Se acometerá un desvío desde el enlace de Cho hasta el de Chafiras, durante dos noches

La Consejería de Obras Públicas informa de que los trabajos previstos se desarrollarán, en horario nocturno, desde el próximo martes, 24 de agosto, hasta el jueves 26.

Las obras permitirán acometer la construcción del paso inferior 53+572 del enlace de Oroteanda.

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, procederá la próxima semana al desvío del tronco de la autopista TF-1, a la altura del enlace de Oroteanda, hacia el lado mar, durante dos noches. Estos trabajos se desarrollan para avanzar las obras del tercer carril de la autopista del sur de Tenerife, entre San Isidro y Las Américas, en el término municipal de San Miguel de Abona.

La Dirección General de Infraestructura Viaria quiere, de esta forma, aprovechar la bajada significativa en la densidad del tráfico, que se sitúa en estos meses en los 45.000 vehículos de media diarios, -menos de la mitad que el resto del año-, para acometer la construcción del paso inferior 53+572 del enlace de Oroteanda.

Estos trabajos obligan a desviar la autopista TF-1 hacia el lado mar. Para ello, se acometerá un desvío desde el enlace de Cho hasta el de Chafiras durante dos noches, desde las 22.00 horas hasta las seis de la mañana del día siguiente. La primera noche, del 24 al 25 de agosto, se pondrá en servicio la calzada, lado mar del bypass sentido Santa Cruz; mientras que la segunda noche, del 25 al 26 de agosto, la circulación se realizará por la calzada del lado montaña, sentido Adeje.

La Consejería informa de que estas desviaciones se realizan para garantizar la seguridad de los trabajos y realizar los entronques entre la actual autopista y el bypass. Para ello, es necesario sacar todo el tráfico entre el enlace de Las Chafiras- salida 62- y el enlace de Parque de la Reina-Cho -salida 65- por el polígono de Las Chafiras y la TF-655. Durante las dos jornadas nocturnas se llevarán a cabo labores de asfaltado, movimiento de barreras de hormigón, y la colocación de la señalización horizontal y vertical correspondiente para dar acceso al tráfico.

La duración estimada de los trabajos, que se llevarán a cabo para ejecutar el paso inferior de Oroteanda, es de dos meses y medio. Las obras que se desarrollen supondrán una descarga importante de tráfico del enlace de Las Chafiras, y permitirán a los usuarios de la zona tener nuevas entradas y salidas desde y hacia la autopista TF-1.

Desde la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda se solicita a los conductores extremar las precauciones y a respetar la señalización circunstancial que se va a instalar en los tramos afectados.