El Gobierno de Canarias insiste en la importancia de los 42 millones eliminados por el Estado

Comisión de Educación y Universidades.

La consejera de Educación y Universidades, Soledad Monzón hizo balance hoy en el Parlamento, a petición del grupo socialista, de las acciones realizadas en materia de accesibilidad durante la Legislatura, que han supuesto en torno a 300 intervenciones en más de 130 centros educativos.

La última comisión de Educación y Universidades de la Legislatura sirvió para que el grupo socialista preguntara a la consejera de Educación y Universidades sobre las acciones realizadas durante estos últimos cuatro años en mejoras de la accesibilidad a los centros educativos.

Al respecto, Soledad Monzón presentó un resumen de las obras y proyectos ejecutados y recordó que en esta Legislatura “se podría haber hecho todavía mucho más si el Estado hubiese cumplido”. Con estas palabras, Monzón se refería al Plan Especial de Infraestructura Educativa, que estaba dotado con 42 millones de euros al año y el Gobierno estatal eliminó en el año 2012. “Solo nuestra negociación con el PP” -señaló la consejera- “permitió recuperar 10 millones de euros para 2017 y los 42 en 2018, pero lamentablemente lo primero que hizo el PSOE en cuanto llegó al Gobierno fue devolvernos a la casilla de salida y eliminar la posibilidad de firmar un convenio plurianual”.

Monzón hizo estas declaraciones en aclaración al grupo socialista sobre lo realizado en materia de mejora de la accesibilidad de los centros educativos. La consejera admitió que queda una importante tarea por delante para conseguir que todos los centros educativos de Canarias sean completamente accesibles y recordó que en las Islas hay 350 centros educativos con más de 40 años de antigüedad, construidos con criterios de accesibilidad muy diferentes a los de hoy en día, pero también puso en valor las cerca de 300 actuaciones de mejora que se han completado esta Legislatura.

Con un importe de casi 4 millones de euros, esas acciones han permitido mejorar la accesibilidad en 139 centros educativos, “por lo que son decenas de miles de alumnos y alumnas de todo el Archipiélago los que han visto mejorada su movilidad en los edificios donde estudian”. Para 2019 se cuenta con 1 millón de euros en los presupuestos para accesibilidad.

La consejera detalló que la instalación, mantenimiento y adaptación normativa de ascensores obsoletos ha sido una de las áreas donde más se ha trabajado en materia de accesibilidad, para que toda la comunidad pueda desplazarse con facilidad a las diferentes plantas de cada centro educativo.

Además, se ha trabajado con intensidad en la adaptación de baños para personas con movilidad reducida, hemos aprovechado la instalación de más de 30 aulas enclave, para actuar en la eliminación de barreras, colocado rampas de acceso y realizado múltiples reparaciones de elementos que dificultaban el acceso y tránsito adecuados en diferentes accesos y espacios propios de los centros educativos.

Pero Soledad Monzón consideró como “la acción más relevante para mejorar la accesibilidad de los centros educativos” el Plan de Infraestructura Educativa 2018-2025, que presentó en esa misma comisión el pasado mes de noviembre.

La consejera habló de “una meticulosa y extensa planificación de 8 años”, que permitirá acometer las obras de escolarización más necesarias para la próxima década y que incluye cerca de 100 millones de euros para obras RAM, entre las que se cuentan las obras de mejora de la accesibilidad de los centros y aulas que ya existen en la actualidad.

A su juicio, la mejor manera de mejorar la accesibilidad de un centro antiguo “es edificar otro al lado o en el mismo solar “que no tenga barreras y se adapte a los más modernos códigos técnicos de edificación”. La consejera señaló que esa es la senda de trabajo que ha desarrollado el departamento autonómico y, citando el Plan de Infraestructura disponible en la página web de la Consejería, detalló que, por ejemplo, 540 alumnos y alumnas del IES Haría podrán dejar unas instalaciones construidas antes del año 1.975 y gozar de unas instalaciones modernas y accesibles.

“El alumnado de La Destila, que ha tenido una paciencia infinita estudiando en barracones, podrá contar incluso con nuevo comedor y cancha cubierta en un centro cien por cien accesible y que está a punto de terminarse. Igual que la comunidad docente del IES Guaza, que ha de asistir en condiciones muy difíciles a clase, con un centro completo de aulas modulares desde 2002 y que por fin ha visto cómo empieza a levantarse un Instituto con las mejores condiciones en Parque de la Reina”.

En total, estos dos centros permitirán eliminar aulas modulares con una capacidad conjunta para 1.130 escolares y con el resto de nuevos centros ya en marcha y que facilitarán una accesibilidad muy mejorada a los centros educativos, se aportarán más de 4.000 plazas escolares completamente nuevas y accesibles, a disposición del sistema educativo de Canarias. En total, serán en torno a 23.000 plazas nuevas y totalmente accesibles las que se pongan a disposición de la educación canaria al final del periodo de ejecución del Plan, en 2025.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram