Noticias Tenerife “La queja subjetiva es un predictor de la demencia”, advierte el neuropsicólogo clínico Ivan Galtier

- Publicidad -

“La queja subjetiva es un predictor de la demencia”, advierte el neuropsicólogo clínico Ivan Galtier

spot_img

La I Jornada sobre enfermedades neurodegenerativas en personas mayores puso el énfasis en las fases preclínicas, en la importancia de atender los primeros signos que refiere la persona y del diagnóstico precoz, mientras que familiares y cuidadores valoraron el apoyo psicológico que reciben en las asociaciones.

La  necesidad de unas jornadas como las celebradas ayer, la importancia de hacerlas llegar al mayor número de personas para incidir en la prevención, y el cambio de mirada, el antes y el despué, que supone el encuentro de ayer, fueron destacados por los participantes en la I Jornada sobre “Enfermedades neurodegenerativas en personas mayores. Una visión positiva desde la Psicología”.

Precisamente, la detección precoz de la enfermedad neurodegenerativa en etapas  tempranas  y el diagnóstico certero y precoz fue el nexo común de las ponencias desarrolladas por los psicólogos clínicos expertos en Neuropsicología.

En este sentido, el psicólogo Iván Galtier, doctor en Psicología y Experto en Neuropsicología Clínica, puso el énfasis en las fases preclínicas de las enfermedades de Alzheimer y Parkinson ante la posibilidad de prevenir su desarrollo,  y en prestar atención a las señales que aparecen “muchos años antes” de llegar a la demencia.

En este sentido, explicó el concepto de deterioro cognitivo subjetivo, que son las quejas que expresa el paciente sobre lo que le ocurre (memoria, lenguaje…),una percepción subjetiva, que a menudo percibe y comenta a familiares, y que es preciso evaluar al margen de características de su personalidad, una depresión o la medicación.

Destacó que esta es la línea de investigación “más caliente” actualmente,  e insistió en la importancia de hacer caso a esas quejas para una evaluación temprana de lo que puede ser un deterioro cognitivo ligero, y que puede llegar a demencia.

En cuanto a la enfermedad de Parkinson, indicó que suele ir a la rueda de la del Alzheimer, aunque son procesos muy distintos, y precisó que no todos los pacientes se atienen al perfil tradicional. De hecho, en 2012 surgieron nuevos criterios de consenso. “De forma que lo que dicen las investigaciones y  lo que veo en pacientes , encajan”,  sentenció el neuropsicólogo.

Y reiteró que una evaluación precoz “puede hacer que los pacientes tengan una calidad de vida durante muchos años, pero si desoímos  los síntomas, no”.

Evaluación y diagnósitico

La jornada de la mañana también contó con la intervención de la neuropsicóloga Edith Hernández Rodríguez, que centró su comunicación en la importancia de la evaluación y el diagnóstico temprano, para detectar una posible demencia y poder ralentizar el proceso.

El diagnóstico, dijo, tiene como objetivo ver qué funciones y qué áreas del cerebro están afectadas por el proceso neurodegenerativo. Y permite establecer una línea de seguimiento y evolución del paciente.

Explicó a continuación cómo se hace la evaluación de la persona, que incluye la entrevista, la aplicación de las distintas escalas (de demencia, de funcionalidad, de estado de ánimo), pruebas neuropsicológicas y el informe neuropsicológico.

 

spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias

Últimas Noticias