Estudio del ambiente acústico submarino y su efecto en los cetáceos de Canarias y la Macaronesia

Con un proyecto pionero en Europa, el equipo del Servicio Integral de Tecnología Marina (SITMA) de la ULPGC despliega vehículos submarinos autónomos para monitorizar el ruido marino y la presencia de diferentes especies de cetáceos en tiempo real.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha puesto en marcha un sistema de monitorización acústica pasiva pionero en Europa basado en vehículos autónomos submarinos. Estos aparatos, denominados planeadores o gliders, surcarán la costa de las islas orientales del Archipiélago para recoger datos sobre el ambiente acústico submarino de la zona y su relación con la presencia de cetáceos a escala regional y luego en la Macaronesia.

Con esta iniciativa denominada MacPAM y en el marco del Proyecto CanBIO, que reúne diferentes investigaciones centradas en los efectos del cambio climático, el equipo se dispone a emplear un sistema de grabación de audio de última generación pionero, que permite obtener información de las especies de cetáceos presentes en la zona, casi en tiempo real, durante las campañas.

“Estas innovaciones suponen un gran avance en este ámbito de estudio. Con anterioridad, los gliders solo contaban con una tecnología de grabación de sonidos que únicamente almacena datos en momentos predeterminados, durante la duración del despliegue, y a los que solo se puede acceder en el laboratorio tras recuperar el vehículo al final de una campaña, que puede prolongarse durante varias semanas o meses”, explica Jorge Cabrera, investigador de la ULPGC y responsable del proyecto MacPAM. Sin embargo, este nuevo sistema permite analizar in situ la señal acústica y emitir avisos de detección para especies seleccionadas o alertas sobre la intensidad de ruido acústico, en los momentos en los que el glider comunica en superficie vía satélite. Este avance abre interesantes posibilidades a la hora de condicionar la navegación, en base a las evidencias que se puedan ir recogiendo durante el desarrollo de la campaña.

Esta novedad presenta una gran ventaja, ya que cuando el glider detecta cetáceos en su radio de acción, se puede decidir en el mismo momento la modificación de su trayectoria, hacer un seguimiento de estos animales marinos o incluso elaborar un estudio más detallado de la zona.

Con la tecnología que usa MacPAM en su investigación, el proyecto CanBIO podrá realizar incursiones en las aguas canarias a lo largo de 2021 y ampliar su área de actuación a toda la Macaronesia a partir de 2022. El principal fin de las campañas es la obtención de mapas de ambiente acústico, ruido marino y presencia de cetáceos en aguas de Canarias y en ámbitos extensos de la Macaronesia.

MacPAM y BuoyPAM: dos proyectos vinculados

MacPAM es un subproyecto de CanBIO coordinado por la ULPGC a través del Servicio Integral de Tecnología Marina (SITMA), dirigido por el investigador Jorge Cabrera, que se encarga de ejecutar las campañas con gliders. La labor investigadora de este servicio se desarrolla dentro del Parque Científico Tecnológico Marino de Taliarte, ubicado en Gran Canaria.

Este subproyecto se coordina con otro denominado BuoyPAM, liderado por el investigador Fernando Rosa de la Universidad de La Laguna, que desarrollará herramientas para el análisis del sonido recogido. Ambos equipos realizan sus investigaciones en la monitorización acústica pasiva de ambiente sonoro y de detección de actividad biológica. A través de las boyas estáticas de BuoyPAM y los gliders de MacPAM, se cruzarán los datos obtenidos para determinar el estado del ambiente acústico submarino del Archipiélago canario y la Macaronesia.

MacPAM va a permitir poner a punto una tecnología de censo de cetáceos de bajo coste que permitirá hacer un seguimiento más preciso de grandes regiones como la Macaronesia. En el futuro, esto puede ser vital para determinar el estado de especies críticamente amenazadas como el delfín jorobado del Atlántico, endémico de la costa occidental africana y que Loro Parque Fundación va a empezar a proteger con un proyecto de conservación en Senegal desde 2021.

De este modo, Loro Parque Fundación, en colaboración con las universidades canarias, convertirán a las Islas en referentes internacionales en las investigaciones sobre el cambio climático y sus efectos en el entorno marino de Canarias y la Macaronesia.

Sobre CanBIO

CanBIO es un programa de investigación medioambiental financiado en partes iguales por el Gobierno de Canarias y Loro Parque con dos millones de euros, que se invertirán para estudiar durante los próximos 4 años, el cambio climático en el mar y la acidificación oceánica y sus efectos en la biodiversidad marina de Canarias y la Macaronesia. Asimismo, en el proyecto participan diferentes grupos de investigación de la Universidad de La Laguna y de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, además de otros colectivos de voluntariado ambiental.