Los hospitales Insular y La Candelaria contarán con los nuevos PET-CT en el primer semestre de 2021

El expediente de contratación se encuentra en la fase de propuesta de adjudicación y supondrá una inversión de 7,5 millones de euros.

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, informó hoy durante su comparecencia en el Pleno del Parlamento que durante el primer semestre de 2021 está prevista la instalación de dos nuevos equipos de tomografía por emisión de positrones (PET-CT) en los complejos hospitalarios universitarios Insular-Materno Infantil y Nuestra Señora de la Candelaria, en proceso de adquisición por 7,5 millones de euros.

Trujillo, que dio respuesta a una pregunta oral sobre la previsión de su Departamento para la instalación de este nuevo equipo en el Hospital Insular,  señaló que el expediente de contratación comprende el suministro, instalación y mantenimiento posterior al período de garantía de dos PET-CT para ambos hospitales.

La contratación se ha realizado a través de la Dirección General de Recursos Económicos del SCS, mediante procedimiento abierto de adjudicación y tramitación anticipada, y se encuentra en fase de propuesta de adjudicación, a la que seguirá la adjudicación definitiva y la firma del contrato de suministro.

El PET-CT del Complejo Hospitalario Insular-Materno Infantil (CHUIMI) supondrá una inversión superior a los 3,8 millones euros, que incluyen la instalación del aparato, la realización de obras de acondicionamiento y el mantenimiento integral por un período de ocho años.

El PET-CT del Complejo Hospitalario Universitario Nuestra Señora de Candelaria (CHUNC) se adquirirá por más de 3,4 millones de euros, que incluye la instalación del equipo, el traslado de las gammacámaras, la realización de obras de acondicionamiento y labores de mantenimiento.

La tomografía por emisión de positrones y tomografía computarizada se implantó por primera vez en España en 1996 y consiste en una técnica de diagnóstico por imagen funcional (PET) y anatómico (CT) basada en la obtención de imágenes tomográficas de la distribución tridimensional de radiofármacos de vida corta y ultracorta, administrados a los pacientes.

La mayoría de los tumores son susceptibles de ser estudiados mediante PET en algunas de las fases de la enfermedad, lo que  justifica su utilidad y difusión en los servicios de Medicina Nuclear, además de tener indicaciones clínicas en Neurología y Cardiología.