El ocio nocturno en Canarias irá a los tribunales por el cierre: «Estamos en la ruina total, no tenemos liquidez”

El aumento de los brotes de COVID-19  y el avance de la pandemia ha llevado al Ministerio de Sanidad a acordar  el cierre de discotecas, bares de copas y salas de baile, así como a limitar el horario bares y restaurantes, una decisión que ha perjudicado al sector del ocio nocturno y que supone un nuevo mazazo a su economía. Los empresarios hacen llegar a la federación de empresarios del sector sus inquietudes y  han comenzado a mostrar gran preocupación. Muchos reclaman ayudas y lamentan que, ni  Gobierno central ni por parte de las CCAA se hayan puesto en contacto con las patronales del ocio ni con los empresarios para dialogar.

Sanidad cierra las discotecas, terrazas y bares de copas  y recorta los horarios a restaurantes y cafeterías. Así los vemos en el caso en Barcelona  que, con cifras de contagios mas altas que Canarias el ocio nocturno se ha vuelto a restablecer. Desde la Federación de ocio y a petición de sus asociados estamos buscando fórmulas y proponemos a las medidas ya existentes, un control de clientes documentados, con nombres y teléfonos para así poder seguir la trazabilidad de los contagios, además estamos dispuestos a cerrar las pistas de bailes, y cualquier medida pactada que no sea el cierre total como estamos actualmente, desde la FECAO se  considera una «total aberración» la decisión y asegura que ;el sector llevará a los tribunales la medida del Gobierno central y al Gobierno de Canarias: «Vamos a tomar todas las medidas judiciales para proteger nuestros derechos y nuestros intereses delante de la justicia».

«No se puede cerrar un sector estratégico en Canarias de esta manera sin explicárselo a los empresarios, sin planificar su futuro y sin haber acordado absolutamente nada», critican. La presidenta Bárbara Cabrera afirma que «es una falta de respeto hacia el sector que no se nos haya comunicado nada. Se está criminalizando al ocio nocturno y los bares de copas».

Señala, además, que el Gobierno de Canarias no ha ofrecido ayudas para un sector que, supone un 1,20 % del PIB y genera unos 9.000 puestos de trabajos. Es por ello que exige un plan de rescate «contundente» para proteger a las  1.400 empresas del ocio nocturno. «Son increíbles las medidas para un sector que está cerrado desde el mes de julio  manifiesta la presidenta, recordando que el ocio nocturno solo supone el  3,5 % de los rebrotes en Canarias.  «Ahora  mismo seguir con un  cierre total no es que nos coloque al borde del abismo, sino que estamos en la ruina total», ha señalado Bárbara Cabrera, quien ha pedido a la Administración Pública que «busque ayudas para rescatar al sector».

Desde el sector del ocio nocturno solicitan ayudas por el aplazamiento de tributos y seguridad social; bajada del IGIC, que se aplique una moratoria de doce meses en las hipotecas, ICO y préstamos personales; o que el Gobierno regule con un Proyecto de Ley la cláusula Rebus sic stantibus.

Es de suma importancia que la apertura de los establecimientos de Ocio Nocturno vaya acompañada de medidas de control del público en los aledaños de los establecimientos, puesto que es dónde se da el mayor problema que tiene el ocio nocturno, las aglomeraciones en las entradas y salidas  y sobre todo el comportamiento de orden público; “lo fácil es no abrir pero lo correcto es poner las agentes a salvaguardar y proteger nuestras actividades” sentencia la presidenta Bárbara Cabrera.