La nueva colada, más al norte, se aproxima al mar con mayor rapidez

El incendio de una cementera por la llegada de la lava obligó al PEVOLCA a confinar circunstancialmente varios núcleos de población de Los Llanos de Aridane y El Paso.

Se espera poder levantar dicho confinamiento en un plazo breve.

La superficie afectada por la lava supera ya las 591 hectáreas, 65 más que ayer, y la anchura máxima de la colada se sitúa en unos 1.520 metros.

El Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (PEVOLCA) del Gobierno de Canarias, que dirige el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, ha analizado el informe diario del Comité Científico que señala que las coladas iniciales se debilitan mientras que la nueva, situada más al norte, se aproxima al mar con mayor rapidez. El avance de esta colada norte ha ocasionado el incendio de la fábrica de cemento del polígono industrial del Callejón de la Gata y la consiguiente liberación de gases por combustión de materiales, que inicialmente se estimaron como posiblemente tóxicos.

El incendio de la cementera ha obligado al PEVOLCA a confinar circunstancialmente a varios núcleos de población de Los Llanos de Aridane y El Paso, situación que será levantada en cuando mejoren los parámetros de calidad de aire en dichas zonas, lo que se espera que ocurra pronto. En concreto, se ha declarado el confinamiento de unas 3.500 personas en el espacio comprendido entre el cruce de Camino Cruz Chica con la carretera LP-2 siguiendo al oeste hasta el cruce con Nicolás Brito Pais, continuando este camino hasta la circunvalación y por ésta hasta la rotonda de Hoyas Hondas. A partir de este punto se incluye toda la zona afectada por el incendio del mes de agosto hasta campo de fútbol de El Paso, incluyendo la zona comprendida el oeste de la LP-3 hasta la rotonda del Sombrero.

Entre las recomendaciones de las autoridades está cerrar las puertas, ventanas, persianas y toda entrada de aire procedente del exterior; hay que confinarse si es posible, en las habitaciones más interiores e interrumpir todo sistema que haga entrar aire del exterior. En caso de encontrarse en el exterior, hay que tener en cuenta que un vehículo no es un lugar seguro y hay que buscar refugio en el primer edificio que se encuentre. No se deben realizar desplazamientos hasta que se den indicaciones al respecto, y solo hay que utilizar el teléfono 1-1-2 para situaciones de emergencia. Si por causa de fuerza mayor alguna de las personas confinadas debe interrumpir el confinamiento, hay que comunicarlo al 1-1-2.

El Director Técnico del PEVOLCA, Miguel Ángel Morcuende, señaló que se mantienen tres coladas activas, todas ellas por la zona de exclusión evacuada desde el inicio de la erupción. Además de la primigenia, que terminó en el mar y creó el delta lávico, hay otra más al sur que está sobre la fajana de la erupción de San Juan en 1949 que va hacia el Charcón, y la tercera, más al norte, con dos ramales. Uno de ellos está quemando la cementera y el otro avanza en dirección al mar, por encima de la montaña de Todoque, detalló Morcuende, quien explicó que esta colada norte tiene una mayor alimentación de lava, lo que ha incrementado los daños en cultivos y edificaciones y obligado a tomar esta última medida de protección civil de confinamiento.

En este sentido, la portavoz del Comité Científico y directora del IGN en Canarias, María José Blanco, explicó que, tras el desbordamiento del lago de lava, el flujo principal discurre por el flanco norte, principalmente hacia el mar, bajando por la parte norte de las coladas previas, siguiendo trayectorias hacia el oeste, dentro de la zona de exclusión. Indicó que la distancia del frente de esta colada lávica al mar es del orden de 300 metros, por lo que puede llegar a formar otro delta lávico (fajana) en la playa de El Perdido, en caso de que se mantenga la actual tasa de emisión desde el centro eruptivo.

Asimismo, apuntó que el campo de lava que alimentaba el delta lávico de las playas de Los Guirres parece haber reducido su actividad, al igual que la colada que discurre sobre la fajana de la erupción de 1949 en la zona de El Charcón.

