CC-PNC Tenerife pide que se desarrolle un proceso participativo sobre la construcción del tren del sur

La consejera nacionalista, Coromoto Yanes, presentará una moción para que se consulte a la ciudadanía sobre la puesta en marcha del proyecto ferroviario.

El grupo de CC-PNC del Cabildo de Tenerife solicita el impulso de un proceso participativo sobre la puesta en marcha del tren del sur. La consejera nacionalista, Coromoto Yanes, presentará una moción en la próxima comisión plenaria con el objeto de “conocer en profundidad las postura de los distintos ámbitos de la Isla y donde se recojan las aportaciones que orienten la toma de decisiones del Cabildo. Estamos hablando de una infraestructura muy importante sobre la movilidad sostenible en toda la Isla que afecta a toda la población”.

Yanes asegura que el tren del sur “es lo suficientemente importante para ser sometido a la consideración de la ciudadanía, por lo que hay que definir un proceso por fases y vinculante que cuente con distintos pilares de la sociedad como el ámbito técnico, empresarial, ciudadanía, asociaciones y entidades públicas que permitan hacer una metodología inclusiva y colaborativa, entro otras cuestiones”. En ese sentido, señala que el coste ronda los 2.000 millones de euros que podrían ser financiados con fondos europeos, “pero primero hay que saber qué piensa y opina la ciudadanía sobre el tren del sur”.

Para ello, “es fundamental priorizar una coordinación transversal del proceso participativo en los órganos que se establezca desde el área de Participación Ciudadana y el área de Movilidad con representación de los agentes implicados”, asegura la consejera nacionalista, quien también defiende que hay que “garantizar la devolución de los resultados a la ciudadanía participante en el proceso para crear confianza, credibilidad y transparencia sobre el mismo”.

Para Coromoto Yanes, la participación de la ciudadanía en este proceso participativo “supondría una oportunidad para la Isla. Conseguir un consenso colectivo en el que las personas pasen a formar parte y tomar parte en los asuntos públicos hacen una sociedad más activa, democrática, sólida y corresponsable de un “todo” en el que “la persona” se sitúa en la prioridad de las acciones”.