Concentración por la flexibilización educativa en Canarias

En el día de hoy una representación de padres, madres, personal docente y sanitario de toda la Comunidad Canaria; siguiendo las recomendaciones sanitarias actuales, se ha reunido frente a la Viceconsejería de Educación de Las Palmas de Gran Canaria con el fin de dar visibilización a las más de 4000 familias, de todo el archipiélago, que constituyen la Plataforma ciudadana “Vuelta al Cole Segura y Libre en Canarias” apoyada por la Plataforma Nacional Derecho a la Enseñanza sin Riesgo en Pandemia (DERPA).

Esta plataforma defiende la libre elección de las familias sobre el tipo de educación que prefieren para sus hijos e hijas: presencial u online, ante el aumento de contagios de COVID-19 en nuestras islas.

Esta iniciativa solicita ejercer su “derecho a decidir” entre educación online o una vuelta a las aulas presencial, pero realmente segura, para quienes, ya sea por necesidad o decisión personal así lo requieran. Creen que la decisión unilateral por parte de las autoridades, en uno u otro sentido, supone un agravio para todas aquellas familias que, de poder elegir, no optarían por esa línea educativa dentro de un contexto tan excepcional como el actual.

Desde la plataforma nos informan que se ha detectado más de 3000 familias que por circunstancias diferentes se mantienen firmes en su decisión de no llevar a sus hijos e hijas al colegio incluso tras las últimas medidas adoptadas por el Ministerio de Salud y aceptadas por la Consejería de Educación de Canarias, “Es nuestro deber informar que esta situación desencadenará en la suba del absentismo en el archipiélago; situación que todos los agentes implicados queremos evitar”.

Las medidas que creen vulneran los derechos de salud y bienestar tanto para el alumnado como para el profesorado de nuestra comunidad educativa, son:

La vuelta al colegio de forma presencial en grupos estables de convivencia, los llamados grupos burbujas, donde se podrá interactuar sin guardar la distancia mínima interpersonal y donde no se puede garantizar la seguridad.

No hay por parte de la Consejería de Educación de Canarias intención de bajar la ratio dentro de los grupos, lo que entendemos como una verdadera amenaza a la salud ya que, desde el propio Ministerio de Educación y atendiendo a las recomendaciones sanitarias, se sugirió una ratio máxima de 20 niños y niñas por aula y en Canarias esa ratio se elevó a 25 alumnos y alumnas.

Se establece la responsabilidad de reconocer “síntomas Covid” a familias y docentes, como si fueran personal sanitario y sabiendo que en este tiempo no hemos podido apelar a la responsabilidad individual; motivo por el cual nos encontramos en alza de la epidemia y ocasionando el colapso en los centros sanitarios.

No se ha tenido en cuenta a los grupos de riesgo: niños, niñas o familiares convivientes que son asmáticos, diabéticos, epilépticos, con problemas respiratorios, coronarios, etc., obligando a la presencialidad incluso en estos casos, sin la más mínima opción a optar por otras modalidades para las familias que así lo deseen y soliciten.

Dejan claro que desde las administraciones hasta el momento solo han recibido amenazas pero que seguirán llevando a cabo diversas acciones para llegar a una solución satisfactoria para todas las partes.