Lydia Domínguez regresa a Fasnia con una beca de la Fundación PepsiCo por su proyecto Aires del Apartadero

Lydia Domínguez Tejera

La Fundación PepsiCo entrega sus diez becas destinadas a proyectos rurales de mujeres en el V Encuentro Anual Ruraltivity, cada beca valorada en 5.000 euros.

Hoy se ha celebrado en Madrid el V Encuentro Anual Ruraltivity de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR) donde la Fundación PepsiCo ha premiado a diez proyectos en fase de negocio liderados por mujeres del ámbito rural, otorgándoles soporte financiero con becas de 5.000€ cada una.

Esta iniciativa ha premiado proyectos enmarcados dentro del sector agrario y la economía circular y ayudará a las emprendedoras a impulsar sus negocios sin necesidad de abandonar sus pueblos.

El evento, que ha tenido lugar en el salón de actos de CaixaBank en Madrid, ha contado con 300 mujeres rurales a las que han acompañado Isabel Rodríguez, ministra de Política Territorial del Gobierno de España, el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, de Teresa López, la presidenta de FADEMUR y Marta Puyuelo, directora de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de PepsiCo.

“Es todo un orgullo poder ayudar a través de las becas de la Fundación PepsiCo a diez emprendedoras a hacer realidad sus proyectos de vida. Unos proyectos que no solo generan riqueza y evitan la despoblación en las zonas rurales donde se desarrollan, sino que también contribuyen a la sostenibilidad. Ese es el verdadero objetivo de Ruraltivity, combatir la desigualdad y la falta de oportunidades de empleo para las mujeres en el campo”, ha afirmado Marta Puyuelo, directora de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de PepsiCo.

Marta puyuelo Fundación PepsiCo

Marta Puyuelo

En tan solo un año los proyectos de Ruraltivity se han incrementado en un 54,24% con respecto al año anterior. En total, Ruraltivity acompaña 327 iniciativas de negocio en 238 municipios rurales de 10 comunidades autónomas.

Un 40% de los proyectos están liderados por mujeres menores de 40 años y el 66% se localizan en municipios de menos de 5.000 habitantes.

Según ha remarcado la presidenta de FADEMUR Teresa López “que esos proyectos salgan adelante es estratégico para sus pueblos y para el país. Tiene todo el sentido que esta Fundación ligada a una empresa agroalimentaria haya querido apoyar una iniciativa como Ruraltivity”, indicando que los emprendimientos del sector agroalimentario son los más numerosos ya que representan un 37% del total.  

Además del apoyo de la Fundación PepsiCo, para desarrollar su lanzadera de emprendimiento rural Ruraltivity FADEMUR también cuenta con el respaldo del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

 Los diez proyectos premiados han sido los siguientes:

  • Lucía Sáez con Quesería Jaramera: Un proyecto de artesanía alimentaria que consiste en la elaboración de lácteos con productos de base vegetal en Torremocha de Jarama (975 habitantes, Madrid).
  • Lydia Domínguez con Aires del Apartadero: Un cultivo de frambuesa y mora ecológicas en Fasnia (2.768 habitantes, Santa Cruz de Tenerife) que se utiliza para elaborar granolas artesanales a través de sinergias con otras cinco mujeres rurales.
  • María Victoria Sequeiro con Eco Giro al Sol: Una Eco Huerta familiar en (6.121 habitantes, Málaga) que rescata alimentos imperfectos para crear snacks saludables con energía limpia y sostenible gracias a un sistema de deshidratación ecológico creado, patentado y comercializado por sus fundadores.
  • Mª Isabel Fernández con Vinos artesanos Altomira: Elaboración de vinos gourmet artesanos y ecológicos en Mazarulleque, en el Valle de Altomira (84 habitantes, Cuenca).
  • Elena Sánchez con el Centro de Cata e Interpretación del Olivar AOVE La Común: Un proyecto de recuperación de un olivar tradicional en Alcocer (326 habitantes, Guadalajara) que aspira a implementar una oferta de oleoturismo con arte, biodiversidad y cultura en una zona donde nunca se han desarrollado estas iniciativas.
  • Nazaret Mateos con EntreSetas y Fogones: Un proyecto de bioconstrucción de una sala de envasado energéticamente sostenible en Paredes de Nava (Palencia), en un espacio dotado de placas solares con una cubierta verde que favorece el tránsito de animales.
  • Susana Lahuerta con Laurel & Tomillo: Un proyecto agroalimentario en Lagueruela (78 habitantes, Teruel) dedicado a la elaboración de conservas gourmet utilizando materias primas de cercanía y apostando por procesos y materiales sostenibles.
  • Elena González con Granja Las Villanas: Una pequeña explotación de gallinas camperas en Campillo de Aranda (162 habitantes, Burgos) que promueve el bienestar animal con técnicas de ganadería y agricultura regenerativa.
  • Natalia del Águila García con Las Delicias del Palacio del DeánSe trata de un obrador en Villamiel (426 habitantes, Cáceres) de conservas vegetales ecológicoque utiliza excedentes de frutas y hortalizas ecológicas para elaborar mermeladas, zumos, deshidratados o cremas.
  • Silvina Muñoz con Algareira® by Silvina Muñoz: Un negocio de repostería en Xaviña Camariñas (5.322 habitantes, A Coruña) con productos ecológicos para personas con problemas alimentarios como intolerancias o alergias.

