“Ser feliz no es fácil, los cambios vitales, como tener un hijo, reducen a corto plazo nuestra satisfacción”

Gonzalo Hervás, presidente de la Sociedad Española de Psicología Positiva.

El presidente de la Sociedad Española de Psicología Positiva, Gonzalo Hervás, ha intervenido en la ponencia inaugural de las III Jornadas Nacionales de Psicología Positiva, que ha organizado el COP de Santa Cruz de Tenerife y la Sección de la ULL.

“Ser feliz es algo complejo y para muchas personas no es fácil”, porque depende de múltiples factores. Entre ellos el genético, pero también  “los cambios vitales, como el hecho de tener hijos, reducen a corto plazo la satisfacción vital”. Son algunas realidades que ha expresado hoy el presidente de la Sociedad Española de Psicología Positiva (SEPP), Gonzalo Hervás, en el marco de las III Jornadas Nacionales de Psicología inauguradas hoy en el Aula Magna del Campus de Guajara.

En la primera ponencia de una nutrida oferta de talleres, conferencias y otras actividades programadas hasta mañana, sábado, Hervás se ha referido a los estudios e investigaciones que han profundizado en los elementos de la felicidad y en aclarar qué factores la determinan o dónde reside que seamos más o menos felices, a nivel personal, en la sociedad, o incluso teniendo en cuenta las diferencias que se observan de esta percepción entre países.

En su exposición, ha destacado que ser feliz es “algo complejo”, y que los mensajes que nos llegan a diario en las redes y que suelen referirse a solo a alguno de los aspectos que influyen en la felicidad de formada aislada, como la actitud, “son erróneos, medias verdades”.

En su ponencia “Hacia un modelo integrador del bienestar psicológico”, el también profesor de la Universidad Complutense de Madrid se ha extendido sobre los ámbitos que determinan la felicidad, y ha confirmado que depende en parte de la actitud, con aspectos de la vida de la persona, con las relaciones o con el trabajo, es decir con las actividades y las circunstancias en que nos desenvolvemos.

La felicidad está también en la mente, porque tiene que ver con nuestro pensamiento, personalidad y genética. Pero precisamente “la carga genética de cada persona puede hacer que a determinadas personas les sea más fácil ser feliz y a otros, más difícil”, ha sentenciado.

En este contexto, ha explicado a través de un gráfico un estudio sobre la extraversión y las emociones, que  demuestra que el diferente afrontamiento de extravertidos e introvertidos en situaciones adversas, de forma que los primero parecen tener un sistema automático para la detección de experiencias de disfrute a su alrededor, mientras que la gráfica situaba a los segundos en un “continuo domingo”.

En cuanto a si la felicidad está “en el momento”, ha indicado que así lo demuestran los estudios sobre el Mindfulness, y que vivir el momento presente parece potenciar los mecanismos de bienestar. “Luego vivir el presente tiene ver con la felicidad, con el saboreo, que es la capacidad de aprovechar al máximo la satisfacción hedónica en cada momento, en la vida cotidiana”.

Sobre la importancia de las “circunstancias”, ha recordado los estudios que demuestran el impacto que tiene el matrimonio en la felicidad, al menos durante un tiempo, o la muerte del cónyuge, como algo que puede incluso llegar a impedir que la persona que le sobrevive se recupere por completo.

Ha destacado en otro momento que la seguridad es una necesidad básica para el bienestar de las personas, que se demuestra muy pronto en los bebés. “Una fuerte seguridad conduce al crecimiento, desarrollo y consolidación emocional en los niños”. Sin embargo, en los adultos esto aparece más difuminado. “Si bien es fácil pensar que momentos de crisis afectan al bienestar de las personas”.

Hay citado que son rasgos necesarios porque promueven  el bienestar, la inteligencia emocional, el optimismo, mejor competencia, mejor sentido vital y el agradecimiento.

Por otra parte, la libertad, la percepción que tenemos de la sociedad en la que vivimos, incluso de la felicidad del otro, son elementos que también nos influyen, así como el nivel económico, cultural o el materialismo. Esto último se relaciona con la satisfacción vital, a través de la gratitud y satisfacción de las necesidades.

A raíz de todo lo expuesto, Hervás ha valorado que las posibilidades de los profesionales de la Psicología de cambiar a una persona para que sea feliz son  limitadas y ha dicho que hay que ser realistas: “Se puede trabajar, pero otras veces veremos grandes dificultades, y nuestro margen, si las circunstancias son adversas, se va a reducir”.

Acto de inauguración

El acto de inauguración de estas III Jornadas Nacionales de Psicología Positiva ha estado presidido por el vicedecano de Psicología de la ULL, Bernardo Hernández; el presidente de la SEEP, Gonzalo Hervás; la decana en funciones del Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife, Carmen Linares, y Juan Manuel Bethencourt, director del departamento de Psicología Clínica de la ULL. El Cabildo de Tenerife ha estado representado por Juana María Reyes.

Todos ellos se han referido al éxito de repuesta a esta convocatoria, como demostraba la concurrida Aula Magna, y el acierto del eslogan elegido para  las Jornadas: “felicidad con sentido”.

El vicedecano de Psicología de la ULL ha destacado que uno de los grandes autores en el estudio de la felicidad, Seligman, suma 12.000 citas al año; en Google hay más de 17.000 referencias a estudios, y numerosas revistas científicas en esta materia.

Ha subrayado también que el bienestar es inherente a la Psicología, que la Psicología Positiva ha ido penetrando en toda la Psicología, y que las jornadas demuestran el interés y la relevancia de los estudios, “sin olvidar los problemas que de tipo teórico pueden surgir y que serán motivo de debate en este mismo foro”.

La decana en funciones del COP tinerfeño, se ha referido a la gratitud como ingrediente del bienestar, y ha repartido sus muchos agradecimientos hacia quienes han contribuido al éxito de participación en las Jornadas, con asistentes llegados de Méjico, Perú o Venezuela.

 

1 Commentario en "“Ser feliz no es fácil, los cambios vitales, como tener un hijo, reducen a corto plazo nuestra satisfacción”"

  1. Colaboro en este periódico y tengo derecho a opinar sobre la felicidad. Me rijo por los japoneses cuando dicen que la felicidad consiste en tener una sola razón para levantarte cada día y este caballero, tiene una, levantarse a comer el coco con su forma de vida, pero simplemente poder levantarse y ver el sol, ya es una razón para ser feliz. <Un saludo

Comentarios cerrados.