Propietarios en el hotel Alborada, Ten Bel, denuncian falta de seguridad, higiene y mantenimiento

El hotel ha pasado por distintas empresas de explotación «a cual peor», según propietarios, siendo la última Annapurna que fue desalojada con fecha 20 de junio de 2019.

Propietarios manifiestan que «el hotel carece de las mínimas medidas de seguridad, protección contra incendios, calidad del agua y mantenimiento de la piscina, lo cual ya se informó en el año 2019, además se están cayendo cascotes de las terrazas y no se arreglan».

El hotel Alborada Ocean Club, propiedad de Ten Bel Turismo S.L, situado en Las Galletas, Arona, sigue inmerso en la controversia, esta vez por la denuncia pública de propietarios particulares, que demandan severas situaciones de abandono e inseguridad en el mismo. Este hotel es una comunidad mixta con casi el mismo número de propietarios particulares como en explotación por el hotel, entrando en junta de acreedores hasta el 21/04/2020 fecha en la cual se dictó el cese del Administrador Concursal.

Los propietarios expresan que este hotel carece de las mínimas medidas de seguridad, protección contra incendios, calidad del agua y mantenimiento de la piscina, lo cual ya informaron en el año 2019. «El hotel no levanta cabeza, mala gestión, falta de interés, etc. o que quieren ir a la quiebra total, mientras tanto, sentimos que ningún organismo hace nada para obligarles a hacer lo mínimo e indispensable para que un hotel pueda seguir en funcionamiento, necesita personal, vigilancia, higiene, mantenimiento en general, etc. que en ningún caso cumple las medidas necesarias y tampoco deja a la comunidad de propietarios hacer nada para mejorarlo».

De igual forma muestran su indignación al no entender como a pesar de las malas prácticas que hacen de sus instalaciones, mala gestión de las concesiones para su explotación, como el útimo caso de Annapurna, no hay ningún organismo oficial que les sancione y les obligue a cumplir con sus obligaciones.

Además en temas de seguridad, se están cayendo cascotes de las terrazas y no se arreglan, «hasta que un día tengamos una desgracia y se pongan las medidas demasiado tarde» y en cuanto a la higiene, hay varias plagas que atender, cómo gusanos, moscas y cucarachas.

«Con todo esto, queremos que sean conocedores de la situación tan lamentable en que se encuentra actualmente el edificio de Alborada Ocean Club, por si en algún momento pueda acaecer un problema aún más gordo y aleguen que no estaban informados, y también que sean conocedores de cómo nos sentimos los propietarios impotentes ante esta situación. Ante todas las anomalías que se describen, falta de medidas de seguridad, higiene, mantenimiento de las instalaciones, etc., todo esto, no solo nos afecta a los propietarios, también al turismo que venía y viene a Las Galletas, y como no, también ​los comentarios que repercuten en la imagen de la isla, ya que todos estos conflictos, huelgas, manifestaciones en la calle, quedan reflejados en las redes sociales». Muestra de esto último es lo ocurrido a finales de 2019, cuando el medio británico The Mirror, publicó el pasó decepcionante y terrorífico de una familia que pasó su estadía vacacional en el hotel y terminaron afirmando que este era como un «aparcamiento en ruinas», diciendo: «El edificio se estaba desmoronando, había escombros cayendo en el exterior con nidos de abejas y avispas. Había nidos de cucarachas en los armarios».

Para ver la noticia completa de la publicación de The Mirror pincha Aquí.