El investigador Javier Pérez Barea de Universidad Loyola crea un software para evaluar, comparar y optimizar la RSC en las empresas

Javier Pérez Barea, primer y único español ganador de la Competición Mundial sobre Responsabilidad Social Corporativa CoBS 2020, ha desarrollado un programa informático denominado improCSR Global System que permite evaluar, comparar y optimizar la responsabilidad social de las empresas en el escenario provocado por el covid-19. En la actualidad, el programa, en fase beta, se está testeando gracias a la colaboración de Ricardo Espantaleón de la Universidad de Córdoba (UCO) e investigadores de Bozok University (Turquía), The University of Nottingham (Reino Unido) y el Instituto de Empresa Business School (Madrid).

El programa desarrollado por el doctor en Computación Avanzada, se fundamenta en una serie de algoritmos y consiste en una base de datos mediante matrices bidimensionales variables. Tiene como principal función el almacenamiento de información relativa a las acciones de responsabilidad social corporativa que las empresas están desarrollando para alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la situación actual provocada por la pandemia, permitiendo así su evaluación, optimización de las estrategias llevadas a cabo y comparación con el sector en el que operan.

En este sentido, improCSR Global System permite conocer y medir el rendimiento general que las empresas desarrollan en materia de RSC en función de los 17 objetivos que promulga la Organización de las Naciones Unidas; permitiendo optimizar las estrategias por años hasta el 2030, fecha que en su día escogió la Asamblea General de la ONU adoptando la Agenda 2030 como fecha límite para poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales. Dado que el programada la posibilidad de almacenar información de más de mil millones de empresas, se genera una base de datos que permite la comparación entre las mismas mediante otra función implementada en el mismo.

Finalmente, el programa informático nacido bajo el concepto de “slow strategy” no descarta poner en marcha alguna operación de crowdfunding para poder expandirse e implementarse a nivel nacional e internacional, con el fin de ayudar a las empresas a potenciar su responsabilidad social, a incrementar su valor corporativo y maximizar beneficios en la actual situación provocada por el covid-19.