en los últimos tiempos cuando se han registrado unos resultados muy positivos que colocan a nuestro municipio entre los más cumplidores”.

En concreto, el municipio de Santa Cruz de Tenerife partía de unos niveles de Co2 en el año 2008 de 290.200 toneladas y en la actualidad se ha reducido esta cantidad en 59.000 toneladas. Es decir, que el objetivo de reducción de emisiones de CO2 fijado para el año 2020 ya prácticamente se ha cumplido en Santa Cruz de Tenerife en 2019, puesto que el compromiso de alcanzar una reducción del 20% a fecha 31 de diciembre de 2020 ya prácticamente se ha cumplido en diciembre de este año, puesto que la reducción se establece en el 19,74%.

La regidora municipal quiso dirigirse directamente la ciudadanía “para que sepan, con datos avalados por la Unión Europea, que nuestro municipio es mucho más sostenible ahora que hace una década, pero menos de lo que lo será los próximos meses y años, porque la apuesta por la lucha contra el cambio climático no solo no debe frenarse sino que debe coger ya velocidad de crucero.

Respecto a las claves de estos buenos resultados, la primera edila explicó que se vinculan a la implantación de energías renovables, mediante instalaciones fotovoltaicas en las cubiertas de las dependencias municipales y los colegios, así como el cambio de luminarias y equipos de consumo reducido, así como mejoras en el abastecimiento de agua.

También el alumbrado público ha sido determinante en la mejora de la eficiencia energética, con el cambio progresivo de lámparas eficientes y con la mejora de los contratos público.

Patricia Hernández manifestó que “obviamente”, el cese en la actividad del refino de petróleo ha tenido un impacto muy importante en estos datos, puesto que ha contribuido a reducir casi el del 50% de las emisiones de CO2, pero  recalcó que “más de la mitad del total de la rebaja tiene que ver la mayor concienciación que van tomando tanto las administraciones como la ciudadanía”.

En este punto, apuntó a que en los próximos meses se continuarán viendo nuevas acciones con grandes impactos en la reducción de las emisiones de CO2 como por ejemplo con la renovación de la totalidad de los vehículos de limpieza y recogida de residuos que un 80% serán de emisión cero, o la incorporación de vehículos híbridos o 100 eléctricos, tanto al parque móvil municipal, como a la flota de transporte público del municipio, y que por supuesto también continuará creciendo durante el año próximo.

Igualmente quiso hacer referencia al decreto que firmó hace escasos días y que permitirá reducir notablemente el uso de papel por parte de este ayuntamiento, así como la utilización obligatoria de vasos reutilizables por los quioscos y establecimientos que sirvan bebidas durante los próximos carnavales, “con lo que no solo se consumirá menos plásticos sino que además nuestra ciudad se ensuciará menos”, dijo Patricia Hernández.

FISCALIDAD AMBIENTAL

Por su parte el concejal de Medio Ambiente, Florentino Guzmán Plasencia, añadió que el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha reducido un 7% su consumo energético en los edificios municipales durante el período comprendido entre 2008 y 2018, lo que se traduce es más de un tonelada de CO2 que ha dejado de emitirse a la atmósfera.

Florentino Guzmán Plasencia detalló que entre las medidas que han ayudado a lograr esos objetivos también está la fiscalidad ambiental, “con bonificaciones del 75% en el rodaje de vehículos eléctricos e híbridos, y la bonificación del 50% en el IBI para edificaciones que instalen placas solares y fotovoltaicas”.

Además, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha incentivado que la flota de vehículos municipales sea más eficiente con coches híbridos y eléctricos que generan menos emisiones; está inmerso en un proceso de sustitución de luminarias por otras nuevas de menor consumo y tiene dos proyectos como la avenida sostenible en Anaga y los edificios de viviendas sociales neutros en carbono a través de proyectos europeos para combatir el cambio climático.

Para finalizar, el edil aclaró que de cara a los próximos años, y al nuevo reto de reducir las emisiones un 40% en 2030, “el Ayuntamiento triplicará los puntos de recarga públicos de coches eléctricos en superficie, siendo el municipio canario que dispondrá del mayor número de ellos”.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram