Los Fisioterapeutas Canarios denuncian irregularidades en las contrataciones del SCS

El Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias requiere a la Consejería de Sanidad que se activen las listas de empleo de 2012 para que la contratación de fisioterapeutas en la sanidad pública se haga de forma rigurosa.

Advierte, además, que el retraso en las contrataciones que el SCS prometió para solventar la reducción de jornada a 35 horas semanales, provocará un aumento de las listas de espera y, por tanto, fomentará la subida de la actividad sanitaria concertada en detrimento de la pública.

El Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias (COFC) denuncia que las contrataciones de fisioterapeutas para sustituciones, puestos eventuales o de nueva creación, se están llevando a cabo de forma irregular por parte del Servicio Canario de la Salud (SCS), por lo que requiere de forma urgente la publicación de la relación definitiva de la lista de empleo de las últimas oposiciones, convocadas en el año 2012.

Santiago Sánchez, presidente de los fisioterapeutas canarios ha subrayado que “nos consta que el llamamiento para las contrataciones se están realizando a día de hoy según el orden de llegada de los currículums en cada gerencia y no siguiendo un orden determinado según los méritos de cada fisioterapeuta de esa lista” y afirma que “en el Colegio se tienen dudas razonables de que incluso este orden de llegada se esté siguiendo siempre de forma estricta”.

Desde el colectivo se recuerda que las plazas de la oposición del año 2012 fueron adjudicadas en diciembre de 2017,  y la resolución provisional se emitió justo un año después, a finales de 2018. No obstante, a pesar de que ya podrían estar operativas las nuevas listas, todas las gerencias de atención primaria y especializada, a demanda de COFC, han confirmado que se sigue utilizando las de las oposiciones convocadas hace más de 20 años, en 1998, que obviamente ya se encuentran agotadas.

Esto ha provocado que se haya conformado un listado paralelo, ordenado según los criterios de la Mesa Insular de Contrataciones (por orden de llegada de currículum), lo que incumple lo estipulado en la Orden del 3 de Junio de 2011 de la Consejería de Sanidad, al no respetar los méritos y la experiencia laboral de los fisioterapeutas a la hora de ser seleccionados.

Sin cubrir la reducción de jornada aplicada en el SCS

El Colegio de Fisioterapeutas advirtió el pasado mes de marzo que era necesaria la contratación urgente de al menos quince fisioterapeutas para compensar la reducción de jornada a 35 horas laborables semanales para los profesionales que trabajan en el Servicio Canario de la Salud, una medida que entró en vigor el pasado 1 de mayo.

No obstante, a fecha de hoy, no se ha registrado ni una sola contratación que pueda compensar el número de horas que quedan desiertas tanto en el primer nivel asistencial de la sanidad pública canaria como en la atención especializada que se ofrece en los centros hospitalarios del Archipiélago.

De no llevarse a cabo estas necesarias contrataciones, advierte el presidente del COFC, Santiago Sánchez, “las listas de espera seguirán creciendo y, en consecuencia, aumentará la partida presupuestaria para los conciertos de rehabilitación ambulatoria, que es ya muy elevada”. En este año 2019 se destinan unos 12.300.000€ para esos conciertos.

El COFC subraya que la Consejería de Sanidad anunció la contratación de 750 personas para compensar esta bajada en el horario laboral, sin explicitar categorías ni profesiones. Teniendo en cuenta que en la actual plantilla orgánica del SCS ejercen 223 fisioterapeutas, y que la reducción de jornada anunciada es de casi un 7%, desde el Colegio se entendió que se deberían contratar al menos 15 fisioterapeutas, en función de rotaciones y centros, para mantener los mínimos actuales.

Los fisioterapeutas canarios denuncian, además, la falta de transparencia del SCS a la hora de trasladar información al Colegio sobre el número de fisioterapeutas que ejerce en cada uno de los centros concertados que tiene contratados la Consejería de Sanidad, una información que debería ser pública según se establece en los actuales pliegos de conciertos.

“Es una información fundamental para que tanto nosotros, como colectivo, como el propio SCS u otro ente o persona interesada pueda verificar que se cumple con los ratios establecidos. No darnos esa información es una muestra más de lo que llevamos denunciando, que no se cumplen en absoluto los mínimos”, apunta Sánchez.

En este sentido, el Colegio también lamenta que incluso no pueda contar con datos detallados de los servicios de fisioterapia del sistema público: “Ya nos consta que estamos a la cola del estado en el ratio de fisioterapeutas por número de habitantes, pero el SCS no ha querido trasladar al Colegio cuántos fisioterapeutas trabajan en cada Zona Básica de Salud, en cada servicio y en cada turno. Ni tan siquiera hemos obtenido los datos de la lista de espera para fisioterapia. En su lugar nos ofrecen los de rehabilitación, pero no se corresponden exactamente, y esta falta de transparencia dificulta aún más nuestra labor vigilante en favor de la profesión y de la atención de la población, que está muy necesitada”, sentencia el presidente del COFC.