Arona alcanza su mayor presupuesto de los últimos años en ayudas sociales con otra modificación de crédito

El Ayuntamiento de Arona está preparando una nueva modificación de crédito de 300.000 euros para volver a ampliar el presupuesto del Patronato de Servicios Sociales y que el área pueda continuar impulsado ayudas y medidas sociales para las vecinas y vecinos más afectados por esta crisis económica.

Además de la anterior modificación del crédito de 300.000 euros, aprobada en el pleno municipal de julio, la corporación municipal ha sumado a las arcas iniciales del Patronato 2,2 millones derivados del superávit del ejercicio de 2019, elevando la inversión en ayudas de emergencia social en 3,5 millones de euros, hasta el momento.

El Ayuntamiento de Arona está preparando una nueva modificación de crédito, de 300.000 euros, para volver a ampliar el presupuesto del Patronato de Servicios Sociales, con la concejala Elena Cabello al frente, y que el área pueda continuar ofreciendo ayudas fundamentales a la población, reforzando el escudo social y contrarrestar las consecuencias sociales y económicas ocasionadas por la pandemia del coronavirus.

Esta modificación no es la primera ampliación del presupuesto de Servicios Sociales que el Ayuntamiento de Arona ha llevado a cabo. Además de la anterior modificación del crédito de 300.000 euros, aprobada en el pleno municipal el pasado mes de julio, hay que sumar a las arcas iniciales del Patronato los 2,2 millones derivados del superávit del ejercicio de 2019, elevando la inversión en ayudas de emergencia social en 3,5 millones de euros, hasta el momento.

Este es el mayor presupuesto en ayudas de emergencia social que ha manejado el área de Servicios Sociales en los últimos años, con un aumento de casi el 300% con respecto a lo que venía siendo habitual.

Desde que comenzara la pandemia de coronavirus, el Ayuntamiento de Arona ha impulsado ayudas y medidas sociales para las vecinas y vecinos más afectados por esta crisis económica, entre ellas, el banco de alimentos no perecederos, la creación del banco de alimentos perecederos, el apoyo a domicilio, la duplicación de la plantilla de Servicios Sociales, la puesta en marcha de un albergue municipal para las personas sin hogar, el refuerzo de la actividad de la Unidad Móvil de Emergencia Social o las medidas de atención a mayores y personas dependientes, a quienes también se sirvió a domicilio tanto alimentos como fármacos y se les presta apoyo psicológico, han supuesto.