Morcuende detalló que la superficie afectada por la lava supera ya las 591 hectáreas, lo que supone 65,33 más que ayer, con una anchura máxima de la colada de 1.520 metros.

Además, señaló que los datos actualizados del catastro sobre Copernicus cifra en 753 las construcciones afectadas. De ellas, 620 son de uso residencial, 70 de uso agrícola, 29 de uso industrial, 19 de ocio /hostelería y 7 de uso público, entre otros.

En cuanto a la superficie de cultivos, dijo, se estima en 150 las hectáreas afectadas. De ellas, la mitad son plataneras, 45 hectáreas son de viñas y casi 9 de aguacates.

En cuanto a la sismicidad, desde ayer se ha registrado un alto número de sismos localizados ligeramente al sur de la zona donde se iniciaron los enjambres que dieron lugar a la erupción. “Lo más relevante es que son a media y alta profundidad”, explicó.

Por lo que se refiere a la calidad del aire, añadió que salvo la medida adoptada a última hora de confinamiento de un área muy localizada por el incendio que afecta a la fábrica de cemento, los valores registrados desde el día de ayer indican que la calidad es razonablemente buena, excepto algún pico muy puntual. Sobre las partículas en suspensión, expuso, están por debajo del umbral permisible.

Sin embargo, Morcuende indicó que la capa de inversión térmica se encuentra en estos momentos en niveles más bajos que los últimos días, lo que no ayudará a la dispersión de gases.

La configuración del viento dispone el penacho de cenizas y SO2 en dirección oeste-este desde el foco eruptivo. Según Blanco, la posición esperada del penacho afectará a la operatividad del Aeropuerto de La Palma y habló de que la zona más afectada por la caída de cenizas es la vertiente este de la isla. Aunque es poco probable, la caída de ceniza fina podría llegar al norte de Tenerife y afectar a la operatividad aeroportuaria en la isla, apuntó.

Dictamen diario del Comité Científico

Previamente a la reunión del Comité Director del PEVOLCA se reunió el Comité Científico del Plan en el que sus integrantes expusieron sus conclusiones sobre la evolución del fenómeno eruptivo desde el día de ayer. Este Comité Científico está coordinado por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias y lo integran representantes del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Instituto Geológico y Minero de España (IGME), Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Instituto Español de Oceanografía (IEO), Universidad de La Laguna y Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Tales conclusiones fueron:

“La erupción fisural continúa mostrando mecanismo estromboliano (esto es, un mecanismo de carácter mixto, con fases de explosividad que producen depósitos piroclásticos y fases efusivas que producen las coladas de lava, de forma simultánea). En volcanología la magnitud de las erupciones volcánicas se mide en la escala del Índice de Explosividad Volcánica (VEI por sus siglas en inglés) con valores entre 0 y 8; en el caso de esta erupción el VEI estimado hasta ahora es 2.

Desde el desbordamiento de ayer del lago de lava, el flujo principal discurre por el flanco norte, principalmente hacia el mar, bajando por la parte norte de las coladas previas, siguiendo trayectorias hacia el oeste, dentro de la zona de exclusión. La distancia del frente de esta colada lávica al mar es del orden de 300 m, por lo que puede llegar a formar otro delta lávico (fajana) en la playa de El Perdido, en caso de que se mantenga la actual tasa de emisión desde el centro eruptivo. Siguen observándose, aunque con menor frecuencia, grandes bloques arrastrados por la colada de lava más al norte. Siguen activos los centros de emisión del cráter y no se descarta la aparición de nuevos centros de emisión en el entorno del cono principal, así como otros observables superficiales (emisiones visibles de gas) dentro de la zona de exclusión. El campo lávico que alimentaba el delta lávico de las playas de Los Guirres parece haber reducido su actividad. La colada lávica que discurre sobre el delta lávico de 1949 en la zona de El Charcón, parece también haber reducido su actividad.

Durante el proceso eruptivo, el volumen emitido estimado (hasta el 10/10) mediante el sensor SEVIRI del sistema HOTSAT, es de 75 ± 25 Mm3

La morfología del cono cambia de manera reiterada por los sucesivos procesos de crecimiento y reconfiguración. El proceso eruptivo puede mostrar episodios de incremento y disminución de la actividad estromboliana, así como pulsos con actividad freatomagmática.

La altura de columna de cenizas y gases medida hoy, así como su dispersión, alcanza los 4000 m.

Al haber alcanzado el delta lávico el límite de la plataforma insular, si continuara el avance a profundidades mayores, se podrían producir derrumbes parciales de su frente, que podrían estar acompañados de liberación brusca de gases, explosiones hidromagmáticas y generación de olas, en el entorno del delta lávico y siempre dentro de la zona de exclusión ya establecida. El penacho marino está muy debilitado a lo largo del borde del delta de lava.

Continúa el viento débil en niveles bajos, con predominio del régimen de brisas en la vertiente oeste de La Palma. La inversión térmica se mantendrá situada alrededor de los 1000-1200 m y es más acusada (aproximadamente de 3 °C) a primeras horas. Estas condiciones meteorológicas tienen un efecto local desfavorable en las zonas de El Paso y Los Llanos respecto a la calidad del aire, ya que unido a la orografía circundante, se impide la dispersión de contaminantes durante la madrugada y primeras horas de la mañana. En altura (entre 1500 a 5500 m), el viento continuará de componente oeste y no se prevén cambios en las próximas 72 horas (al menos). Esta configuración del viento dispone el penacho de cenizas y SO2 en dirección oeste-este desde el foco eruptivo. La posición esperada del penacho afectará a la operatividad del aeropuerto de La Palma y la zona más afectada por la caída de cenizas es la vertiente este de la isla. Es poco probable la caída de ceniza fina en el norte de Tenerife y la afección a la operatividad aeroportuaria en la isla.

La sismicidad continúa localizándose, principalmente, cercana a la sismicidad de los primeros días, a profundidades entre 10 y 15 km. Se registran, además, terremotos situados a profundidades superiores a 20 km con un incremento en su número. En las últimas 24 h ha aumentado el número de sismos. La magnitud máxima observada ha sido 4.3 mbLg, la intensidad máxima fue III-IV EMS. El nivel de sismicidad actual sigue indicando que es posible que se produzcan más sismos sentidos, pudiendo originar pequeños derrumbes en zonas de pendiente. Las deformaciones en las estaciones más cerca del centro eruptivo no muestran ningún patrón significativo.

Durante el día de ayer (10/10), la emisión de dióxido de azufre (SO2) asociado al penacho volcánico (emanaciones visibles) continúa registrando valores altos y acordes al proceso eruptivo, alcanzando valores de 7652 toneladas diarias (valor subestimado). Así mismo, la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2), asociada a los 220 km2 de la dorsal volcánica de Cumbre Vieja (emanaciones no visibles), ha sido estimada en 1884 toneladas diarias a fecha de 10/10. Estas emanaciones no visibles de dióxido de carbono (CO2) no representan peligro alguno para los residentes y visitantes. La emisión difusa de CO2 en la estación geoquímica de Los Llanos (LP10) refleja una mayor fracción magmática-hidrotermal que la observada en la estación geoquímica de Fuencaliente (LP08). Todas estas observaciones geoquímicas son coherentes con el actual proceso eruptivo.

Respecto a la calidad del aire, ayer se produjo un pico de dióxido de azufre (SO2) durante la mañana en las estaciones de El Paso y Los Llanos con valores máximos cercanos al umbral horario (establecido en 350 µg/m³) pero sin llegar a rebasarlo, a lo largo del día los valores se mantuvieron alejados del umbral. Durante la mañana de hoy se ha producido un pico de gran intensidad en la estación de El Paso con un máximo horario a las 8:00 de 830 µg/m³ que supera el umbral de alerta (establecido en 500 µg/m³) pero en una única ocasión. En estos momentos los valores se encuentran en descenso y por debajo del umbral horario.

Con relación a las partículas menores de 10 micras (PM10), durante el día de ayer y la mañana de hoy continuamos con valores inferiores al umbral diario (establecido en 50 µg/m³), por lo que no se ha producido ninguna superación de dicho umbral en ninguna de las estaciones.