Noticias Tenerife El freno de Tambor, Causas de su Avería y cómo Cambiarlo

- Publicidad -

El freno de Tambor, Causas de su Avería y cómo Cambiarlo

El freno de tambor es uno de los dispositivos de seguridad más importantes en un vehículo. Está diseñado para disminuir la velocidad del coche y detenerlo cuando sea necesario.

Si este elemento no funciona adecuadamente, puede generar importantes riesgos tanto para el chofer como para sus acompañantes.

En este post te daremos toda la información sobre la elección y sustitución de los frenos de tambor en autodoc.es. Conocerás las causas más comunes de la avería del freno de tambor y cómo cambiarlo para mantenerte siempre seguro en tu auto ¡Acompáñanos!

¿Cómo funciona el Freno de Tambor?

Lo primero que debes tener en cuenta es que el freno de tambor, también conocida como freno de campana, es un tipo de freno que funciona a partir de la fricción de un par de zapatas.

Éstas se presionan contra la superficie interior de un tambor giratorio, estando éste conectado a la rueda o al eje.

El tambor gira con las ruedas y, justo cuando se activa el freno, las zapatas son presionadas contra el tambor a fin de generar fricción para detener el coche (Se obtuvo esta información sobre frenos de tambor de es.wikipedia.org).

Ventajas de los Frenos de Tambor

  • Son duraderos: Los frenos de tambor pueden durar mucho tiempo si se mantienen adecuadamente.
  • Fácil mantenimiento: No requieren mucho mantenimiento y generalmente solo necesitan una afinación ocasional.
  • Costo: Los frenos de tambor suelen ser más baratos que los frenos de disco.
  • Mejor en situaciones de agua: Son mejores en situaciones húmedas y mojadas como la lluvia o el barro.
  • Menos sensibles a la vibración: Son menos sensibles a la vibración, lo que los hace menos propensos a problemas relacionados con este factor.
  • Menos ruido: Los frenos de tambor producen menos ruido que los discos.

Causas de la Avería del Freno de Tambor

  1. Desgaste excesivo: El desgaste excesivo de los elementos del freno de tambor puede hacer que el freno deje de funcionar correctamente. Esto puede deberse a un mal mantenimiento o al uso intensivo del vehículo.
  2. Sobrecalentamiento: El proceso de fricción entre las zapatas, las ruedas y el tambor, genera un alto nivel de calor. Si éste no es disipado de la forma correcta y en los momentos que corresponda, las zapatas se sobrecalientan y se avería el freno.
  3. Mala instalación: Si el freno de tambor no está instalado correctamente, no funcionará adecuadamente. Esto puede deberse a una instalación incorrecta o a una mala calidad de los componentes.
  4. Falta de lubricación: La falta de lubricación de los elementos del freno de tambor también puede causar problemas de funcionamiento.

Cómo cambiar el freno de tambor – Paso a Paso

  1. Prepara el espacio de trabajo: Levanta el vehículo con un gato hidráulico y asegúrate de que esté bien soportado. Retira las tuercas con ayuda de una llave de rueda. Al hacerlo ya podremos revisar si existen posibles defectos en el freno de tambor.
  2. Inspección del tambor: Al retirar la rueda, deberemos encontrar y acceder a la tubería y al latiguillo. De esta manera, lograremos inspeccionar el estado del circuito hidráulico. Posiblemente nos encontraremos con una fuga en el latiguillo u óxido. De ser así, deberemos sustituirlo cuanto antes.
  3. Extracción: Para extraer el tambor debemos desenroscar la tuerca central que sujeta el freno del tambor al cojinete de la rueda.
  4. Desconectar los cables de freno de estacionamiento: Desengancha los muelles que sujetan las dos zapatas de freno y expulsa los pasadores de guía. Seguirás retirando las zapatas y los ajustadores, en caso de haberlos. Extrae también los bombines o cilindros hidráulicos. Para que el latiguillo no gotee pinzaremos el latiguillo. Luego soltaremos los tornillos del cilindro de freno y el bombín quedará liberado.
  5. Retirar el resto de los elementos del freno: Una vez que los cables estén desconectados, se debe retirar el tambor del freno. Esto se debe hacer con cuidado para evitar dañar los elementos. Limpia también la parte trasera del freno con agua o un limpiador de frenos. Cubre además con una fina capa de lubricante cualquier área de la placa trasera que se mantengan en contacto con las zapatas de freno, puesto que estarán sujetas a fricción.
  6. Instalar los nuevos elementos: Después de retirar el tambor de freno, se debe instalar las nuevas piezas. Esto se debe hacer con cuidado para evitar dañarlos.
  7. Reconectar los cables: Una vez que los nuevos elementos estén instalados, se debe reconectar los cables del freno. Al hacerlo deberás realizar una prueba para asegurarte de que el coche funciona perfectamente.

Es cierto que los frenos de tambor pueden presentar ciertas fallas, sin embargo, estos pueden ser fácilmente solucionados con un análisis y mantenimiento adecuado.

Esto incluye la identificación de los motivos de la avería, el reemplazo de los componentes dañados y el ajuste de los frenos para un mejor rendimiento.

Si se mantienen adecuadamente, los frenos de tambor pueden brindar una excelente seguridad y confiabilidad al conducir.

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias