Noticias Tenerife ¿Debemos obedecer a los agentes de tráfico sobre el resto de señalización?

- Publicidad -

¿Debemos obedecer a los agentes de tráfico sobre el resto de señalización?

Hablaremos sobre quiénes son los agentes de tráfico y qué funciones realizan, cómo interpretar las órdenes e indicaciones de los agentes y si debemos o no acatarlas

Si lo que buscas una respuesta rápida sobre si debemos hacer caso a las señalizaciones de los agentes de tráfico aun cuando en la pista existen otras señalizaciones, la respuesta es Sí. Sin embargo te invitamos a que leas en qué casos se aplica esta norma, porque debemos colaborar y cuáles son estas señales que realizan los agentes para indicarnos lo que debemos hacer.

Los agentes de tráfico son los encargados de regular la circulación en las vías públicas y de velar por la seguridad vial. Estos pueden ser Policías Locales, y la Guardia Civil, aunque hay casos especiales donde también realizan estos controles la Policía Nacional. E incluso operativos donde los funcionarios de los distintos cuerpos realizan el control vial.

Su función es esencial para garantizar el orden y la fluidez del tráfico, especialmente en situaciones de emergencia, obras, eventos o congestión. Aunque también realizan control de personas, control de documentación para el uso de vehículos y control en el tráfico de estupefacientes que pueda ser transportado por los coches en las carreteras, estos últimos suelen darse acompañados por policías caninos.

Según la normativa vigente, los agentes de tráfico tienen prioridad sobre el resto de señales de circulación. Esto significa que sus órdenes e indicaciones prevalecen sobre las señales verticales, horizontales o luminosas que puedan existir en la vía. Los usuarios de la vía están obligados a obedecer a los agentes y a adaptar su comportamiento al mensaje que transmiten.

Los agentes de tráfico pueden utilizar señales visuales y acústicas para comunicarse con los conductores y peatones. Por lo que sugerimos siempre prestar atención a los oficiales y colaborar con el trabajo que están realizando.

¿Por qué debemos obedecer a los agentes de tráfico?

Las señales visuales pueden ser gestos con las manos o brazos, banderolas o paletas luminosas. Las señales acústicas pueden ser silbidos o sirenas. Los conductores deben estar atentos a estas señales y saber interpretarlas correctamente.

El incumplimiento de las órdenes e indicaciones de los agentes de tráfico puede suponer una infracción grave o muy grave, según el caso. Además, puede poner en riesgo la seguridad propia y ajena al provocar accidentes de tráfico o alteraciones del mismo.

La normativa general de circulación se actualiza periódicamente para adaptarse a las nuevas necesidades y realidades del tráfico. Sin embargo, el principio básico de respetar y obedecer a los agentes de tráfico se mantiene como una garantía de convivencia y protección en las vías públicas.

¿Cuáles son las señales que dan los agentes para dar órdenes a los conductores?

Las señales de manos o brazos que dan los agentes de tráfico pueden ir acompañadas de sonidos o luces, estas son las siguientes:

– Brazo levantado verticalmente: obliga a detenerse a todos los usuarios de la vía que se acerquen al agente, salvo a los que no puedan hacerlo en condiciones de seguridad suficiente. El agente puede indicar el lugar donde debe efectuarse la detención.

– Brazo o brazos extendidos horizontalmente: obliga a detenerse a todos los usuarios de la vía que se acerquen al agente desde direcciones que corten la indicada por el brazo o los brazos extendidos y cualquiera que sea el sentido de su marcha.

– Brazo que se mueve de arriba a abajo: indica la obligación de reducir la velocidad a los vehículos que se acercan al agente tanto de frente como por detrás por el lado que señala el brazo del agente.

– Balanceo con señal lumínica: indica la obligación de detenerse al vehículo al que va dirigida la señal. El agente puede apuntar con la linterna o paleta luminosa al vehículo o conductor al que ordena detenerse.

– Silbato: indica atención y alerta. Puede acompañar a otras señales visuales.

¿En qué casos excepcionales no se debe obedecer agentes de tráfico?

En general, se debe obedecer siempre a las órdenes e indicaciones de los agentes de tráfico, ya que tienen prioridad sobre el resto de señales y normas de circulación. Además cuentan con un entrenamiento para realizar este tipo de gestiones que suelen darse por alguna eventualidad en la carretera u operativos de control.

No hacerlo puede suponer una infracción grave o muy grave y conllevar multas económicas y pérdida de puntos del carnet. Sin embargo, hay algunos casos excepcionales en los que no se debe obedecer a los agentes de tráfico. Estos casos son:

– Cuando el agente no está debidamente identificado como tal o no lleva el uniforme reglamentario.

– Cuando el agente da una orden ilegal o contraria a la Constitución o a los derechos humanos.

– Cuando el agente da una orden que pone en peligro la vida o la integridad física del conductor, de los ocupantes del vehículo o de otros usuarios de la vía.

En estos casos, el conductor puede negarse a obedecer al agente y solicitar la presencia de otro agente superior o de una autoridad judicial. También puede recurrir la multa si se le impone por desobediencia.

¿Si un agente de tráfico te multa, como puedes reclamar?

Si quieres recurrir una multa que se te ha impuesto en desobediencia por una orden ilegal de un agente, debes seguir estos pasos:

Presentar una alegación en el plazo de 20 días naturales desde la notificación de la multa. Debes dirigirte a la Jefatura de Tráfico o al Ayuntamiento correspondiente según el tipo de agente que te multó. En la alegación debes explicar los motivos por los que consideras que la orden era ilegal y aportar las pruebas que tengas (testigos, grabaciones, documentos, etc.).

Si la alegación no es aceptada, puedes presentar un recurso de reposición en el plazo de un mes desde la resolución desfavorable. Debes volver a exponer tus argumentos y pruebas y solicitar que se revise tu caso.

Si el recurso de reposición tampoco es aceptado, puedes acudir a la vía judicial y presentar una demanda contencioso-administrativa ante el juzgado competente. Tienes un plazo de seis meses desde la resolución desfavorable del recurso de reposición. En este caso necesitarás un abogado y un procurador para defender tu causa.

En cualquier caso, si has pagado la multa antes de recurrirla, puedes solicitar su devolución si finalmente se anula o se reduce. Para ello debes rellenar un impreso de solicitud de devolución y adjuntar el justificante del pago y la resolución favorable.

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias