‘Okupación’, pisos turisticos y acoso inmobiliario, preocupan a los propietarios canarios

Discusión con un Okupa en El Fraile.

Un 72% de las comunidades de las Islas Canarias cuenta con vecinos morosos, según  el estudio de Mutua de Propietarios y la Cátedra de Vivienda de la URV.

Un 41% de las comunidades de vecinos de las Islas Canarias sólo realiza la reunión anual de carácter obligatorio.

El incremento del impago y la realización de menos reformas, principales efectos de la crisis en las comunidades de vecinos.

La okupación (16%), los pisos turísticos (10%) y el acoso inmobiliario (2%) son ya algunas de las principales preocupaciones de las comunidades de vecinos de las Islas Canarias, según recoge el estudio “Efectos de la crisis en comunidades de propietarios” realizado por la aseguradora Mutua de Propietarios en colaboración con la Cátedra de Vivienda de la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona.

Junto a las clásicas inquietudes relativas a la conservación y mantenimiento del edificio (64%); los vecinos molestos (52%); la morosidad (48%) o las derramas (43%) o la Seguridad (31%),  la nueva realidad social trae consigo nuevos problemas.

Y es que, en los últimos cinco años, los problemas graves o muy graves surgidos en las comunidades de propietarios han tenido como origen asuntos que antes no existían, tales como las viviendas propiedad de bancos o fondos (16%); las viviendas vacías (16%) o el alquiler de pisos turísticos (7%).

De acuerdo con el estudio de Mutua de Propietarios y la Cátedra de la Vivienda de la URV, en las Islas Canarias, donde un 65% de los propietarios vive en comunidades con más de 20 vecinos, un 53%  asegura haberse visto afectado mucho o bastante por la crisis. Una situación que se ha materializado en un incremento del impago de cuotas (59%), en el cambio a otros proveedores más económicos (27%), en la realización de menos reformas (41%) y en un mayor endeudamiento (21%). De hecho, un 72% de las comunidades de vecinos de las Islas Canarias afirman contar con vecinos morosos.

La investigación también destaca que los impagos no sólo obedecen a motivos económicos, puesto que un 13% señala que estos se realizan de forma intencionada y un 15% apunta a que se trata de pisos de propiedad bancaria que no hacen frente a las cuotas.

Mantenimiento del edificio

En términos de mantenimiento del edificio, diez años de crisis también han dejado su huella. En un 50% de las comunidades de propietarios canarias se ha demorado la realización de reformas, siendo la escasez de recursos económicos (59%) y  la falta de acuerdo entre vecinos (21%)   las principales causas de esta demora.

“La reducción de las partidas destinadas al mantenimiento del edificio ha afectado  a la calidad de vida de los vecinos, incrementándose el riesgo de daños a copropietarios o terceros, con su consiguiente responsabilidad civil y sanciones administrativas”, afirma César Crespo, Subdirector General de Negocio de Mutua de Propietarios.

En este apartado, hay que destacar que solo un 36% de los encuestados de las Islas Canarias asegura haber pasado la Inspección Técnica del Edificio (ITE), siendo positivo observar que 6 de cada 10 edificios que han pasado la ITE han implementado las mejoras recomendadas.

En relación a la conservación del edificio, un 86% de los propietarios de las Islas Canarias prefiere invertir en mantenimiento en vez de esperar a afrontar reformas mayores con posterioridad. De hecho, un 47% de los entrevistados considera que aunque las zonas comunes están bien conservadas, necesitarían alguna mejora. En concreto, el portal (37%),  la escalera (43%), la azotea (57%),  el trastero y el garaje (33%), la fachada (43%) y el ascensor (17%) son las áreas más necesitadas.

Escasas reuniones.

Pero la rutina en comunidad no es sencilla. El estudio recoge que en un 52% de las comunidades de propietarios canarias existen problemas entre vecinos. Los problemas de convivencia (29%), las deudas (19%) y los ruidos  (34%) son los más frecuentes en las Islas Canarias, resolviéndose en su mayoría de forma interna, excepto los asuntos de morosidad, que en un 55% de las ocasiones finalizan en el juzgado.

Estos y otros asuntos se tratan en las reuniones de propietarios que se convocan con desigual regularidad: un 41% de las comunidades de vecinos de Canarias sólo realiza la reunión anual de carácter obligatorio y un 28% convoca 3 o más, si bien existe una clara relación entre la asistencia y el número de reuniones: cuantas más reuniones, menos asistencia.