Proyecto Aires del Apartadero de la concursante de Fasnia

Lydia Domínguez Tejera es una emprendedora que ha estudiado enología y que empezó en este mundo haciendo visitas guiadas y catas.

Un día sintió que quería cambiar su vida y hacer lo que realmente deseaba. Dejó la bodega donde trabajaba y sus padres le cedieron un terreno que llevaba más de 30 años sin cultivarse. Al mismo tiempo surgió la oportunidad de presentar su proyecto para obtener una subvención del Gobierno de Canarias.

Lydia decide presentar su proyecto para optar a esta subvención y escogió el cultivo de la frambuesa y mora ecológica.  ¿Por qué? Se trata de unas frutas importadas desde la península que conllevan un aumento en la huella de carbono y en las emisiones de gases de efecto invernadero.

El objetivo pues era claro: disminuir dicha huella, contribuyendo a minimizar los efectos del cambio climático. El proyecto fue aceptado por el Gobierno de Canarias y Lydia se convirtió en la primera persona y mujer en cultivar este tipo de frutas ecológicas en Canarias.

Lydia se muda a Fasnia, donde se ubica el terreno, y empieza a cultivar frambuesas y moras ecológicas. A este proyecto le llama “Aires del Apartadero”.  Apartadero porque la finca se sitúa apartada de la ciudad; y aire por sinónimo de libertad y por crear la vida que ella quiere.

Actualmente en la finca hay 1.000 plantas de frambuesa y 300 de mora. La recolección se lleva a cabo en su momento óptimo de maduración y se meten directamente en cajas fabricadas de papa totalmente ecológicas, pues se pueden compostar en 160 días.

La distribución de “Aires del Apartadero” se basa en tiendas ecológicas, mercados, restaurantes de la isla y pequeños comercios para generar una economía de kilómetro cero.

La sostenibilidad, el valor fundamental de “Aires de Apartadero”.

Lydia no usa productos que afecten al cultivo y tampoco usa químicos ni plásticos.

Respeta y mantiene la flora autóctona de la zona y lleva a cabo prácticas regenerativas del suelo.

Al ser un producto fresco, con las dificultades que ello conlleva, Lydia decide crear otro tipo de producto que surge con la colaboración de otros proyectos de la isla.

Congela las moras y las frambuesas y crea una granola artesanal; una granola en la que forman parte 5 mujeres más, todas vinculadas al mundo de la agricultura y de la misma isla.

Lydia es una de las emprendedoras premiadas con una de las 10 primeras Becas Ruraltivity que concede la Fundación PepsiCo y que está valorada en 5.000 euros.

El objetivo es que Lydia y otras mujeres rurales puedan hacer realidad sus proyectos de vida.

El impulso de estas becas forma parte de la colaboración de la Fundación PepsiCo con Ruraltivity para apoyar a miles de mujeres rurales de toda España y dar salida a cerca de 250 proyectos de emprendimiento. La colaboración supone una donación económica para incrementar el impacto de la lanzadera Ruraltivity con el objetivo de luchar contra la despoblación rural y romper la breca de género en el sector de la agricultura.

Sobre la alianza entre la Fundación PepsiCo y Ruraltivity

La otorgación de estas becas es solo una de las patas de la colaboración entre la Fundación PepsiCo y FADEMUR.

El equipo de PepsiCo también ha impartido un ciclo de talleres para ayudar a 130 emprendedoras a estimular sus negocios aportándoles formación sobre estrategias para el consumidor, marketing, comunicación, data y sostenibilidad y muy recientemente un taller presencial en Salamanca sobre agricultura regenerativa, en el que participaron 25 emprendedoras.

Además, PepsiCo también ha participado en la iniciativa ‘Apadrina a una emprendedora’, en la que el trabajo entre una persona voluntaria y una emprendedora es personal y continuado en el tiempo.

El objetivo de la Fundación Pepsico es potenciar las iniciativas de autoempleo, poniendo especial foco en el empoderamiento y emprendimiento femenino. Se abordan así los dos principales retos en las zonas rurales de España: la despoblación y la falta de disponibilidad de oportunidades laborales para las mujeres.

En total, se brinda soporte y formación a miles de mujeres rurales que participan cada año en las actividades de Ruraltivity.  

Esta alianza se enmarca en pep+ (PepsiCo Positive) la nueva estrategia de la compañía con la sostenibilidad en el centro, y que también incluye como pilar fundamental el apoyo a las comunidades para contribuir a la mejora de sus medios de vida.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram