Destinan 18.000 euros al año para atender a las personas con trastornos alimentarios en Tenerife

El IASS financia la atención  que presta por medio de Alabente, en  los Servicios Insulares Especializados y Promoción de la Autonomía.

El Cabildo de Tenerife, a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), destina anualmente 18.000 euros para la atención a las personas que sufren trastornos alimentarios, por medio de  Alabente, la Asociación para la Liberación de la Anorexia y la Bulimia en Tenerife, a través de los Servicios Insulares Especializados y Promoción de la Autonomía que desarrolla el lASS.

Con motivo del Día Internacional de los Trastornos Alimentarios, que se celebra cada 30 de noviembre, la directora insular del IASS, Juana María Reyes, destacó la labor que desarrolla Alabente no sólo contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las personas que sufren trastornos alimentarios y sus familiares, sino también en la divulgación y concienciación sobre la anorexia y la bulimia, dos patologías especialmente frecuentes en nuestros días.

Alabente es una entidad que trabaja por mejorar el bienestar social de las personas con trastornos alimenticios, promoviendo estrategias para la concienciación, detección y tratamiento de personas con esta enfermedad. El principal objetivo es luchar para que las personas con trastornos de la conducta alimentaria y sus familiares actúen de forma conjunta y con la ayuda de profesionales.

Esta entidad ofrece un amplio abanico de actividades y servicios, destacando la información y asesoramiento, atención social, terapias individuales psicológicas para pacientes y familiares, terapias individuales diabéticas, terapias grupales, talleres, salidas, comedor terapéutico, escuela de familias, prevención en centros educativos e instituciones sociales y sanitarias.

Somos más que una imagen en el espejo, más que un número en la balanza, más que un plato de comida. Con este eslogan, se quiere concienciar de la lucha contra los trastornos alimenticios que existe en la actualidad y de las consecuencias que niños, adolescentes e incluso adultos pueden llegar a tener si no son tratados a tiempo. Se estima que afectan en todo el mundo siete de cada 1.000 mujeres y uno de cada 1.000 hombres padece estos trastornos.

Los trastornos alimenticios son enfermedades que tienen mucho que ver con la imagen y percepción de uno mismo. Las más conocidas son la anorexia y bulimia, pero en la actualidad se han encontrado muchas más enfermedades derivadas de estas. Uno de los conceptos fundamentales que hay que tener en cuenta para entender este tipo de trastorno, es que se trata de una enfermedad y no de una simple manía o capricho de quienes lo padecen.  Para prevenir o tratar a tiempo esta enfermedad, es importante que la sociedad tenga claro los aspectos y conductas que delatan a las personas que la padecen, así como también tomar conciencia de que con prohibiciones o retos no se cura, requiere de un tratamiento integral. La familia debe implicarse en la detección del problema, en el tratamiento y, por supuesto, en el fundamental agente preventivo.