Ya se han retirado 2.500 toneladas de neumáticos del Complejo Ambiental de Arico

El presidente de la corporación insular, Pedro Martín, acompañado del consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina, entre otras autoridades, supervisó hoy los trabajos de eliminación de este material que suponía un grave riesgo ambiental y que lleva en las instalaciones más de 15 años.

Se prevé que antes de que acabe el presente año se complete la retirada de la totalidad de las casi 8.000 toneladas acumuladas en el Complejo Ambiental.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, ha visitado esta mañana los trabajos de retirada de las casi 8.000 toneladas de neumáticos fuera de uso que se acumulan por todo el Complejo Ambiental de Tenerife (CAT), ubicado en el municipio de Arico. Acompañado del consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina, de la vicepresidenta segunda del Cabildo de Tenerife, Berta Pérez, de la senadora por esta isla, Olivia Delgado, y del alcalde de Arico, Sebastián Martín, el presidente insular supervisó las labores  que lleva a cabo la máquina trituradora de neumáticos y visitó otras instalaciones del Complejo Ambiental. Hasta la fecha, y desde finales de octubre, se ha procedido ya a la retirada de unas 2.500  toneladas de neumáticos, por lo que quedarían por tratar algo más de  5.300 toneladas.

Los trabajos previos para la retirada y eliminación de los cerca de 8.000 toneladas de neumáticos, material que llevaba más de 15 años en estas instalaciones, han consistido en la construcción de una losa de hormigón que se ha ejecutado sobre el fondo de saco del polígono para colocar sobre ella la máquina trituradora de neumáticos, que comenzó los trabajos en el mes de octubre y cuya conclusión se prevé para antes de que finalice el año.

“El objetivo de esta actuación, que cuenta con un presupuesto de 2,1 millones de euros, es poder eliminar todo este material y recuperar el espacio que estaba ocupando y superar así una asignatura pendiente de muchos años, como era el tratamiento de los neumáticos”, detalló Pedro Martín, quien destacó también otros importantes proyectos del Complejo Ambiental, como la reforma de la nave de la planta de bioestabilización, con una inversión de alrededor de un millón de euros,  y la planta de envases,  “a cuyas mejoras se han destinado cerca de tres millones de euros, lo que permitirá adaptarla a las nuevas circunstancias al poder disponer de más de 17.000 toneladas al año para el tratamiento de este material”.

“Con todas estas obras, el Complejo Ambiental se pone al día, avanzando en la línea no tanto de depositar residuos, sino, sobre todo, en el objetivo que nos marca la Unión Europea de reutilizar y separar todo el material que llega y evitar que siga ocupando más espacio y más territorio”, remarcó.

Por su parte, el consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina, subrayó la imperante necesidad de proceder a la retirada de estos neumáticos, “que estaban generando una situación administrativa y de conservación complicada” y, por eso, el Cabildo decidió actuar para su eliminación. Rodríguez Medina señaló que una vez triturado el neumático se traslada a la Península para “que pueda ser valorizado y dejar de hablar así de un residuo y comenzar hablar de un recurso, cuya salida puede ser la valorización energética o el aprovechamiento industrial, como el asfaltado de vías o el pavimento de parques infantiles”. El consejero afirmó que “el plazo de ejecución de estos trabajos es de seis meses, si bien la empresa adjudicataria ha dicho que los trabajos avanzan a buen ritmo y seguramente el periodo se acorte de manera significativa, por lo que antes de final de año podremos estar hablando de que esas casi 8.000 toneladas de neumáticos estén fuera de la isla de Tenerife”.

El proyecto de retirada y posterior tratamiento de los residuos históricos de neumáticos fuera de uso, que lleva a cabo la empresa Gescaneus S.L., incluye la trituración y eliminación de estos. Los neumáticos se lavan antes para eliminar la tierra y evitar el deterioro de las cuchillas de la trituradora y, una vez libres de tierra, se trituran y se trasladan fuera del complejo ambiental. Los neumáticos se extraen a través de medios mecánicos desde las diferentes zonas en las que se encuentran acopiados, algunos de ellos enterrados y otros en superficie. Una vez finalizados los trabajos se desmontará la instalación para dejar disponible esa parcela.

Además de los trabajos de eliminación de los neumáticos, el presidente visitó la planta de bioestabilización, en la que se está reparando su cubierta para su puesta en funcionamiento, lo que supondrá poder tratar 76.000 toneladas al año de materia orgánica.

También se visitó la celda de vertido y la planta de envases, en las que está previsto llevar a cabo la automatización y aumento de capacidad de tratamiento. En un principio, se diseñó para un régimen de tratamiento de 7.000 toneladas al año frente a las más de 10.000 toneladas al año que procesa en la actualidad. Los trabajos permitirán evitar el colapso de la planta al pasar a poder tratar más de 17.000 toneladas al año, pudiendo absorber con ello el presumible incremento de envases ligeros separados en origen.