El Cabildo de Tenerife renueva su apuesta por la prevención en drogodependencias y otras adicciones

Una de las actividades preventivas.

El Consejo Rector del IASS aprobó la firma de los convenios de colaboración con los ayuntamientos de los municipios de la Isla de menos de 20.000 habitantes.

El Cabildo, a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitario, IASS, renueva, un año más, su apuesta por la prevención de las drogodependencias y otras adicciones en la comunidad, haciendo especial hincapié en los niños y jóvenes; y lo hace con la aprobación de conveniod de colaboración con los ayuntamientos de municipios de menos de 20.000 habitantes, en virtud del I Plan Insular de Drogodependencias y otras Adicciones 2015-2023, que en esta ocasión cuenta con un presupuesto de más de 142.000 euros.

La decisión fue adoptada durante la celebración de la última sesión del Consejo Rector del IASS. Así, esta línea de trabajo con los municipios de la Isla de menos de 20.000 habitantes se realiza desde hace doce años, y son las propias instituciones municipales las que proponen y desarrollan sus proyectos de prevención.

La directora insular responsable del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria, Juana María Reyes, señala que “con estos convenios apoyamos económicamente los proyectos de prevención comunitaria de las drogodependencias que persiguen, también, la prevención y la sensibilización sobre los efectos dañinos del consumo de drogas”. “También pretendemos – señala- concienciar a la población sobre los problemas, daños y costes que se derivan del consumo de estas sustancias”.

Las acciones deben enmarcarse en el ámbito general de Promoción y Educación para la salud. Con ellas ha de concienciarse sobre la responsabilidad que tienen las personas con ellas y con el entorno. Otros de los objetivos de estos proyectos es retrasar la edad de inicio del contacto con las drogas, reducir los factores de riesgo y fomentar los de protección, con el fin de promocionar la salud y evitar el consumo de sustancias. De ahí que las edades con las que se actúa son desde los 5 hasta los 19 años.

Las actividades de ocio y tiempo libre que se realicen deben estar enfocadas en trabajar en la educación para la salud, por lo que al menos el 20 por ciento deben ser talleres o actividades formativas y educativas específicas sobre prevención.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram