Cruz Roja en Canarias ha realizado 3.318 atenciones en una temporada de playas marcada por la pandemia

La Institución ha prestado su servicio en 42 playas de esta comunidad autónoma con un despliegue de unos 200 profesionales del salvamento y otros muchos voluntarios y voluntarias.

Cruz Roja agradece el comportamiento responsable de la mayoría de los bañistas lo que ha facilitado la labor de la Organización.

Con una dilatada experiencia de más de seis décadas y un amplio despliegue de recursos humanos y materiales, el programa de Playas de Cruz Roja ha mantenido y reforzado su compromiso medioambiental a través de distintas intervenciones, como la limpieza del entorno y la gestión adecuada de los residuos, tanto habituales como vinculados a la COVID-19.

El Plan de Contingencia frente al COVID-19 del Plan de Playas 2020 incluía otras tareas de los socorristas, en algunos casos alternativas a sus labores habituales, que se han desarrollado de forma coordinada con los ayuntamientos con el fin de contribuir a la ordenación de las playas, convirtiéndose de facto en agentes de sensibilización frente al virus.

Un total de 42 playas de la comunidad autónoma de Canarias han contado con los servicios de vigilancia, socorrismo y salvamento de Cruz Roja.

En concreto, en la provincia de Las Palmas la Institución ha estado presente en; la isla de Gran Canaria, en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria: playas de Las Canteras, La Cicer, El Confital, La Laja y Las Alcaravaneras; en el municipio de San Bartolomé de Tirajana: playas de Maspalomas, del Inglés, Las Burras, San Agustín y Las Meloneras; playa de La Aldea, en el municipio de La Aldea de San Nicolás; playas de San Felipe y Roque Prieto en el municipio de Santa María de Guía; playas de El Puertillo, Los Charcones, San Felipe, Quintanilla y Bocabarranco en el municipio de Arucas; playa de Pozo Izquierdo en el municipio de Santa Lucia de Tirajana. En la isla de Lanzarote: en la playa de Guacimeta en el municipio de San Bartolomé.

En la provincia de Santa cruz de Tenerife, la Institución ha prestado sus servicios en: la isla de Tenerife: Icod de Los Vinos: playa San Marcos. El Rosario: playa La Nea, Radazul y Piscina de Tabaiba. Santa Cruz de Tenerife: Almáciga, Roque de Las Bodegas, Benijo, Gaviotas, Teresitas y Piscinas del Parque Marítimo. Güímar: El Puertito, El Socorro. Granadilla: El Médano, La Tejita y Montaña Roja, La Jaquita, El Chinchorro y Leocadio Machado. El Hierro: municipio de Frontera: La Maceta. La Gomera: San Sebastián de La Gomera: La Cueva y San Sebastián de La Gomera. Y en La Palma: Los Llanos: Puerto Naos y Charco Verde.

Para ello se ha contado con alrededor de 200 profesionales del salvamento, entre socorristas acuáticos, personal sanitario, conductores, etc., además de otros muchos voluntarios y voluntarias de Cruz Roja que han potenciado el servicio, además de realizar actividades complementarias, dando un valor añadido a esta prestación.

Cruz Roja en Canarias ha realizado 3.318 atenciones durante la actual campaña de playas (entre el 21 de junio y el 15 de septiembre). La mayor parte de las asistencias han sido de carácter sanitario (2.051), que incluyen atenciones por picaduras, esguinces, luxaciones y erosiones.

Tras las sanitarias, también destaca el número de asistencias sociales (827), entre las que se recogen actividades como el baño adaptado, que permiten a personas con discapacidad el poder disfrutar de un baño seguro en el mar y que sus familiares puedan disponer además de una valiosa ayuda para disfrutar también del descanso. El rescate de personas (263) o la atención a menores extraviados (48) son otras intervenciones de esta atípica temporada de playas.

Bajo la sombra de la COVID-19

La presencia de Cruz Roja en las playas supone un importante valor añadido, el compromiso de la Organización con la seguridad y la calidad en la atención a las personas, porque no se limita a prestar un servicio, sino que va más allá, según explica el responsable de Playas de Cruz Roja, Miguel Ángel Sánchez Arrocha.

«Por ello, ante el actual contexto originado por el COVID-19, nuestro personal ha llevado a cabo otras labores adicionales a su habitual rol de ‘rescates’, como apoyar en ámbitos como la ordenación de las playas, siempre en coordinación con los distintos ayuntamientos«, recalca Sánchez Arrocha.

Esta ha sido la principal novedad del Plan de Playas de Cruz Roja, «el rol añadido que han tenido nuestros socorristas y que han podido colaborar en aquellas tareas que permitían contribuir a la seguridad y al buen funcionamiento de la playa«, explica el portavoz de Cruz Roja.

Estas nuevas funciones, recogidas en el Plan de Contingencia frente al COVID-19 establecido por Cruz Roja, han convertido de facto al personal de la Organización en ‘agentes de sensibilización frente al virus’, contribuyendo a la difusión de mensajes de prevención, o apoyando en el mantenimiento de la distancia social o de los aforos establecidos en los distintos espacios.

En este nuevo contexto marcado por el COVID-19, cerca de 1.100 profesionales del salvamento (entre socorristas acuáticos, personal sanitario, conductores, etc.) han prestado su servicio en 245 playas del litoral nacional, llegando a realizar un total de 44.000 atenciones.

El Plan de Contingencia de Cruz Roja incorporaba además protocolos específicos de seguridad para el personal de la Organización, así como consejos a la población. «La clave está en el comportamiento de la ciudadanía y en seguir unas pautas básicas como la distancia social, el respeto a los aforos y una adecuada higiene, como el lavado de manos e, insisto, desde este punto de vista, hay que felicitar a todos los ciudadanos«, destaca Sánchez Arrocha.

Cambian algunas cosas, pero se mantienen las máximas que Cruz Roja aplica desde hace más de 60 años en las playas en las que presta servicio, prevenir accidentes y salvar vidas, indica el portavoz. «Nuestros equipos de playas ponen mucho énfasis en la prevención para no tener que actuar; nuestra experiencia nos dice que si logramos que las personas mantengan actitudes seguras, evitamos la mayor parte de los riesgos«.

Con una dilatada experiencia de más de seis décadas y un amplio despliegue de recursos humanos y materiales, Cruz Roja apuesta además por la innovación tecnológica aplicada a la actividad de salvamento y socorrismo en playas, tanto a nivel preventivo como en el rescate de personas y embarcaciones.

Dispositivos y recursos innovadores han permitido que hoy en día sea una realidad el baño adaptado para las personas con discapacidad, el uso de nuevos dispositivos de rescate o la gestión de la información en tiempo real con aplicaciones para conocer el estado de las playas (banderas, posibles riesgos, etc.). en las que está presente Cruz Roja para velar por la seguridad y la protección de las personas en todo momento.

«El componente medioambiental también es una característica intrínseca de nuestro Programa de Playas; tanto la gestión de los residuos que generamos en nuestra labor diaria en las playas, como la vigilancia y defensa de nuestro entorno, son parte clave de nuestra intervención«, apunta Sánchez Arrocha.

El dispositivo de Playas de Cruz Roja cuenta además con las Certificaciones ISO de Calidad y Medio Ambiente.

Sobre Cruz Roja

Cruz Roja representa el mayor movimiento humanitario, ciudadano e independiente del mundo que lleva 155 años colaborando con entidades públicas y privadas para que la humanidad y la dignidad llegue a todas las personas en cualquier lugar y en todo momento y circunstancias. Desde el comienzo de la crisis del COVID-19, Cruz Roja está actuando en todos los países del mundo afectados, representando la mayor movilización de recursos, capacidades y personas en su historia en favor de las personas más vulnerables y de la población general.

En España, Cruz Roja cuenta con más de 250.000 personas voluntarias y más de 1400 puntos de atención en todo el territorio, que permiten atender anualmente a más de 4 millones de personas a nivel nacional, de las que más de 1,7 millones son atendidas desde programas sociales. Con el apoyo de +1.360.000 socios, empresas y aliados.

Cruz Roja Española pertenece al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja presente en 192 países. Actuando siempre bajo sus siete Principios Fundamentales: Humanidad, Imparcialidad, Neutralidad, Independencia, Carácter Voluntario, Unidad y Universalidad.