El test genómico GPS™ indica qué hombres con cáncer de próstata son de alto riesgo

El cáncer de próstata es el cáncer más frecuente entre los hombres españoles.

El cáncer de vejiga es el cuarto cáncer más frecuente y la octava causa más frecuente de muerte entre hombres.

Oncotype DX® Genomic Prostate Score (GPS) o Bladder EpiCheck® ayudan a optimizar los recursos del sistema sanitario priorizando a pacientes de alto riesgo o descongestionando las listas de espera.

En un momento en el que la Sanidad atraviesa una situación delicada debido a la crisis por la COVID-19, muchos hospitales ven limitada su capacidad de seguir realizando las pruebas pertinentes a pacientes de cáncer, como son el de próstata o de vejiga, a pesar de ser dos de los más frecuentes en hombres. Por esta razón, innovadores tests como Oncotype DX® Genomic Prostate Score (GPS) o Bladder EpiCheck®, comercializados por Palex Medical en España, ayudan a optimizar los recursos del sistema sanitario priorizando a pacientes de alto riesgo y descongestionando las listas de espera.

El cáncer de próstata, el más frecuente entre los hombres españoles

Supone el 22% de los cánceres que se diagnostican. Además, sigue siendo el segundo con la mayor tasa de mortalidad, aunque esta ha disminuido en más de un 50% en los últimos 25 años gracias a la detección precoz. En la actualidad, todavía 33.000 hombres son diagnosticados de cáncer de próstata cada año en España, según informa la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Aproximadamente el 60 % de los casos se diagnostican en hombres mayores de 65 años, y la edad promedio del diagnóstico es 66 años, siendo raro que la enfermedad aparezca antes de los 40 años.

El único test que permite determinar la agresividad del tumor

Oncotype DX® Genomic Prostate Score (GPS), desarrollado por Exact Sciences, es elúnico ensayo genómico diseñado para hombres con cáncer de riesgo muy bajo, bajo e intermedio para ayudar a tomar decisiones de tratamiento en el momento del diagnóstico. Ayuda a identificar qué hombres con cáncer de próstata localizado pueden permanecer bajo vigilancia activa y cuáles deben recibir tratamiento inmediato. De esta manera, cuantifica la probabilidad de metástasis y muerte por cáncer de próstata, así como la patología favorable, definida como la ausencia de enfermedad de alto grado o enfermedad confinada a la próstata.

“Estos tests genéticos posibilitan saber que un tumor se comporta diferente en cada paciente y en base a esto podemos ofrecer un tratamiento personalizado a cada uno de ellos”, sostiene el Dr. Manuel Ángel Ruibal Moldes, uno de los urólogos con mayor experiencia en tratamiento de tumores de próstata, vejiga y riñón a nivel nacional, y miembro de Suturo, sociedad de urólogos especializados en estos mismos campos.

Experto en cirugía mínimamente invasiva, tanto en laparoscopia como en cirugía robótica, el Dr. Ruibal afirma que “la forma más eficaz para lograr curar el cáncer de próstata y vejiga es sin duda la detección precoz. Los pacientes y familias que se enfrentan a un diagnóstico de cáncer de próstata tienen muchas preguntas y decisiones difíciles que tomar. Herramientas como el test GPS™ nos ayudan a definir el mejor plan de tratamiento, así como a orientar en la toma de decisiones a cada paciente, ofreciéndoles respuestas a sus preguntas y confianza en la vía de tratamiento elegida”. Por esta razón, en sus clínicas de Pontevedra y Sevilla se presta especial atención a este aspecto para poder ofrecer el mejor tratamiento individualizado para cada paciente.

El test GPS™ es crítico para el tratamiento de pacientes Gleason 3+3 (GG1) y Gleason 3+4 (GG2). La escala de Gleason es un sistema que se emplea para medir el grado de agresividad de un cáncer de próstata, y en un número significativo de casos, el Gleason de la biopsia difiere del Gleason patológico. En este sentido, el test genómico ofrece información crucial para ayudar a orientar las decisiones de tratamiento puesto que está basado en genes representativos de las 4 vías específicas del cáncer de próstata.

El test genómico GPS™ está incluido en las directrices de las guías urológicas americanas como una opción de prueba molecular a considerar en pacientes con cáncer de próstata de riesgo clínico muy bajo, bajo e intermedio, siendo este último subgrupo ampliamente analizado en la reciente publicación de Cullen para la toma de decisiones más allá de la cirugía (quimioterapia y radioterapia). De la misma manera, se encuentra incluido en guías europeas desde 2018 como el único test que permite determinar la agresividad del tumor, y está respaldado por numerosos estudios de desarrollo, validación e impacto clínico, con más de 33.000 de pacientes, que avalaron los objetivos del test GPS.

Ventajas económicas para el sistema de salud

Un estudio sobre los ‘Datos de impacto presupuestario del ensayo Oncotype DX Genomic Prostate Score en pacientes con cáncer de próstata localizado en Alemania’ publicado durante 2020,determina un ahorro en 5 años de hasta 2.690 euros por paciente, siendo la reducción en prostactetomías radicales el factor que más impacta en el valor global.

El cáncer de vejiga, el cuarto cáncer más frecuente

Por otro lado, en muchos casos, el cáncer de próstata se ve relacionado con un diagnóstico por cáncer de vejiga y viceversa. El cáncer de vejiga afecta a más de 17.000 hombres al año, según datos de la SEOM, y es la octava causa más frecuente de muerte entre hombres, cuatro veces más frecuente que en las mujeres. Aproximadamente el 90% de las personas con cáncer de vejiga son mayores de 55 años y la edad promedio en el momento del diagnóstico es de 73 años.

Estos pacientes presentan un riesgo mayor al ser más expuestos a la COVID-19, de manera que algunos dudan si acudir o no al hospital. La interrupción de un seguimiento adecuado puede incrementar el riesgo de recurrencia tumoral, de manera que un biomarcador urinario podría mejorar la adhesión al seguimiento.

El test que consigue descongestionar las listas de espera

El test epigenético Bladder Epicheck® (CE-IVD), desarrollado por  la compañía israelí Nucleix, es el único marcador epigenético del mercado que ofrece un valor cuantitativo para el seguimiento de pacientes con cáncer de vejiga. Se trata de una solución no invasiva basada en un análisis de PCR a tiempo real, partiendo de orina de micción espontánea.

Además, es una técnica simple, asequible, estandarizada y reproducible, con un resultado preciso y objetivo, que está validada desde 2018 por el estudio europeo multicéntrico que publica los resultados de un ensayo clínico multicéntrico, prospectivo y ciego; y numerosos trabajos de monitorización a nivel europeo.

Bladder EpiCheck® analiza alteraciones en los patrones de metilación del DNA asociados a la enfermedad y se le atribuye una sensibilidad del 92%, una especificidad del 88% y unvalor predictivo negativo del 99%, excluyendo los casos Ta-LG.  Estos valores analíticos son los que permiten sustituir algunas de las cistoscopias de seguimiento por esta prueba no invasiva.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram