La ciudadanía no acepta la «justificación» del causante de la muerte de Timple

«Sirve para que tal vez alguno de esos miserables que viven de la política se anime a hacer algo para cambiar la basura de leyes sobre animales que tenemos en España. Y sobre todo, que haya votantes que se lo exijan.» Así se justificó P.J.B en redes sociales, tras atar y amordazar a pleno sol a Timple, hasta que murió asfixiado, algo incongruente con el bienestar animal y su causa.

El vídeo de P.J.B (según consta en la condena judicial hecha pública), relatando y justificando todos los hechos acaecidos previo a la muerte de Timple (un perro muerto por asfixia infringida en Teguise – Lanzarote), ha tenido una respuesta social muy diferente a sus esperanzas con dicha grabación adelantada por Leales.org a los medios: https://www.facebook.com/lealesorg/videos/280806636555028/

Montajes fotográficos, páginas de Facebook y Twitter, grupos, concentraciones, manifestaciones, reacciones en cadena virales, hashtags y un largo etcétera se suman a las publicaciones en medios de comunicación locales, nacionales e internacionales en lo que demuestra una vez más que la sociedad no tolera más ningún tipo de maltrato, ya sea en el ámbito del hogar o en el de los animales de familia, que son así como ya empiezan a reconocerles.

El hashtag oficial para gran parte de esas iniciativas es #JusticiaParaTimple al no reconocer justa la decisión judicial resultante del delito de maltrato animal.

Y es que no constan en los registros de la plataforma de difusión animal Leales.org indignación pública semejante en las redes sociales, donde hay publicaciones incluso que se han llegado a ver cientos de iconos de respuesta de «me enfada» por ninguno de «me gusta»; algo nunca visto hasta ahora. Los mensajes, comentarios e interacciones en las redes han alcanzado números nunca vistos hasta ahora en un caso de maltrato animal en Canarias.

Las amenazas se suceden diariamente; hasta tal punto que ya circulan todos los datos personales de los ejecutores de la muerte por asfixia del perro Timple. Nombres y apellidos, domicilio con fotos e incluso coordenadas, teléfonos personales, matrículas e incluso las nuevas fotos de sus supuestos nuevos cambios de apariencia para velar por su propia seguridad. Al linchamiento social se suman ciudadanos de otras comunidades autónomas amenazando con «hacerles una visita» para preguntarles por el motivo de la acción e incluso alguno que ofrece recompensa por obtener su domicilio.

Todo se ve reforzado por retuits (publicaciones compartidas en Twitter) de partidos políticos animalistas, famosos o de personalidades públicas, como por ejemplo Arturo Pérez Reverte.

El aclamado escritor y miembro de la Real Academia Española, Arturo Pérez Reverte, retuiteó en su cuenta de Twitter (https://twitter.com/perezreverte/status/1291747706688483337) y añadió lo siguiente:

«Cuatro meses (4) de cárcel que no se cumplirán por hacer esto. Y dentro de 16 meses podrán hacerlo de nuevo.

Hay días en los que pienso que sí. Que España y lo que tiene dentro merecen irse de una vez al carajo.»

A lo que una usuaria de esa red social le preguntó «¿Por qué ha publicado usted este vídeo? Me ha destrozado el corazón, a mí y a todas las personas que lo han visto…»

…y el escritor le respondió contundentemente (https://twitter.com/perezreverte/status/1291805929709670400):

«Sirve para que tal vez alguno de esos miserables que viven de la política se anime a hacer algo para cambiar la basura de leyes sobre animales que tenemos en España. Y sobre todo, que haya votantes que se lo exijan.»

Como quiera que sea, Leales.org vuelve a recordar que Canarias tiene una de las Leyes de protección animal más antiguas del estado, la cual tiene casi 30 años y sigue estando su actualización en un cajón. Además de subrayar que los Ayuntamientos son los competentes en el rescate, recogida, albergado y búsqueda de un hogar a los animales abandonados, y todo ello debe ser tramitado de la forma más profesional y diligente posible.