UGT Canarias solicita la dimisión de la gerencia del HUC

La central sindical entiende que el actual consejero desconoce la realidad de dicho servicio al no contar con datos “veraces”.

UGT Canarias, a tenor de la última intervención del consejero de sanidad en el Parlamento de Canarias sobre el funcionamiento de las urgencias en el Hospital Universitario de Canarias (CHUC), solicita la dimisión de la gerencia del centro. Petición que se fundamenta en la falta de “transparencia y veracidad” de los datos trasladados al responsable de dicha consejería.

Asimismo, desde este sindicato se exige una rectificación de estos datos con el fin de que el nuevo responsable del área, conozca de primera mano su verdadero funcionamiento, así como sus carencias y/o necesidades.

Los trabajadores y trabajadoras de este servicio desean puntualizar que los ingresos a través de urgencias, no depende de los médicos, sino de los especialistas que determinan si los pacientes son ingresados o no. Decisión que toman sin conocer la estancia mínima ni máxima.

Además, las urgencias del CHUC han solicitado, en reiteradas ocasiones, la implantación del sistema de “triaje digno”, que permita ofrecer un servicio más efectivo y rápido a los ciudadanos. Esta petición fue trasladada a la Consejería por el anterior coordinador del centro, sin recibir una respuesta positiva.

Los portavoces sindicales aclaran también que las actuales instalaciones de urgencias requieren de una fuerte inversión en infraestructuras que permitan abarcar una importante demanda de pacientes, en caso de que fuera necesario. Circunstancia que se puede generar en caso de un hipotético rebrote de la Covid 19.

Desde UGT Canarias se quiere reiterar en todo momento la gran labor realizada por los trabajadores/as de este centro, en especial de sus servicios de Urgencia como primera puerta de entrada y atención a los pacientes. Especial mención a toda la plantilla cuyo esfuerzo ha sido “clave” durante la actual pandemia.

CC.OO. Sobre el HUC y las declaraciones del Sr. Trujillo

Oídas las declaraciones en sede parlamentaria de nuestro flamante Consejero de Sanidad, el Exmo. Sr. D. Blas Trujillo Oramas, desde la Sección Sindical de CC.OO. en el Hospital Universitario de Canarias quisiéramos hacer algunas puntualizaciones a las mismas.

  • El número de ingresos hospitalarios de los usuarios que acuden al Servicio de Urgencias del HUC no depende de los facultativos de Urgencias (ni de su Coordinador). El Sr. Consejero no ignora (o no debería ignorar) que los ingresos los ordena el Especialista del servicio donde queda ingresado el paciente.
  • Evidentemente, el tiempo medio de estancia de los pacientes en el Servicio de Urgencias tampoco depende del personal del Servicio. Depende de infinidad de factores ninguno de ellos atribuibles a mala praxis del personal de Urgencias (ni de su Coordinador): celeridad en atender las solicitudes de interconsulta tramitadas por los facultativos de Urgencias, disponibilidad de camas en el Hospital…
  • La Historia Clínica Electrónica lleva implantada y en uso en el Servicio desde hace tiempo. Los problemas derivados por su mal uso -en ningún caso por parte de los Facultativos de Urgencias (abuso de la opción de «Devolución», principalmente)-, vienen siendo denunciados por el ex-Coordinador del Servicio desde el principio, y la solución no depende del personal de Urgencias (ni de su Coordinador).
  • La adquisición e implantación del Programa de Triaje viene siendo reiteradamente solicitada desde hace mucho tiempo por el ex-Coordinador de Urgencias. Solicitudes nunca atendidas. Evidentemente, que hasta ahora, el Servicio de Urgencias no haya podido contar con dicho programa, no tiene nada que ver con la gestión desarrollada por el cesado Coordinador.

Y, aunque no lo haya mencionado en su intervención en el Parlamento, el Sr. Consejero no ignora (o no debería ignorar) que el Servicio de Urgencias del HUC no está diseñado ni dimensionado para atender el volumen de población asignado y que sus instalaciones y dotación son inadecuadas y obsoletas, como consta en las múltiples solicitudes del ex-Coordinador para su remodelación y renovación, así como en las respuestas de la anterior Dirección Gerencia del HUC. Y que si, a pesar de todo, el Servicio cumple su cometido de forma digna, es justamente por el compromiso y dedicación más allá de lo exigible por parte del personal.

Hace mal el Consejero (a nuestro juicio) en hablar tan a la ligera sobre un tema sobre el que no se ha asesorado debidamente y del que parece ignorar casi todo. Ha entrado al debate como elefante en cacharrería, pisando callos y removiendo un avispero ya de por sí bastante agitado, poniendo en duda la profesionalidad y buen hacer de un equipo que se ha dejado las pestañas en cumplimiento de su deber, sin que haya un reproche que hacerle.

Si existen disfunciones en la Gestión del Servicio de Urgencias, en ningún caso pueden atribuirse a su personal (ni a su Coordinador), que no tienen competencias para resolverlas. Tan solo pueden señalarlas y denunciarlas, como no ha dejado de hacer escrupulosamente su ex-Coordinador. Si tiene que buscar responsables de aquellos aspectos que denunció en su intervención, Sr. Consejero, deje en paz al personal (y a su Coordinador). Apunte un poco más alto.