Los pacientes pediátricos del Hospital de La Candelaria se ‘convierten’ en bomberos por un día

Entre espuma, maniobras de exhibición, sirenas y uniformes, una representación del Consorcio de Bomberos de Tenerife hicieron las delicias de pequeños, familias y profesionales sanitarios de La Candelaria en su tradicional visita navideña al centro hospitalario

A pesar de la amenaza de lluvia, los efectivos del Consorcio de Bomberos de Tenerife acudieron fieles a su cita anual con el Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, para celebrar junto a los pacientes pediátricos, sus familias y los profesionales del centro hospitalario, las fiestas navideñas.

Las sirenas de los vehículos de este cuerpo de seguridad y emergencias anunciaban su llegada al hospital, entre expectación y curiosidad, de forma que usuarios, transeúntes, estudiantes de enfermería y trabajadores de La Candelaria se sumaron a la espera de los niños y niñas hospitalizados que, con permiso de médicos y enfermeras, pudieron recibir a pie de calle a los Bomberos de Tenerife.

 

La espectacularidad de la visita se observó con la presencia de una autoescala que alcanza una altura de hasta 20 metros de altura y por la que hicieron ‘rappel’ varios bomberos, una maniobra que ovacionaron  todos los asistentes. Una vez en suelo firme, el segundo camión fue el encargado de hacer ‘más blanca’ estas navidades con lanzamiento de espuma, despertando la curiosidad de grandes y pequeños, para dar paso a numerosas fotos junto a los bomberos.

La espuma fue la antesala de los más pequeños por subir al camión de bomberos, conocer su interior y probarse el casco de este cuerpo de élite, tan llamativo como identificativo de estos profesionales que velan por la seguridad de los tinerfeños.

Una vez aquí, los bomberos visitaron a los pacientes de la Unidad de Oncología Infantil del servicio de Pediatría del Hospital de La Candelaria para pasar posteriormente habitación por habitación en la planta de hospitalización y concluir en el servicio de Urgencias, para entregar obsequios a los niños que allí se encontraban.

Una visita que año tras año, cumplen con el Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria y sus jóvenes pacientes, sin que pierda un ápice de emotividad, ilusión y sobre todo, buenos deseos de recuperación.

Comentarios cerrados.