El Pueblo Tiene Hambre presenta una denuncia para exigir el cierre de Las Raíces

Según el Código Penal vigente en España (Canarias también es España) se podrían estar vulnerando los artículos 173 (trato degradante), 412.3 (denegación de auxilio) y 409 (abandono de todo o de parte de un servicio público esencial, la sanidad), además de los artículos 5 (trato degradante), 7 (discriminación), 9 (detención arbitraria), 13 (tránsito), 14 (asilo) y 25 (alimentación, salud, vestido, asistencia médica) de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En base a ello, en la mañana de este 9 de marzo hemos presentado denuncia ante la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, como máxima responsable del ámbito sanitario en la comunidad autónoma, además de ante el Diputado del Común como defensor del pueblo canario que es. Las denuncias se basan en la experiencia directa en Las Raíces de distintos miembros del colectivo El Pueblo Tiene Hambre, habiendo acudido asiduamente al lugar en las últimas semanas, y especialmente en la visita que realizamos en la tarde del domingo 7 de marzo, acompañados de una traductora de árabe con la que pudimos recibir las quejas de alrededor de 70 migrantes de origen magrebí. Los migrantes relatan el horror que están sufriendo, con lluvia, frío y humedad considerables, en un terreno embarrado que no reúne unas condiciones mínimas, viviendo en tiendas de campaña que se inundan cada dos por tres, con alimentación escasa y según relatan ellos posiblemente adulterada, sin agua caliente con la que poder mantener unos mínimos de higiene básicos, con largas colas y aglomeraciones constantes que no parecen cumplir con lo estipulado en plena pandemia covid, con una escasísima dotación sanitaria que no permite atender mínimamente a los 1500 migrantes que se presume estén ahí retenidos. El resultado de este abandono institucional consentido por nuestras administraciones autonómicas es una desesperación y ansiedad creciente en los internos, con cada vez más personas enfermas, con dolencias y enfermedades que no están siendo tratadas.

A la denuncia adjuntamos la firma de unos 70 migrantes magrebíes, además de varios vídeos donde los propios migrantes denuncian y algunas fotos del estado lamentable de las instalaciones y la comida.  A pesar de las evidencias, desde  El Pueblo Tiene Hambre dudamos de la efectividad de nuestras denuncias, pues las Administraciones Públicas parecen no querer ver lo que está pasando en ese campo de reclusión infame. Servirá al menos para que estén avisados, si algo malo ocurriera no podrán decir nunca que no lo sabían. No descartamos acudir a la jurisdicción ordinaria y al Relator de Derechos Humanos de Naciones Unidas, acciones a las que vamos a instar a distintos colectivos y actores sociales y políticos.

El Pueblo Tiene Hambre.