La Armada efectúa patrullas de Vigilancia Marítima para garantizar la seguridad en aguas de Canarias

El buque de acción marítima “Tornado” zarpará el lunes 12 de abril de su base en el Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria para realizar labores de vigilancia marítima en aguas de las Islas Canarias, contribuyendo de este modo a las operaciones permanentes de las Fuerzas Armadas orientadas principalmente a garantizar la seguridad de los espacios marítimos de soberanía e interés nacional.

Como cometidos particulares tendrá la verificación y control del tráfico marítimo, la supervisión de la actividad pesquera y protección de las líneas marítimas de comunicación marítima, la monitorización del patrimonio subacuático español y de las zonas de especial conservación de Canarias. Todo ello en coordinación y monitorización permanente desde el Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (COVAM) en Cartagena.

Simultáneamente, estas actividades se compaginarán con la realización de ejercicios a bordo que permitirán aumentar el grado de adiestramiento general de la unidad.

Previo a su salida a la mar, la dotación del BAM “Tornado” llevó a cabo un estricto protocolo sanitario consistente en la realización de cuarentena y test PCR que aseguraron el establecimiento de una burbuja sanitaria para evitar contagios por COVID-19 a bordo.

El buque tiene previsto efectuar presencia naval en el puerto de Arrecife (Lanzarote) los próximos días 15 y 16 de abril.

El Mando Operativo Marítimo (MOM) es el órgano de la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, subordinado al Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), responsable del planeamiento, la conducción y el seguimiento de las operaciones de vigilancia y seguridad marítimas. Está al mando del Almirante de Acción Marítima (ALMART),

El BAM “Tornado” es el cuarto buque de la clase “Meteoro” y tiene su puerto base en el Arsenal de Las Palmas de Gran Canarias. Construido por Navantia en la factoría de San Fernando (Cádiz) y entregado a la Armada en 2012, tiene una eslora de 93,9 metros y una manga de 14,2 metros.

Los buques de acción marítima están diseñados para llevar a cabo misiones de seguridad marítima, protección de los intereses marítimos nacionales y control de los espacios de soberanía e interés nacional, así como también misiones de policía marítima, en colaboración con Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la mar tales como operaciones contra el narcotráfico o el terrorismo. Además de éstas, también pueden realizar vigilancia y control de pesca, lucha contra la contaminación marítima o apoyo a Salvamento y Rescate.

El buque de acción marítima “Tornado”, al mando del capitán de corbeta Alberto Sánchez Expósito, está integrado en el Mando de las Unidades de la Fuerza de Acción Marítima en Canarias y tiene una dotación de 45 personas, de los cuales 21 son canarios.

Esta unidad está encuadrada en el Mando de las Unidades de la Fuerza de Acción Marítima en Canarias, bajo dependencia directa del Almirante Comandante del Mando Naval de Canarias.